“A mí que na­die me ven­ga llo­ran­do o con ex­cu­sas”

Raúl Ag­né cree que en es­tos mo­men­tos es ab­sur­do mi­rar la cla­si­fi­ca­ción y no quie­re nin­gún ti­po de ex­cu­sa. Tam­bién cie­rra el de­ba­te so­bre si Lan­za­ro­te de­be de­fen­der más: “De­be­mos ex­plo­tar su ta­len­to. No lo quie­ro de la­te­ral”.

AS (Aragon) - - Real Zaragoza - JA­VIER MA­RÍN / ZA­RA­GO­ZA

¿Có­mo se en­cuen­tra Ca­ni? ¿Es­tá pa­ra ju­gar de ini­cio? —Con Ca­ni es­ta­mos ha­cien­do un con­trol muy ex­haus­ti­vo, pe­ro al fi­nal las sen­sa­cio­nes son su­yas, ya que él sa­be en qué ges­tos le mo­les­ta. Es­ta se­ma­na ha po­di­do en­tre­nar con nor­ma­li­dad, a ex­cep­ción de un día en el que tu­vo una pe­que­ña mo­les­tia. So­mos cons­cien­tes de que aquí te­ne­mos que hi­lar fino por­que es una zo­na de­li­ca­da. Las prue­bas mé­di­cas nos di­cen que ese ten­dón es­tá bien y lo que su­ce­de es que se tra­ta más bien de un pro­ble­ma de elas­ti­ci­dad de di­cho ten­dón. Ca­ni es­tá muy por la la­bor y cree­mos que po­dre­mos dis­po­ner de él, pe­ro tam­bién sa­be­mos que no lo te­ne­mos al 100%. —¿Qué su­po­ne re­cu­pe­rar a Lan­za­ro­te? —Su­po­ne mu­chas do­sis de ca­li­dad y a mí me gus­ta mu­cho la ca­li­dad. Siem­pre he di­cho que a los en­tre­na­do­res los ha­cen me­jo­res los bue­nos fut­bo­lis­tas. Te­ne­mos la suer­te de te­ner un ju­ga­dor co­mo Lan­za­ro­te, que en la ca­te­go­ría mar­ca di­fe­ren­cias. Den­tro de esas cua­li­da­des que tie­ne, to­da­vía in­ten­ta­re­mos ayu­dar­le a me­jo­rar­las, que apor­te al gru­po esa gran ca­li­dad que tie­ne y que si­ga sien­do un re­fe­ren­te, pe­ro ca­da vez me­jor por­que pien­so que es un fut­bo­lis­ta ex­cep­cio­nal. —¿Cree que Lan­za­ro­te ten­dría que apor­tar más de­fen­si­va­men­te? —No hay nin­gún pro­ble­ma con Lan­za­ro­te. El gru­po es un gru­po muy sano y es la ven­ta­ja de la so­cie­dad de hoy en día. An­tes ha­bía más ca­bro­nes en los ves­tua­rios, aho­ra no. Aho­ra son de otra ma­ne­ra, de otro per­fil so­cial. ¿Y Lan­za­ro­te qué ha­ce bien? ¿Jue­ga y ata­ca bien? Pues in­ten­te­mos ex­plo­tar su ta­len­to. ¿Que tie­ne que te­ner unas obli­ga­cio­nes de­fen­si­vas? Cla­ro que sí, pe­ro no lo quie­ro de la­te­ral. Es­to es co­mo un ni­ño que sa­be di­bu­jar muy bien, pe­ro no sa­be de ma­te­má­ti­cas; le di­ces que tie­ne que apren­der ma­te­má­ti­cas y él te con­tes­ta que por qué no ha­ces que me­jo­re di­bu­jan­do. Es­to es lo mis­mo. Si él sa­be ge­ne­rar ata­ques y ju­gar bien, pues ten­drá que ha­cer eso con las obli­ga­cio­nes de en­ten­der que si es­tá en cier­tas zo­nas ese ba­lón ya no en­tra. Pe­ro lo que yo no quie­ro es que al fi­nal se pegue un par­ti­do arri­ba y aba­jo por­que en­ton­ces es cuan­do te di­ce que en ata­que no es­tá fres­co. Con ra­zón. Al fi­nal es en­con­trar el equi­li­brio y que que­de cla­ro que no hay nin­gún con­flic­to de na­da por­que pa­ra eso ya es­toy yo. —¿Có­mo es­tá vien­do al equi­po en la par­ce­la de­fen­si­va? —No­so­tros, des­de que lle­ga­mos, in­ten­ta­mos me­jo­rar el as­pec­to de­fen­si­vo des­de el blo­que, in­ten­tan­do ju­gar jun­tos, que no se se­pa­ren, que en cam­po con­tra­rio exis­te una ma­ne­ra de de­fen­der, que en cam­po pro­pio exis­te otra, pe­ro no ha­bía­mos po­di­do to­car el área to­da­vía. Es­ta se­ma­na he­mos po­di­do tra­ba­jar un po­co más lo que son es­truc­tu­ras de­fen­si­vas cer­ca del área, con la lí­nea de cua­tro y al­gún so­por­te de cen­tro­cam­pis­tas, pa­ra po­der arre­glar des­ajus­tes que es­ta­mos