¡En pie si eres es­pa­ñol!

AS (Aragon) - - Inglaterra-España - DES­DE LA TE­LE TO­MÁS RON­CE­RO

As­pas e Is­co obra­ron el mi­la­gro. Los in­gle­ses ya brin­da­ban jun­to al Tá­me­sis por un triun­fo que pa­re­cía se­gu­ro. Pe­ro Lo­pe­te­gui los tie­ne en­chu­fa­dos. Gol he­roi­co de Is­co. Inol­vi­da­ble.

He­chi­zo. Di­cen los ex­per­tos que des­de 1948 no ha­bía­mos te­ni­do una Lu­na tan ra­dian­te, lu­mi­no­sa y ro­tun­da en sus cur­vas. Doy fe. El lu­nes pu­de re­co­rrer­me de pun­ta a pun­ta la ma­ra­vi­llo­sa Con­cha de San Sebastián, bien pa­sa­da la me­dia­no­che, y el sa­té­li­te te­rrá­queo te­nía ilu­mi­na­do el pa­seo co­mo si fue­se de día. Pe­ro en el mí­ti­co Wem­bley pa­re­cía que na­da era igual. Sin ma­gia y las lu­ces apa­ga­das. La Su­per­lu­na he­chi­za­ba a una Es­pa­ña que sal­tó con un equi­po po­bla­do de su­plen­tes en un es­ta­dio top que me­re­cía una pues­ta en es­ce­na más rum­bo­sa. No era la no­che de Iñi­go Martínez, ni la de Az­pi­li­cue­ta, ni la de Thia­go, ni la de Adu­riz... Se nos veía ra­ros, des­fi­gu­ra­dos, co­mo si nos es­tu­vie­se es­pe­ran­do el fis­cal pa­ra fi­jar el mi­nu­to en el que íba­mos a en­tre­gar la cu­cha­ra an­te la Pér­fi­da Al­bión. Ya sé que el de Lon­dres era un par­ti­do amis­to­so. Pe­ro eso es só­lo la cás­ca­ra. An­te In­gla­te­rra y en Wem­bley siem­pre de­be­ría ju­gar­se con la fu­ria y la in­ten­si­dad de un en­cuen­tro ofi­cial. Mi ami­go e his­to­ria­dor in­fa­ti­ga­ble Ber­nar­do Sa­la­zar me lo di­jo un día y se me que­dó gra­ba­do: “No hay amis­to­sos cuan­do se en­fren­tan dos se­lec­cio­nes. To­dos son par­ti­dos ofi­cia­les”. Fue­ron 45 mi­nu­tos in­fa­mes en los que pa­re­cía que los chi­cos con­si­de­ra­ban que al ha­ber con­su­ma­do el ob­je­ti­vo de ver­dad, el de tum­bar a Ma­ce­do­nia en Gra­na­da, lo de es­ta ci­ta an­te los in­gle­ses era una es­ca­pa­da es­tu­dian­til con el sim­ple afán de di­ver­tir­se y ser lo más happy po­si­ble...

Fac­tor ar­bi­tral. Les pro­me­to que an­tes del match no me fi­jé en la na­cio­na­li­dad del re­fe­ree de turno. Me vi obli­ga­do a bus­car su iden­ti­dad cuan­do a los cin­co mi­nu­tos pa­só por al­to una en­tra­da bru­tal de Vardy a Az­pi­li­cue­ta. Una pa­ta­da te­me­ra­ria, ab­sur­da y de al­to ries­go. No le par­tió el to­bi­llo de mi­la­gro, pe­ro lo irri­tan­te fue ver que el rumano Ovi­diu Alin Hategan se iba a la­var las ma­nos e iba a de­jar in­dem­ne al go­lea­dor del Lei­ces­ter. Al po­co ra­to, el in­dul­ta­do Vardy apro­ve­chó el pri­mer fa­llo so­no­ro de Iñi­go pa­ra for­zar un pe­nal­ti inevi­ta­ble de Rei­na. La­lla­na pu­so el 1-0. Tam­bién el rumano pu­do echar a Car­va­jal en la con­ti­nua­ción. El pro­pio Vardy pu­so el 2-0 en la reanu­da­ción y to­do pa­re­cía per­di­do. Un error que asu­mo. Lle­gué a per­der la fe en Es­pa­ña du­ran­te unos mi­nu­tos...

Or­gu­llo es­pa­ñol. En ese ins­tan­te, el equi­po de Lo­pe­te­gui ti­ró de he­me­ro­te­ca y res­ca­tó aque­lla vic­to­ria he­roi­ca an­te los in­gle­ses el día de San Isi­dro de 1929 en el Me­tro­po­li­tano (4-3), y el 1-2 de 1981 con mi año­ra­do Jua­ni­to sur­tien­do de ba­lo­nes má­gi­cos a Zamora pa­ra con­su­mar la caí­da de los pross, y el te­ra­péu­ti­co triun­fo en 2007 con mi pai­sano Inies­ta fir­man­do la sen­ten­cia de un jo­ven­cí­si­mo Roo­ney... South­ga­te, se­lec­cio­na­dor in­glés, ya ha­bía avi­sa­do en la vís­pe­ra: “Ju­gar con­tra Es­pa­ña es un desafío, un ho­nor”. Pa­ra no­so­tros só­lo era una ho­ja más del ca­len­da­rio, pe­ro Lo­pe­te­gui se re­be­ló. Ju­len ha lle­ga­do aquí pa­ra que­dar­se mu­cho tiem­po. Por eso lan­zó al rue­do al de­bu­tan­te Ia­go As­pas y su­mó a la re­vuel­ta a Mo­ra­ta e Is­co, que se ol­vi­da­ron del der­bi asu­mien­do lo ex­ci­tan­te del re­to. El Ge­nio de Moa­ña se mos­tró eléc­tri­co en ca­da ba­lón que to­có. Con el 19 a la es­pal­da, pa­re­cía que lle­va­se 50 en­tor­cha­dos in­ter­na­cio­na­les a sus es­pal­das. Su ím­pe­tu fue con­ta­gio­so. Su go­la­zo pa­ra en­mar­car lle­gó ca­si sin tiem­po pa­ra for­zar el em­pa­te. Pe­ro in­sis­ti­mos. Los in­gle­ses pe­dían la ho­ra atur­di­dos. No en­ten­dían na­da. Has­ta que Is­co di­bu­jó un gran des­mar­que, la em­bol­só con el pe­cho y ba­tió a Hea­ton. 2-2. Wem­bley, ren­di­do. Ex­plo­sión de jú­bi­lo. Gol de ra­za, gol de fu­ria. En pie si eres es­pa­ñol...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.