“Si quie­ren un por­te­ro, que fi­chen a Zu­bi­za­rre­ta”

Muang­su­rin fue su bes­tia ne­gra y re­cha­zó tra­ba­jos

AS (Aragon) - - Más Deporte -

Pe­ri­co Fer­nán­dez (Za­ra­go­za, 19-02-1952) con­si­guió con el boxeo lo que la vi­da le ha­bía ne­ga­do. “No tu­ve pa­dre ni ma­dre. ¡La de pa­los que me lle­vé de crío! Me ani­mó a bo­xear un car­pin­te­ro del hos­pi­cio (en el que se crió) que mon­ta­ba los rings”, re­cor­da­ba.

El cha­val, lis­to por­que así lo dic­ta la ley de la ca­lle, en­con­tró que te­nía un don: la pe­ga­da. Le echa­ron del or­fa­na­to tras una pe­lea, se vio desahu­cia­do, en­con­tró a Mar­tín Mi­ran­da en su gim­na­sio de To­rre­ro y se la­bró un ca­mino que le lle­vó a ser cam­peón de Es­pa­ña, de Eu­ro­pa en dos pe­sos y del mundo en 1974 con 21 años. Dis­pu­tó 125 ba­ta­llas, con 82 vic­to­rias (47 an­tes del lí­mi­te), 28 de­rro­tas y 15 nu­los.

El día que se ci­ñó la fa­ja de cam­peón mun­dial (CMB) del su­per­li­ge­ro en Roma de­rro­tó al ja­po­nés Lion Fu­ru­ya­ma a los pun­tos. En­ton­ces, Fernando Va­di­llo le ra­dio­gra­fió en AS co­mo “un snob del boxeo”. La otra gran plu­ma de la épo­ca, Manolo Al­cán­ta­ra, le de­fi­nió co­mo “un “bohe­mio”.

Igual po­día echar­se un par de cer­ve­zas y co­mer me­dio ki­lo de que­so an­tes de ga­nar el Eu­ro­peo an­te Pie­ro Ce­ru que pro­ta­go­ni­zar un ex­hi­bi­ción en Barcelona con­tra Joao Hen­ri­que. Su me­jor com­ba­te. “Yo era co­bar­di­ca”, se de­fi­nía Pe­ri­co. Pe­ro ven­cía al mie­do por­que fue­ra ha­cía más frío.

El día que peor lo pa­só fue an­te “el chino” (así le lla­ma­ba) Saen­sak Muang­su­rin. Via­jó a Bang­kok en 1975 a de­fen­der su Mun­dial y el tai­lan­dés, que era una ro­ca y ve­nía del boxeo tai, le de­rro­tó (KOT, 8º). “Me dro­ga­ron, fue una en­ce­rro­na”, se que­jó siem­pre Pe­ri­co, que aca­bó te­mien­do a La Som­bra del En la re­van­cha en Ma­drid,

en 1977, no le qui­so mi­rar a los ojos. “Si le mi­ro, me hip­no­ti­za”, de­cía. Per­dió por pun­tos.

Des­pués ya no fue el mis­mo. Aguan­tó diez años más en el ring. Se ca­só va­rias ve­ces, se gas­tó to­do y sub­sis­tió ven­dien­do a ami­gos los cua­dros que pin­ta­ba. En los ochen­ta en­tró en ba­rre­na. El ayun­ta­mien­to le ofre­ció un tra­ba­jo de con­ser­je. “Si quie­ren un por­te­ro, que fi­chen a Zu­bi­za­rre­ta”, fue la res­pues­ta del chi­co del hos­pi­cio. Del cam­peón.

DIA­BLO. Muang­su­rin y Pe­ri­co, en el com­ba­te de Bang­kok. Dia­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.