Lis­boa, Mi­lán, Cal­de­rón

AS (Aragon) - - Atlético-Real Madrid - DES­DE LA TE­LE TO­MÁS RONCERO

El Ma­drid de Zi­da­ne se dio un ho­me­na­je en el adiós li­gue­ro a los der­bis del Cal­de­rón. Cris­tiano fue el eje­cu­tor de un triun­fo que vuel­ve a re­cor­dar quién man­da en la ca­pi­tal. Siiiiuuu.

Adiós, Cal­de­rón, adiós. En 1966 se inau­gu­ró el Cal­de­rón. Los ro­ji­blan­cos, muy cre­ci­dos, lu­cie­ron es­ta pan­car­ta en plan che­li: “Ya es­ta­mos en nues­tra ca­sa y na­die nos ha hu­mi­lla­do. Mien­tras ellos van de pie, no­so­tros to­dos sen­ta­dos”. La res­pues­ta vi­kin­ga en el si­guien­te par­ti­do del Ber­na­béu fue me­mo­ra­ble (for­ma­to zas­ca): “Si es que que­réis al­can­zar lo que el Ma­drid ha lo­gra­do, no po­déis es­tar de pie, te­néis que es­pe­rar sen­ta­dos...”. El Real siem­pre sa­be es­tar a la al­tu­ra en las gran­des ci­tas. El Cal­de­rón ha si­do un es­ta­dio em­ble­má­ti­co du­ran­te 50 años y la oca­sión me­re­cía al­fom­bra blan­ca y una ac­tua­ción a la al­tu­ra del me­jor equi­po de la his­to­ria del fút­bol. To­do es­ta­ba di­se­ña­do pa­ra que nues­tros ve­ci­nos se die­ran un fes­tín an­te su gen­te. Pe­ro el Ma­drid hi­zo un par­ti­do ple­tó­ri­co, digno del vi­gen­te cam­peón de Eu­ro­pa. De ini­cio fal­ta­ban Ra­mos, Pe­pe, Ca­se­mi­ro, Kroos, Ben­ze­ma y Mo­ra­ta. Pe­ro la plan­ti­lla que ma­ne­ja Zi­da­ne es la me­jor que yo re­cuer­de y por eso vi­mos ma­tri­cu­lar­se a lo gran­de a Na­cho (un mu­ro pa­ra To­rres, Griez­mann y com­pa­ñía), tra­ga­mi­llas Ko­va­cic, Is­co (ju­gar con frac es­tá al al­can­ce de muy po­cos) y Lu­cas Váz­quez, el mo­tor die­sel de un equi­po que agra­de­ce la pre­sen­cia del ga­lle­go ca­da vez que sa­le. El 4-4-2 fue la lla­ve del inol­vi­da­ble 0-3. Si­meo­ne, co­mo ya le su­ce­dió en Lis­boa y en Mi­lán, se achi­có an­te el po­de­río emo­cio­nal de su en­vi­dia­do ri­val del nor­te de la ca­pi­tal. Zi­zou, sin alar­des, le co­mió la tos­ta­da. El cam­bio de Ga­bi fue de­fi­ni­ti­vo. Sa­turno de­vo­ran­do a sus hi­jos. Y el Ma­drid bai­lan­do con lo­bos ca­da vez me­nos fie­ros...

Man­ne­quin Cha­llen­ge. Co­noz­co a Cris­tiano co­mo si le hu­bie­ra pa­ri­do. Te­nía el der­bi en­tre ce­ja y ce­ja des­de ha­cía se­ma­nas. Era su úl­ti­mo gran exa­men pa­ra de­mos­trar an­te el mun­do que en 2016 ha si­do el me­jor ju­ga­dor de la Tie­rra. En su cu­rrícu­lo en der­bis te­nía un gran hat­trick a Cour­tois. Pe­ro le fal­ta­ba de­rri­bar la pa­red de Oblak, un por­te­ra­zo bes­tial. Le sa­có un ca­be­za­zo es­pec­ta­cu­lar en el arran­que y nun­ca sa­bre­mos si lle­gó a en­trar del to­do. Pe­ro no lo uti­li­zó co­mo ex­cu­sa. Cris­tiano si­guió con su mar­ti­llo y fir­mó un hat­trick que di­si­pa du­das, pul­ve­ri­za de­ba­tes y des­pe­ja la pa­sa­re­la que le lle­va­rá a apa­re­cer el 13 de enero en la por­ta­da de Fran­ce Foot­ball con su cuar­to Ba­lón de Oro. Su Man­ne­quin Cha­llen­ge de­mues­tra que es­tá en la on­da de la mo­da. Un cha­val de 31 años que quie­re se­guir aquí has­ta 2021 ga­nan­do der­bis, tí­tu­los y pres­ti­gio. Me­nos mal que es­ta­ba aca­ba­do. Siiiiiuuuuu.

Se ba­ten en re­ti­ra­da. El ma­dri­dis­mo vi­ve un fin de se­ma­na de en­sue­ño. El vier­nes por la no­che va­cia­mos el Pa­lau con una pa­li­za his­tó­ri­ca. Vein­ti­cua­tro ho­ras des­pués vi­mos por pri­me­ra vez a gran par­te de la hin­cha­da del Atle­ti aban­do­nar las gra­das an­te el in­con­tes­ta­ble ba­ño que es­ta­ban re­ci­bien­do de los ver­da­de­ros due­ños de la ca­pi­tal. Y el Ba­rça pin­chan­do an­te un Má­la­ga... ¡con nue­ve! Y nue­ve son los pun­tos a los que que­da el equi­po del Cho­lo... Te­ne­mos una tri­lo­gía que que­da­rá pa­ra siem­pre en nues­tra me­mo­ria: Lis­boa, Mi­lán, Cal­de­rón...

Los vi­kin­gos. Man­dan en la ca­pi­tal y me re­pi­ten con hu­mor: “Es un or­gu­llo pa­ra la ciu­dad de Ma­drid que en­tre sus dos gran­des equi­pos su­men 11 Co­pas de Eu­ro­pa”. Es­ta gran vic­to­ria va por Al­fon­so Mo­reno y su hi­jo Gon­za­lo (que lo vie­ron en el es­ta­dio), Víc­tor del Bar Apo­lo de Vi­llar del Olmo, Pe­dro Fe­rrán­diz (que hoy cum­ple 88 años con una sa­lud de hie­rro), y por el pe­que­ño Jor­ge Asen­sio Sa­lue­ña, que lo vio des­de el cie­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.