Es­pe­ran­za in­fi­ni­ta de un país

AS (Aragon) - - Real Madrid - EDUARDO FDEZABASCAL

Ga­les se­gui­rá cre­yen­do mien­tras ten­ga en sus fi­las a Ba­le. La es­tre­lla del Ma­drid ha sa­li­do ai­ro­so de desafíos más com­pli­ca­dos y no se ren­di­rá por tres ba­ches en el ca­mino a su pri­mer Mun­dial. Le van los re­tos. Tu­vo que lu­char con­tra las le­sio­nes en el ini­cio de su ca­rre­ra en el Tot­ten­ham has­ta lle­gar a ser el me­jor ju­ga­dor de la Pre­mier. Su ini­cio en el Ma­drid fue in­clu­so más com­pli­ca­do. De na­da le sir­vió mar­car un gol de­ci­si­vo en la Dé­ci­ma ni aque­lla ca­rre­ra me­mo­ra­ble en la fi­nal de la Co­pa. Su pre­cio siem­pre le­van­ta­ba sos­pe­chas.

Lo que a otros se le per­do­na­ba ser­vía de ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra ati­zar a un Ba­le que pe­lea­ba por adap­tar­se a un país, a una cul­tu­ra e in­clu­so a una po­si­ción que le era ad­ver­sa cuan­do lo fá­cil hu­bie­ra si­do vol­ver a la Pre­mier. Ba­le co­gió el ca­mino más di­fí­cil y el tiem­po le ha aca­ba­do dan­do la ra­zón en un co­mien­zo de tem­po­ra­da en la que ya na­die du­da en de­sig­nar­le co­mo el he­re­de­ro de Cris­tiano. Ju­gar un Mun­dial con Ga­les es otra de sus me­tas. Sus cua­tro go­les en cua­tro par­ti­dos de cla­si­fi­ca­ción no pa­re­cen de mo­men­to su­fi­cien­tes, pe­ro Ba­le si­gue cre­yen­do. Su país tam­bién. Na­die allí ol­vi­da que en la Eu­ro­co­pa ya les lle­vó don­de ni los Ryan Giggs o Ian Rush hu­bie­ran so­ña­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.