Go­les con mos­ta­cho en Wem­bley en 1981

La Se­lec­ción vi­si­tó Lon­dres un mes des­pués del 23-F

AS (Aragon) - - Inglaterra-españa -

El plano de la rea­li­za­ción de la BBC se fue ce­rran­do so­bre una pan­car­ta an­tes de que el mez­cla­dor de ró­tu­los nos ofre­cie­se so­bre­im­pre­sio­na­da la ali­nea­ción de Es­pa­ña en Wem­bley. El car­tel era un enor­me di­bu­jo de la fo­to­gra­fía de Tejero en la tri­bu­na del Con­gre­so, con tri­cor­nio, pis­to­la en mano y unos enor­mes mos­ta­chos. Una le­yen­da en in­glés de­cía de­ba­jo al­go así co­mo ‘Aquí aún hay mu­cho Tejero’.

No ha­bía pa­sa­do ni un mes des­de la in­ten­to­na gol­pis­ta cuan­do nues­tra Se­lec­ción se fue a Lon­dres en su fa­se de pre­pa­ra­ción pa­ra el Mun­dial 82, en el que se­ría­mos los an­fi­trio­nes. Nues­tra ima­gen in­ter­na­cio­nal con aque­lla es­tam­pa tan chus­ca y cu­tre que­dó se­ria­men­te da­ña­da. Un pe­rió­di­co sue­co con­fun­dió el tri­cor­nio de Tejero con una mon­te­ra y ti­tu­ló: ‘Un po­li­cía dis­fra­za­do de to­re­ro asal­ta el Par­la­men­to de Es­pa­ña’. Na­da mejor pues que un triun­fo en la City lon­di­nen­se pa­ra le­van­tar nues­tra au­to­es­ti­ma. Wem­bley era al fút­bol lo que el Ro­yal Al­bert Hall al fes­ti­val de Eu­ro­vi­sión. Otra co­sa es que nues­tra se­lec­ción fue­se Mas­siel.

De esos días pre­vios re­cuer­do un re­por­ta­je en mi pu­bli­ca­ción de ca­be­ce­ra, el inol­vi­da­ble As Co­lor, cu­ya co­lec­ción, cui­da­do­sa­men­te en­cua­der­na­da en el sa­lón no­ble de es­te dia­rio de­por­ti­vo, asal­to de vez en cuan­do con per­mi­so de Relaño. Era un re­pa­so a las vic­to­rias de Es­pa­ña so­bre In­gla­te­rra, “só­lo tres, pe­ro las tres fue­ron so­na­das” de­cía el pa­trió­ti­co ti­tu­lar. Se glo­sa­ba el fa­mo­so 4-3 en un día de San Isi­dro de 1929, fe­cha­da co­mo la pri­me­ra de­rro­ta de In­gla­te­rra en el con­ti­nen­te y con Gas­par Ru­bio co­mo go­lea­dor es­te­lar, por su­pues­to el fa­mo­so 1-0 de Za­rra a la Pér­fi­da Al­bión en el Mun­dial de Bra­sil del 50, y por úl­ti­mo un 3-0 en el San­tia­go Ber­na­béu en 1960 que a pun­to es­tu­vo de aca­bar con un re­sul­ta­do de es­cán­da­lo.

Pe­ro el re­por­ta­je tam­bién de­ja­ba bien cla­ro que has­ta ese mo­men­to In­gla­te­rra siem­pre ha­bía si­do te­rreno ve­da­do pa­ra nues­tra Se­lec­ción. Así que allí nos fui­mos, con esos ma­los au­gu­rios y el sus­to aún en el cuer­po tras ha­ber vis­to aso­mar tan só­lo unas se­ma­nas an­tes los mos­ta­chos ibé­ri­cos de Tejero por el Con­gre­so.

