Mé­xi­co vi­si­ta a los EEUU de Trump

AS (Aragon) - - Tema Del Día - ALFREDO RELAÑO

El fút­bol es tra­vie­so y te­nía dis­pues­to pa­ra hoy el USA-Mé­xi­co en el Map­fre Sta­dium de Co­lum­bus, Ohio. Un lu­gar en el que Mé­xi­co vie­ne per­dien­do in­de­fec­ti­ble­men­te por 2-0 des­de 2001. Así que an­te el ‘efec­to Trump’, ese asal­to a la pre­si­den­cia ba­sa­do, en­tre otras co­sas, en fra­ses de se­ria ofen­sa a Mé­xi­co, se plan­ta aho­ra un par­ti­do de fút­bol lle­va­do, con to­da la ló­gi­ca ven­ta­jis­ta, a un es­pa­cio en el que EEUU go­za de una tra­di­ción vic­to­rio­sa an­te Mé­xi­co. En Ohio, en los Gran­des La­gos, le­jos de esa fron­te­ra que Trump que­rría in­fran­quea­ble. Só­lo es el pri­mer par­ti­do del he­xa­go­nal fi­nal de la CONCA­CAF, que cla­si­fi­ca a tres más uno por re­pes­ca.

‘Só­lo es rock, pe­ro nos gus­ta’, de­cía no ha­ce mu­cho un es­tu­pen­do anun­cio so­bre una gira de los Ro­lling. Lo en­vi­dié. En el fút­bol no es tan fá­cil de­cir, ‘só­lo es fut­bol, pe­ro nos gus­ta’. Aho­ra que Mé­xi­co va a ju­gar en Ohio, es­ta­do que, co­mo tan­tos otros, ha vo­ta­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te pa­ra pre­si­den­te de EEUU a un se­ñor que quie­re ele­var un mu­ro en­tre am­bos paí­ses, es in­elu­di­ble sen­tir una di­fí­cil so­li­da­ri­dad con los on­ce mu­cha­chos que van a pa­tear ‘la re­don­da’, co­mo di­ría Di Sté­fano, en esas con­di­cio­nes. So­bre esos chi­cos pe­san, inevi­ta­ble­men­te, unas ten­sio­nes su­pe­rio­res. No jue­gan só­lo un par­ti­do. No hay que ex­pli­car­lo, pe­ro jue­gan al­go más.

El fút­bol arras­tra un po­der sim­bó­li­co úni­co. Cuan­do mi­ra­mos a los fut­bo­lis­tas co­mo ca­pri­cho­sos mi­llo­na­rios ta­tua­dos so­mos in­jus­tos con ellos. Ig­no­ra­mos las pre­sio­nes que so­bre ellos re­caen. Me­no­res, aun­que se­rias, cuan­do se tra­ta de una lu­cha de clu­bes. Má­xi­mas cuan­do so­bre ellos se de­po­si­tan an­sie­da­des na­cio­na­les. Una ca­mi­se­ta, un himno, una pe­lo­ta, diez compañeros y ahí te las apa­ñes, con mi­llo­nes de con­na­cio­na­les es­pe­ran­do que de­fien­das su cau­sa. Con fre­cuen­cia lo he pen­sa­do, pe­ro nun­ca lo he vis­to tan cla­ro co­mo an­te es­te par­ti­do en el que on­ce mu­cha­chos me­xi­ca­nos tie­nen tan­to a de­fen­der so­bre sus es­pal­das.

“...A UN SE­ÑOR QUE QUIE­RE ELE­VAR UN MU­RO EN­TRE AM­BOS PAÍ­SES...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.