“Pa­ra ha­blar de Pus­kas hay que po­ner­se en pie siem­pre”

Gen­to, Aman­cio, San­ta­ma­ría y Pa­chín re­cor­da­ron al ge­nio ma­giar

AS (Aragon) - - Real Madrid - C. A. FORJANES MA­DRID

Es­te jue­ves se cum­pli­rá una dé­ca­da del fa­lle­ci­mien­to en Bu­da­pest de un icono del fút­bol mun­dial y del Ma­drid, Fe­renc Pus­kas, y la em­ba­ja­da del país ma­giar en Es­pa­ña jun­to a la Fun­da­ción Real Ma­drid han que­ri­do re­me­mo­rar su fi­gu­ra con el ho­me­na­je ‘10 años sin el 10’.

La re­tros­pec­ti­va arran­có ayer con una re­cep­ción en la em­ba­ja­da hún­ga­ra y una ofren­da flo­ral en el busto del de­lan­te­ro en Val­de­be­bas, ac­tos a los que acu­die­ron la em­ba­ja­do­ra, Eni­kö Gyö­ri, y el vi­ce­pre­si­den­te del Par­la­men­to Hún­ga­ro, Ger­gely Gul­yás. Tam­bién sus ex­com­pa­ñe­ros Gen­to, Aman­cio, San­ta­ma­ría y Pa­chín. Los cua­tro par­ti­ci­pa­ron en una me­sa re­don­da en el Ber­na­béu jun­to a un ami­go de Pus­kas, Jo­seph Tóth-Ze­le, György Szö­llo­si, su bió­gra­fo, y el pe­rio­dis­ta Ju­lio Cé­sar Igle­sias.

Lo pri­me­ro, acla­rar có­mo sur­gió el apo­do de Pan­cho. “Se lo pu­so él mis­mo, por­que se lla­ma­ba Pa­co, co­mo yo...”, ex­pli­có rién­do­se Gen­to. “Siem­pre se ha­bla de Al­fre­do, Pe­lé, Ma­ra­do­na... y po­co de Pan­cho. Es­tá en­tre los cua­tro me­jo­res. Me hu­bie­ra gus­ta­do ver­lo con vein­ti­po­cos años, de­bió ser la le­che”.

Aman­cio to­mó el tes­ti­go. “Pa­ra ha­blar de Pus­kas, me pon­go siem­pre en pie”. Y lo hi­zo, le­van­tan­do el aplau­so del pú­bli­co. “Si él ju­ga­se hoy, con es­tos ba­lo­nes y cam­pos, se­ría una vir­gue­ría, pri­me­ra pá­gi­na a dia­rio”. Sus an­ti­guos com­pa­ñe­ros si­guen ba­jo el he­chi­zo de aque­lla zur­da pro­di­gio­sa. “Un día le anu­la­ron un gol de fal­ta, lan­zó de nue­vo y la cla­vó por el mis­mo si­tio, se fue al ár­bi­tro y le di­jo ‘¿la re­pi­to?”, re­me­mo­ró San­ta­ma­ría. “Me to­có mar­car­le en el Osa­su­na y me vol­vió lo­co”, re­co­no­ció Pa­chín.

Pe­ro don­de se emo­cio­na­ron fue al re­cor­dar su di­men­sión hu­ma­na. La de un ti­po en­tre­ga­do y ge­ne­ro­so. Lo ejem­pli­fi­có Tóth-Ze­le: “A Czi­bor le gus­ta­ba el vino y la po­li­cía lo de­tu­vo an­tes de un par­ti­do de Hun­gría. Pan­cho se fue a ver al Mi­nis­tro de Gue­rra y le di­jo ‘¿Va a ju­gar us­ted en la ban­da?’ Lo­gró que lo sa­ca­sen de la cár­cel”.

Va­ra­ne vuel­ve a la que fue su ca­sa (Lens), pa­ra ju­gar un amis­to­so an­te Cos­ta de Mar­fil. El par­ti­do se­rá es­pe­cial pa­ra él por­que, ade­más de ju­gar en su ciu­dad, se­rá el ca­pi­tán de los Bleus: “Es una ale­gría in­men­sa vol­ver a ju­gar aquí”, di­jo en la pre­via. En Fran­cia, sin el le­sio­na­do Griez­mann, ven el en­cuen­tro co­mo un trá­mi­te.

Gen­to “Pan­cho se en­cuen­tra en­tre los cua­tro gran­des de la his­to­ria” Aman­cio “Si ju­ga­ra hoy, con es­tos ba­lo­nes y cam­pos, se­ría una vir­gue­ría”

HO­ME­NA­JE. Tóth-Ze­le, Aman­cio, Gen­to, Ju­lio Cé­sar Igle­sias, San­ta­ma­ría, Pa­chín y György Szö­llosy ana­li­za­ron la di­men­sión de la fi­gu­ra de Pus­kas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.