No se pue­de ne­gar que los in­gle­ses tie­nen des­de tiem­po in­me­mo­rial una es­pe­cial fi­ja­ción con no­so­tros, qui­zás al­go tam­bién com­pren­si­ble si te­ne­mos en cuen­ta que ha­ce más de cua­tro si­glos in­ten­ta­mos in­va­dir­los. Lo que aquí Fe­li­pe II lla­mó La Gran Ar­ma­da los in­gle­ses la re­bau­ti­za­ron a mo­do de chi­fla co­mo La Ar­ma­da In­ven­ci­ble, tras ir­se a pi­que en­tre el es­tre­cho de Ca­lais y los acan­ti­la­dos de Ir­lan­da en me­dio de un tem­po­ral de esos que aho­ra lla­ma­rían ci­clo­gé­ne­sis ex­plo­si­va. Cuan­do en 1998 Mar­ga­ret That­cher vi­si­tó a Pi­no­chet, re­clui­do en Lon­dres a la es­pe­ra de una ex­tra­di­ción so­li­ci­ta­da por el juez Bal­ta­sar Gar­zón, no por ca­sua­li­dad la Da­ma de Hie­rro le re­ga­ló pa­ra ma­ni­fes­tar­le su apo­yo una va­ji­lla de­co­ra­da con los bar­cos hun­di­dos de nues­tra In­ven­ci­ble. Esa ex­tra­di­ción nun­ca lle­gó y Pi­no­chet vol­vió a Chi­le sin res­pon­der por sus crí­me­nes. Fa­vo­res de­vuel­tos con re­tra­so por su apo­yo en la gue­rra de Las Mal­vi­nas.

Así que no era de ex­tra­ñar que an­tes de ese par­ti­do, ape­nas un mes des­pués del 23-F, nos hi­cie­sen una de las su­yas. Y esa fue la pan­car­ta de ma­rras con el tío del tri­cor­nio y aque­llos mos­ta­chos enor­mes ce­rran­do el plano de la se­ñal que la BBC ser­vía a TVE an­tes de fun­dir­lo con la ali­nea­ción de nues­tro equi­po na­cio­nal. Lo que no sa­bía se­gu­ra­men­te el rea­li­za­dor bri­tá­ni­co era que en esa ali­nea­ción, en­ton­ces po­bla­da de ju­ga­do­res de la Real So­cie­dad, ha­bía dos fut­bo­lis­tas tam­bién con enor­mes mos­ta­chos. Por eso yo al me­nos me to­mé co­mo una re­van­cha en to­da re­gla los go­les de Sa­trús­te­gui y Za­mo­ra que aque­lla me­mo­ra­ble no­che nos die­ron nues­tra pri­me­ra vic­to­ria en In­gla­te­rra (1-2).

P. D.:

En el ve­rano del 82 el sus­to ya ha­bía pa­sa­do. Pron­to se co­men­za­ría a ins­ta­lar la mo­der­ni­dad en nues­tros usos y cos­tum­bres, aun­que la Se­lec­ción aún ha­bría de es­pe­rar tres dé­ca­das has­ta que la Fu­ria de­ja­se pa­so al ta­len­to y las vic­to­rias épi­cas pe­ro ais­la­das a los tí­tu­los en­ca­de­na­dos. Con un tri­den­te for­ma­do por Na­ran­ji­to, Ci­tro­nio y Cle­men­ti­na las co­sas vol­vie­ron a su es­ta­do na­tu­ral. Ni si­quie­ra a los ár­bi­tros pu­di­mos cul­par de la tem­pra­na eli­mi­na­ción de nues­tro Mun­dial, y tras la fi­nal del San­tia­go Ber­na­béu en­tre Ita­lia y Ale­ma­nia (3-1) la­men­ta­mos que nues­tro pre­si­den­te fue­se Cal­vo-So­te­lo y no aquel ve­ne­ra­ble ti­fo­si lla­ma­do San­dro Per­ti­ni.

Ima­gen Mez­cla­ron la ali­nea­ción de Es­pa­ña con una fo­to de Tejero en el Con­gre­so Vic­to­ria Es­pa­ña ga­nó aquel par­ti­do (1-2) con go­les de Sa­trús­te­gui y Za­mo­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.