Cris­tiano fir­ma la obra de Is­co

El hat-trick del por­tu­gués ale­ja al Atléti­co a nue­ve pun­tos A Zi­da­ne le fun­cio­nó el cam­bio de di­bu­jo Un pe­nal­ti de Sa­vic des­ac­ti­vó la reac­ción ro­ji­blan­ca

AS (Aragon) - - Tema Del Día - LUIS NIE­TO

Di­fí­cil­men­te en­con­tra­rá Zi­da­ne un par­ti­do que real­ce más su fi­gu­ra. Fue el Ma­drid más co­lec­ti­vo que se re­cuer­da en tiem­po, ador­na­do por los go­les de Cris­tiano, por un Is­co de gran lu­jo, por dos cen­tra­les im­pe­ne­tra­bles y por un Ko­va­cic cru­cial. To­do sa­cán­do­le un em­pa­te en in­ten­si­dad al Atléti­co, cu­yo co­ra­zón fue enor­me pe­ro que aca­bó per­dien­do a sus es­tre­llas por el ca­mino en el fes­ti­val blan­co y aho­ra se ve a nue­ve pun­tos de un lí­der de hie­rro.

Al mar­gen de va­rios to­mos en la his­to­ria del Atléti­co, Si­meo­ne de­ja­rá en el fút­bol es­pa­ñol la sin­gu­la­ri­dad de en­vol­ver ca­da par­ti­do con la at­mós­fe­ra de una fi­nal. Más en un der­bi, más en el úl­ti­mo de Li­ga en el Cal­de­rón. Esa con­den­sa­ción del am­bien­te le dio diez mi­nu­tos de fu­ria al Atléti­co, con cua­tro cen­tro­cam­pis­tas bien agru­pa­dos y dis­pues­tos a que al Ma­drid se lo lle­va­ran las aguas bra­vas. Pe­ro ga­na­do el asal­to am­bien­tal, per­dió el geo­es­tra­té­gi­co.

Zi­da­ne plan­teó una restauración en el Ma­drid, des­man­te­lan­do ese ata­que de tres que a me­nu­do hol­ga­za­nea sin ba­lón y co­lo­can­do a Lu­cas Váz­quez y Ba­le co­mo cen­tro­cam­pis­tas pe­ri­fé­ri­cos con una bue­na car­ga de tra­ba­jo e Is­co co­mo ver­so li­bre. La lec­tu­ra del par­ti­do del ma­la­gue­ño fue ejem­plar. Sir­vió de enganche con el Ma­drid al ga­lo­pe y de pri­me­ra sa­li­da de pe­lo­ta cuan­do el Atléti­co apre­ta­ba las tuer­cas. Si­meo­ne pu­so a sus cen­tro­cam­pis­tas con tri­cor­nio so­bre Mo­dric, por­ta­dor de la par­ti­tu­ra. Al croa­ta le es­pe­ra­ban ahí. A Is­co no. A su arran­que de per­so­na­li­dad y a la in­ca­pa­ci­dad del Atléti­co pa­ra de­tec­tar­le se aga­rró el Ma­drid pa­ra ir do­man­do a un ad­ver­sa­rio en el que el sa­cri­fi­cio es ru­ti­na y no ex­cep­ción.

Oblak le sa­có un ca­be­za­zo a Cris­tiano tan so­bre la lí­nea que el por­tu­gués pi­dió el li­bro de re­cla­ma­cio­nes. Y po­co des­pués le de­tu­vo un re­ma­te cru­za­do a Mo­dric. La fi­gu­ra trans­gre­so­ra de Is­co, no siem­pre bien en­ten­di­da, no siem­pre en su ver­da­de­ro pa­pel, ha­bía apa­ci­gua­do al Atléti­co. A la lo­na, en cam­bio, lo man­da­ría Cris­tiano, que ha­bía ex­tra­via­do el gol, he­cho que por in­só­li­to en su ca­rre­ra le des­con­cier­ta. En su ca­so es peor que lo que le pa­sa no sa­ber ex­pli­car­se por qué le pa­sa. En el Cal­de­rón, de gol­pe, se le abrie­ron el cie­lo y la ba­rre­ra en una fal­ta lan­za­da sin de­ma­sia­da pe­ri­cia pe­ro que se co­ló por la ren­di­ja que