vien­do y tu­vie­ron lu­gar en Ma­llor­ca. Es­pe­re­mos me­jo­rar en ese sen­ti­do. —En los dos pri­me­ros par­ti­dos se ha vis­to que Án­gel es el de­lan­te­ro más avan­za­do y que Juan Mu­ñoz , al que se le con­si­de­ra un hom­bre de área, desem­pe­ña más las fun­cio­nes de segundo pun­ta. ¿Va a con­ti­nuar con es­ta or­ga­ni­za­ción de los de­lan­te­ros? —Al fi­nal son ca­rac­te­rís­ti­cas. Yo he si­do de­fen­sa y me re­sul­ta­ba más fá­cil de­fen­der to­do lo que me ve­nía por fue­ra. Si me ga­na­ban la es­pal­da, me cos­ta­ba más de­fen­der­lo. Es cues­tión de en­ten­der que en fun­ción de dón­de es­té el ba­lón un fut­bo­lis­ta tie­ne que es­tar en una po­si­ción y el otro en la otra. Y cuan­do el ba­lón es­tá muy le­jos del área con­tra­ria no hay nin­gu­na ne­ce­si­dad de te­ner al de­lan­te­ro más len­to arri­ba y al más rá­pi­do cer­ca. Otra co­sa es cuan­do el ba­lón es­tá cer­ca del área. En­ton­ces sí que el re­ma­ta­dor ha de es­tar cer­ca del área. Es una ma­ne­ra de en­ten­der el ata­que. —To­do es­tá muy igua­la­do y a pe­sar de la ma­la ra­cha que atra­ve­só el Za­ra­go­za, una vic­to­ria le po­dría vol­ver a me­ter en los pues­tos de arri­ba. ¿Esa po­si­bi­li­dad su­po­ne una mo­ti­va­ción ex­tra des­de el pun­to de vis­ta aními­co? —Es inevi­ta­ble que la gen­te mi­re la cla­si­fi­ca­ción, pe­ro pa­ra mí mi­rar­la aho­ra es ab­sur­do, aun­que me gus­ta­ría ver­me el pri­me­ro y que el Le­van­te fué­ra­mos no­so­tros. Eso es evi­den­te. Pe­ro si to­dos te­ne­mos cla­ro un ob­je­ti­vo, lo pri­me­ro que de­be­mos te­ner cla­ro es qué ca­mino que­re­mos re­co­rrer y en el ca­mino es­ta­mos. Lo im­por­tan­te no es la me­ta, sino el ca­mino y ése es el fa­mo­so día a día y el fa­mo­so par­ti­do a par­ti­do. Ga­na­mos, nos ve­mos arri­ba, eu­fo­ria… No, que­da mu­cho. Hay que lu­char, in­sis­tir y es­for­zar­se por­que es­to no se aca­ba nun­ca. Ese ca­mino y có­mo lo va­ya­mos cons­tru­yen­do va a ser el que nos per­mi­ta lle­gar a un fi­nal fe­liz. No po­de­mos es­tar per­ma­nen­te­men­te mi­ran­do la cla­si­fi­ca­ción por­que no tie­ne nin­gún sen­ti­do, ya que la Li­ga no se aca­ba aho­ra, sino en ju­nio. —La sen­sa­ción des­de fue­ra es que el equi­po ha vuel­to a creer en sí mis­mo y que los ju­ga­do­res pien­san que pue­den ga­nar to­dos los par­ti­dos. ¿Us­ted tam­bién lo es­tá vien­do así? —Yo no sé si no creían, creen o no creen. A mí me han edu­ca­do de una ma­ne­ra en la que las ex­cu­sas no sir­ven de na­da. No sir­ve de­cir es­toy ba­jo de mo­ral o no ten­go con­fian­za. A mí no me han edu­ca­do así y co­mo no me han edu­ca­do así yo ja­más voy a trans­mi­tir eso ni voy a acep­tar que al­guien me di­ga que no tie­ne con­fian­za. Aquí es­ta­mos pa­ra lo que es­ta­mos, pa­ra ren­dir y no hay ex­cu­sas de nin­gún ti­po. Yo ya les di­je el pri­mer día que creía en ellos, que son un buen equi­po, que pue­den ga­nar a cual­quie­ra y que si no ha­ce­mos bien las co­sas po­de­mos per­der con cual­quie­ra, pe­ro que a mí no me ven­gan llo­ran­do o con ex­cu­sas. Se equi­vo­ca­rían de per­so­na por­que yo no soy así y me han edu­ca­do de otra ma­ne­ra. Es lo que intento trans­mi­tir por­que si pier­den el tiem­po pen­san­do en que no tie­nen con­fian­za, en que es­toy des­ani­ma­do, en la cla­si­fi­ca­ción… nos ol­vi­da­mos de lo más im­por­tan­te, que es re­co­rrer ese ca­mino pa­ra ren­dir. En ese sen­ti­do su en­tre­na­dor siem­pre les da­rá alien­to pa­ra que vayan ha­cia de­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.