Ia­go As­pas e Is­co es­pan­tan el pe­si­mis­mo

AS (Aragon) - - Tema Del Día - AL­FRE­DO RELAÑO

Na­da pro­du­ce en el fút­bol reac­cio­nes ni pa­re­ci­das a las del gol de­ci­si­vo a úl­ti­ma ho­ra. No hay ale­gría com­pa­ra­ble pa­ra los hin­chas del equi­po que lo mar­ca, ni con­sue­lo pa­ra el que lo en­ca­ja. En Wem­bley tu­vi­mos otra prue­ba de ello. Es­pa­ña ha­bía he­cho un par­ti­do ho­rren­do, ape­nas ade­cen­ta­do en el muy úl­ti­mo tra­mo. En esa fa­se, Ia­go As­pas, que ha­bía es­ta­do de­rro­chan­do fe des­de que sa­lió, mar­có un go­la­zo. Gol ma­ra­vi­llo­so, pe­ro su efec­to no hu­bie­ra pa­sa­do del me­ro ma­qui­lla­je de una de­rro­ta me­re­ci­da. Pe­ro eso des­en­ca­de­nó el arreón fi­nal de Es­pa­ña, cul­mi­na­do so­bre la bo­ci­na con el gol de Is­co. La no­che de bo­chorno dio pa­so a la ale­gría. En In­gla­te­rra, a cam­bio, la reac­ción fue de­mo­le­do­ra. Si lle­ga a pro­du­cir­se un 2-2 más ra­zo­na­ble, en un par­ti­do igua­la­do, se hu­bie­ra en­ca­ja­do me­jor. Pe­ro no pa­só eso. Pa­só que In­gla­te­rra man­dó du­ran­te ca­si to­do el par­ti­do, que tu­vo a Es­pa­ña a su mer­ced, que ele­vó du­ran­te mu­cho tiem­po la mo­ral de su gen­te, que pa­re­ció es­tar en­te­rran­do tan­to desas­tre re­cien­te: la de­silu­sión en la Eu­ro­co­pa, la can­ta­da de Allardy­ce... Cuan­do Vardy hi­zo su ‘Man­ne­quin Cha­llen­ge’ al ha­cer el se­gun­do gol (tras pro­vo­car el pe­nal­ti del pri­me­ro) es­ta­ba dan­do for­ma a to­do ese op­ti­mis­mo. Pe­ro ayer esa ima­gen era foto de portada co­mo icono de un ri­dícu­lo. Aquí el em­pa­te fue más que un ali­vio. Que­da el ho­rror del mal par­ti­do, pe­ro que­da un em­pa­te de pres­ti­gio y so­bre to­do que­da otra co­sa: al­go así co­mo la vic­to­ria so­bre un pe­si­mis­mo que ha­bía re­na­ci­do. Des­de que Holanda nos va­pu­leó en Brasil, se­guí vien­do en Es­pa­ña un buen equi­po, pe­ro frá­gil an­te los con­tra­tiem­pos. An­tes no le ha­bía ocu­rri­do. Le ocu­rrió des­de en­ton­ces y lo vol­vi­mos a ver en la Eu­ro­co­pa, cuan­do lo de Croacia, y por en me­dio al­gu­nas ve­ces más. Aho­ra, ese em­pa­te, fru­to de unos mi­nu­tos de re­bel­día, no es­con­de el mal jue­go de tan­tos mi­nu­tos, pe­ro anun­cia, o así me lo pa­re­ce, que el equi­po ha reac­ti­va­do su áni­mo.

“CUAN­DO VARDY HI­ZO SU ‘MAN­NE­QUIN CHA­LLEN­GE’ AL HA­CER EL SE­GUN­DO..”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.