Fer­gu­son qui­so que fi­cha­ra por el Ba­rça

El Ma­drid rom­pió la cláu­su­la de con­fi­den­cia­li­dad y se en­fa­dó

AS (Aragon) - - Real Madrid -

El que se apla­za­ra un año la lle­ga­da de Cristiano (de­bió ser el ve­rano de 2008) fue cul­pa de Fer­gu­son. En el con­tra­to que el Uni­ted ha­bía fir­ma­do con Cal­de­rón in­cluía una cláu­su­la de con­fi­den­cia­li­dad. Y se ha­bló de ello (nues­tro com­pa­ñe­ro Ron­ce­ro pu­bli­có la ope­ra­ción en pri­mi­cia), lo que des­en­ca­de­nó el en­fa­do del téc­ni­co. Lo cuen­ta Balagué: “Su en­fa­do fue tal que ela­bo­ró un plan ma­quia­vé­li­co. Qui­so que fue­ra al Ba­rça y con­tac­tó con el club cu­lé pa­ra que fue­ra su si­guien­te des­tino. Cual­quier co­sa me­nos el Ma­drid. Pe­ro Cristiano te­nía muy cla­ro dón­de que­ría ir. Con to­do, Fer­gu­son le con­ven­ció pa­ra que se que­da­ra un año más con la pro­me­sa de que lue­go le de­ja­ría ir”.

Al año si­guien­te el fi­cha­je tam­bién es­tu­vo a pun­to de frus­trar­se. Fue con Bo­lu­da en la pre­si­den­cia. “Hu­bo un mo­men­to de ten­sión”, di­ce Balagué. “Cal­de­rón lo ha­bía de­ja­do to­do ata­do en di­ciem­bre de 2008. La ten­sión se pro­du­jo por­que Fer­nán­dez de Blas ha­bló de que pa­gar lo que se es­ta­ba ha­blan­do por Cristiano era una can­ti­dad inasu­mi­ble”. El Ma­drid es­ta­ba en pleno pro­ce­so preelec­to­ral. Fer­nán­dez de Blas, aho­ra vi­ce­pre­si­den­te, era un hom­bre fuer­te de Flo­ren­tino. Balagué con­ti­núa: “A Bo­lu­da se le es­ta­ban to­can­do las na­ri­ces y cues­tio­nan­do su pres­ti­gio. Y di­jo, en ac­ti­tud cohe­ren­te: ‘Pues co­jo el con­tra­to y lo rom­po’. Men­des, in­clu­so, acor­dó traer a su abo­ga­do a Ma­drid pa­ra anu­lar el acuer­do. Ya se ha­bía de­ci­di­do que le iba a per­do­nar al Ma­drid los 30 mi­llo­nes de pe­na­li­za­ción por rom­per el acuer­do. Y hu­bo, fi­nal­men­te, una con­ver­sa­ción a las on­ce de la no­che en­tre Bo­lu­da y Flo­ren­tino en la que Flo­ren­tino le di­jo: ‘Tran­qui­lo, ya no se vol­ve­rá a de­cir na­da más so­bre es­te te­ma’. Ló­gi­ca­men­te ha­bía elec­cio­nes, y Flo­ren­tino sa­bía que pron­to se­ría pre­si­den­te. Y asu­mió que trae­ría a Cristiano y se de­ja­ron de ha­blar de esos 96 mi­llo­nes”.

Ese mo­men­to de fric­ción en su fi­cha­je pu­do ha­ber cam­bia­do la his­to­ria re­cien­te del fút­bol en­tre los dos gran­des, co­mo re­co­no­ce Balagué: “De he­cho, en ese mo­men­to de du­da, Men­des hi­zo su tra­ba­jo y reali­zó lla­ma­das, y com­pro­bó que el City es­ta­ba dis­pues­to a dar 150 mi­llo­nes y el Ba­rça, tam­bién es­ta­ba dis­pues­to a fi­char­le por 105 mi­llo­nes. En am­bos ca­sos, más de lo que ofre­cía el Ma­drid. Si ese acuer­do se hu­bie­ra ro­to, ahí es­ta­ba el Ba­rça y el City pa­ra fi­char­le. Pe­ro Cristiano siem­pre lo tu­vo cla­ro. En el mo­men­to en el que Men­des le tras­la­dó la ofer­ta del Ba­rça él di­jo que só­lo que­ría ir al Ma­drid”.

UN IN­VI­TA­DO DE HO­NOR. Aba­jo, Agus­tín Mar­tín, Balagué, Ne­vi­lle y Relaño, y Ne­vi­lle y Ron­ce­ro. Arri­ba, a la de­re­cha, Elor­te­gui con Balagué.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.