abrie­ron Sa­vic y Ga­bi. El ro­ce en la ca­de­ra del mon­te­ne­grino fue ve­neno pa­ra Oblak. Ocho mi­nu­tos des­pués es­tu­vo a pun­to de re­pe­tir, en ser­vi­cio es­tu­pen­do de Is­co.

El Ma­drid de­mos­tró en­te­re­za en las es­tre­che­ces, has­ta con­ver­tir­se en una po­ten­cia sin ba­lón. Va­ra­ne y Na­cho, sus cen­tra­les su­plen­tes, arro­pa­ron es­tu­pen­da­men­te al equi­po. Tam­bién los la­te­ra­les, es­ta vez au­xi­lia­dos por Lu­cas Váz­quez y Ba­le. Y por Ko­va­cic, que ha ro­to en mag­ní­fi­co cen­tro­cam­pis­ta mul­ti­usos. Dio la im­pre­sión de que el Atléti­co de­fen­día un ta­lan­te y el Ma­drid, un plan. Key­lor se fue al des­can­so sin na­da que pa­rar por­que to­do mu­rió le­jos de él. Sin la pe­lo­ta, con un dé­fi­cit es­truc­tu­ral, el Atléti­co lo fio to­do a en­con­trar a al­guno de sus ve­lo­cis­tas, pe­ro el Ma­drid del der­bi tu­vo piel de elefante, fir­me­za y aten­ción. Me­tió ba­jo tie­rra a Griez­mann y To­rres y le­van­tó una pa­red an­te Juan­fran y Fi­li­pe Luis.

Del ves­tua­rio, tras el des­can­so, vol­vió otro Atléti­co. Tam­bién otro Ma­drid. El equi­po de Si­meo­ne re­cu­pe­ró los pla­nos del par­ti­do, se apo­yó en Ca­rras­co y Ko­ke, en­san­chó el cam­po, le dio ai­re a la pe­lo­ta, des­co­lo­có al Ma­drid. Re­cu­pe­ró el fút­bol, en de­fi­ni­ti­va. Tu­vo fie­re­za, pe­ro tu­vo sen­ti­do. En cin­co mi­nu­tos se aso­mó tres ve­ces al bal­cón del gol, con un dis­pa­ro de Ca­rras­co y dos de Griez­mann. Y en cuan­to Si­meo­ne in­tu­yó que amai­na­ba el tem­po­ral, tras dos re­ma­tes de Car­va­jal y Ba­le, avi­vó los fo­go­nes con los cam­bios: Co­rrea y Ga­mei­ro. La ca­ba­lle­ría li­ge­ra fren­te a un Ma­drid ver­da­de­ra­men­te en­co­gi­do, con sus cen­tra­les co­mo re­den­to­res en me­dio de un Cal­de­rón en lla­mas. Pe­ro tam­bién con un por­ve­nir en la con­tra. El mun­do de Cris­tiano, que sa­có de pis­ta en un sprint a Sa­vic y es­pe­ró den­tro del área a que le man­da­ra im­pru­den­te­men­te al sue­lo. Cris­tiano fren­te a Oblak. Co­mo en Mi­lán y con el mis­mo re­sul­ta­do. Lue­go Is­co y Ba­le pre­pa­ra­ron el ter­ce­ro y Cris­tiano echó el te­lón a un par­ti­do que dis­pa­ra al Ma­drid en la Li­ga, que de­s­es­pe­ran­za al Atléti­co, que re­lan­za a Cris­tiano y que con­fir­ma a Is­co co­mo fi­gu­ra cen­tral del equi­po. Asis­ti­rán pron­to a su re­no­va­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.