Na­da peor que la pa­ro­dia

Es­ti­lo sig­ni­fi­ca de­fen­der tu cau­sa co­mo si te fue­ra la vi­da en ello; lo con­tra­rio de lo que hi­zo Es­pa­ña en Wem­bley

AS (Aragon) - - Inglaterra-españa -

Se sa­be que, en­tre otras co­sas, el fút­bol es una ex­pre­sión de per­so­na­li­dad, más aún en el má­xi­mo ni­vel com­pe­ti­ti­vo, cuan­do ape­nas exis­ten dis­tan­cias en­tre los equi­pos. Es en­ton­ces cuan­do las con­vic­cio­nes co­bran to­da su im­por­tan­cia, o cuan­do la fal­ta de ver­da­de­ro com­pro­mi­so con­vier­te a un equi­po en una pa­ro­dia. Du­ran­te ca­si una ho­ra, Es­pa­ña fue en Wem­bley una pa­ro­dia de la Se­lec­ción que en­tu­sias­mó fren­te a Bél­gi­ca y dio una lec­ción a Ita­lia en la pri­me­ra par­te.

El par­ti­do te­nía mi­ga, por­que nun­ca se pue­de ha­blar de amis­to­sos cuan­do los ri­va­les son In­gla­te­rra, Brasil, Ar­gen­ti­na, Ale­ma­nia, Fran­cia o Ita­lia. Son due­los que alien­tan la ima­gi­na­ción y las ex­pec­ta­ti­vas de los afi­cio­na­dos, par­ti­dos que se mi­ran con lu­pa en to­do el mun­do. Con ra­zón. Por en­ci­ma de las cla­si­fi­ca­cio­nes ofi­cia­les de la FIFA, por en­ci­ma de las es­ta­dís­ti­cas, son es­tos en­cuen­tros los que in­di­can el va­lor real de las se­lec­cio­nes, sus cua­li­da­des y sus de­fec­tos, el po­ten­cial pa­ra pro­gre­sar y las du­das que ge­ne­ran.

Es­pa­ña de­jó mu­chas más du­das que cer­te­zas por­que ju­gó co­mo un equi­po tris­tón, de­caí­do, sin ener­gía ni en­te­re­za. Sin es­ti­lo. Has­ta en ese apar­ta­do fue una pa­ro­dia del equi­po que asom­bra­ba por su fa­ci­li­dad pa­ra aba­tir a sus ri­va­les a tra­vés del pa­se. Es­ti­lo sig­ni­fi­ca de­fen­der tu cau­sa co­mo si te fue­ra la vi­da en ello, que es exac­ta­men­te to­do lo con­tra­rio de lo que hi­zo la Se­lec­ción es­pa­ño­la fren­te a In­gla­te­rra. Si la cau­sa de Es­pa­ña es la aso­cia­ción cor­ta, la po­se­sión lar­ga y la cons­tan­te ero­sión de los ad­ver­sa­rios, és­ta no fue su no­che. Ni tan si­quie­ra lo pre­ten­dió. Fue su­pe­ra­da du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po por un ri­val po­co re­le­van­te, pe­ro con­ven­ci­do de su plan. In­gla­te­rra ju­gó co­mo se es­pe­ra­ba, con as­pe­re­za, aten­ción a los de­ta­lles y vo­lun­tad de ga­nar. A los in­gle­ses les pa­re­ció que el en­cuen­tro me­re­cía el es­fuer­zo de las no­ches de pres­ti­gio. Se ob­ser­vó has­ta en la ali­nea­ción ini­cial, don­de fi­gu­ra­ron 10 de los ti­tu­la­res del equi­po que de­rro­tó a Es­co­cia cua­tro días an­tes.

No hu­bo na­da es­pe­cial en el des­plie­gue in­glés, ex­cep­to la sa­lu­da­ble fie­re­za que tan­to agra­de­ció su hin­cha­da. Pe­ro to­do eso ya se sa­bía an­tes del par­ti­do. No se sa­bía, sin em­bar­go, la de­cep­cio­nan­te res­pues­ta de Es­pa­ña, cu­ya ato­nía re­mi­tió a tiem­pos muy le­ja­nos, cuan­do la Se­lec­ción ape­nas te­nía na­da que de­cir en el con­cier­to in­ter­na­cio­nal. Fue un equi­po sin per­so­na­li­dad, des­pis­ta­do, in­cohe­ren­te y co­mo­dón.

No ayu­dó un sis­te­ma mal di­ge­ri­do por la ma­yo­ría de los ju­ga­do­res, ni los cons­tan­tes erro­res en el pa­se, ni el des­ajus­te en­tre las lí­neas, ni la fal­ta de vo­ca­ción ofen­si­va, ni las dis­trac­cio­nes de­fen­si­vas. Esas la­cras se asu­men mal siem­pre, pe­ro son de­plo­ra­bles cuan­do se trans­mi­te al­go pa­re­ci­do a la de­sidia. Es­pa­ña tar­dó ca­si una ho­ra en res­ca­tar su pres­ti­gio, no por­que ju­ga­ra es­pe­cial­men­te bien, sino por una sim­ple cues­tión de or­gu­llo. Cuan­do fun­cio­nó con per­so­na­li­dad, con la con­vic­ción que le ha­bía fal­ta­do, re­du­jo tan­to la re­sis­ten­cia in­gle­sa que em­pa­tó el en­cuen­tro. Con to­da jus­ti­cia, por cier­to.

Se equi­vo­ca­ron quie­nes con­si­de­ra­ron que el par­ti­do con In­gla­te­rra era un amis­to­so sin re­le­van­cia des­pués de la vic­to­ria so­bre Ma­ce­do­nia. Wem­bley de­ja­rá con­se­cuen­cias en el pró­xi­mo fu­tu­ro, qui­zá en to­do el re­co­rri­do ha­cia el Mun­dial. Lo­pe­te­gui sa­be per­fec­ta­men­te que Es­pa­ña no es­tá pa­ra con­ce­sio­nes de es­ta cla­se. O el equi­po re­co­bra la fie­bre, o la de­ca­den­cia se­rá inevi­ta­ble. No se pue­de ju­gar co­mo bur­gue­ses sa­tis­fe­chos. No se pue­de ju­gar co­mo Thia­go y com­pa­ñía en Wem­bley.

Amis­to­sos No exis­ten si el ri­val es In­gla­te­rra, Brasil, Ar­gen­ti­na, Ale­ma­nia... El em­pa­te Cuan­do fun­cio­nó con per­so­na­li­dad re­du­jo la re­sis­ten­cia in­gle­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.