Ba­ra­ja “La Se­gun­da es muy cruel, de­be­mos te­ner pa­cien­cia”

AS (Aragon) - - Laliga 1|2|3 - MAI­TE MAR­TÍN LA EN­TRE­VIS­TA

Ru­bén Ba­ra­ja (Va­lla­do­lid, 11-7-75) es el nue­vo téc­ni­co del Ra­yo y en su ma­le­ta trae tra­ba­jo, ilu­sión y am­bi­ción pa­ra pe­lear por vol­ver a Pri­me­ra. Apos­ta­rá por un con­jun­to “ague­rri­do” que ex­plo­te su “ve­lo­ci­dad, des­equi­li­brio y pe­ga­da”. ¿Qué le atra­jo del Ra­yo?

—Siem­pre he que­ri­do en­tre­nar a un equi­po con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas y cuan­do sur­gió lo tu­ve cla­ro. Lo veo co­mo un gru­po con ar­gu­men­tos, po­si­bi­li­da­des y es­toy pre­pa­ra­do pa­ra es­te re­to con mu­cha ilu­sión y pa­ra me­jo­rar la tem­po­ra­da del Ra­yo.

—¿Qué pe­so ha te­ni­do Ra­món Pla­nes pa­ra que ven­ga?

—Ya coin­ci­di­mos en El­che y te­ne­mos una con­fian­za mu­tua. Tra­ba­jar con él es un pla­cer por­que sa­be có­mo pien­so y sé que él me ayu­da­rá. En el fút­bol eso es ne­ce­sa­rio. Ha si­do im­por­tan­te pa­ra que ha­ya ve­ni­do al Ra­yo.

—Aho­ra le to­ca reac­ti­var al equi­po, ¿có­mo lo afron­ta?

—-No hay tiem­po pa­ra pen­sar ni pa­ra bus­car ex­cu­sas. El Ra­yo tie­ne que ju­gar pa­ra ga­nar y, en es­tos días, de­be­mos tra­tar de que el equi­po com­pi­ta en Lu­go. Que el Ra­yo ten­ga lo que le gus­ta a la afi­ción: ener­gía, ac­ti­tud, que no dé un ba­lón por per­di­do, que sea ague­rri­do. Bus­ca­mos dar la vuel­ta al as­pec­to aními­co, re­cu­pe­rar la con­fian­za.

—¿Có­mo es su fi­lo­so­fía?

—La Se­gun­da sin que­rer­lo te obli­ga a ser or­de­na­do y te­ner equi­li­brio. Es­te equi­po tie­ne vir­tu­des que hay que po­ten­ciar co­mo la ve­lo­ci­dad por fue­ra, des­equi­li­brio, pe­ga­da. Con es­tas pre­mi­sas, me gus­ta­ría ver a un Ra­yo que tra­te de ser pro­ta­go­nis­ta y cuan­do ten­ga que de­fen­der tam­bién lo ha­ga bien. Y an­te to­do que ten­ga am­bi­ción.

—¿Y el pri­mer con­tac­to?

—A los ju­ga­do­res só­lo les pi­do que ten­gan bue­na pre­dis­po­si­ción y les ani­mo, ellos de­ben creer en nues­tras op­cio­nes. De­bo sa­car su me­jor ver­sión.

—Se ha re­en­con­tra­do con ex­com­pa­ñe­ros y ex de su El­che.

—Mi­ku es­tu­vo una pre­tem­po­ra­da con­mi­go en el Valencia y lue­go sa­lió ce­di­do. Lo co­noz­co. Tam­bién a Gue­rra, que es­ta­ba en el fi­lial. Es lo que tie­ne ha­cer­se ma­yor, te en­cuen­tras a ex­com­pa­ñe­ros por el ca­mino (ri­sas). Álex y Cris­tal­do es­tu­vie­ron a un gran ni­vel con el El­che.

—Sal­tó a los ban­qui­llos con Man­zano, ¿le ha­bló del Ra­yo?

—To­da la gen­te que ha es­ta­do aquí me ha trans­mi­ti­do que es un club fa­mi­liar, sim­pá­ti­co y di­fe­ren­te. Man­zano siem­pre me ha­bla­ba muy bien del Ra­yo.

—Tras el Ju­ve­nil del Valencia, en­tre­nó al El­che.

—Fue un año com­ple­jo. El ini­cio fue di­fí­cil, pe­ro lue­go el equi­po com­pi­tió a buen ni­vel. Es­tu­vi­mos por en­ci­ma de lo es­pe­ra­do. Pa­ra ser mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia fue po­si­ti­va. Al fi­nal uno quie­re cre­cer y és­ta es la po­si­bi­li­dad que es­ta­ba es­pe­ran­do.

—Co­no­ce la Se­gun­da, ¿ve fac­ti­ble re­en­gan­char­se arri­ba?

—La Se­gun­da es una ca­te­go­ría igua­la­da y cruel. Ga­nas dos par­ti­dos y te me­tes arri­ba, pier­des dos y caes. Es­ta­mos a tres pun­tos del pla­yoff, pe­ro tam­bién a uno del des­cen­so. Hay que te­ner pa­cien­cia, ser po­de­ro­sos en Va­lle­cas y me­jo­rar fue­ra.

—El Ra­yo lle­va más de un año sin ga­nar a do­mi­ci­lio.

—Las ra­chas se rom­pen. Va­mos a pre­pa­rar bien el due­lo e in­ten­tar re­cu­pe­rar de las le­sio­nes al ma­yor nú­me­ro de efec­ti­vos. Esa es la idea.

—¿Có­mo es co­mo téc­ni­co?

—Tra­to de ac­tuar des­de el sen­ti­do co­mún. In­ten­ta­ré ele­var la exi­gen­cia de la plan­ti­lla por­que tam­bién soy exi­gen­te con­mi­go mis­mo. Pa­ra sa­car lo me­jor de los ju­ga­do­res tie­nes que sa­ber lle­gar a ellos. Creo mu­cho en re­for­zar al fut­bo­lis­ta, que se sien­ta par­tí­ci­pe de nues­tras ideas.

—¿Un ex­fut­bo­lis­ta en­tien­de me­jor a los ju­ga­do­res?

—Hay co­sas que só­lo po­de­mos sen­tir quie­nes lo fui­mos, tú has es­ta­do en to­das las si­tua­cio­nes que ellos pue­dan vi­vir. Tra­to de em­pa­ti­zar con ellos y me gus­ta ha­blar cla­ro. No soy de im­po­ner las co­sas sino de ar­gu­men­tar.

—¿Có­mo re­cuer­da la vi­si­ta a Va­lle­cas cuan­do era ju­ga­dor?

—-Sa­bías que el par­ti­do se­ría di­fí­cil, que su­fri­rías por­que es un equi­po ga­na­dor. El am­bien­te es di­fe­ren­te, con la gen­te en­ci­ma, ani­man­do sin des­can­so. La at­mós­fe­ra es es­pe­cial y a los ju­ga­do­res les em­pu­ja a ha­cer ese úl­ti­mo es­fuer­zo. La gen­te es el prin­ci­pal ac­ti­vo del Ra­yo, un club con unos va­lo­res arrai­ga­dos.

Sus mo­ti­vos “Siem­pre qui­se di­ri­gir a un equi­po así. Man­zano me ha­bló bien del Ra­yo” Vi­si­tas a Va­lle­cas “Cuan­do iba co­mo ju­ga­dor sa­bía que su­fri­ría. El am­bien­te es es­pe­cial”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.