Ka­me­ni fue un do­lor de ba­rri­ga

Por­ten­to­sa ac­tua­ción del me­ta ca­me­ru­nés El equi­po de Luis En­ri­que des­per­tó tar­de Sin Mes­si, ba­ja por un vi­rus es­to­ma­cal, los cu­lés se atas­ca­ron

AS (Aragon) - - Barcelona-Málaga - SAN­TI GI­MÉ­NEZ RE­MA­TES

Em­pe­zó la tar­de con la no­ti­cia de que Mes­si iba a per­der­se el par­ti­do an­te el Má­la­ga por un vi­rus es­to­ma­cal y aca­bó con un do­lor de ba­rri­ga pa­ra los bar­ce­lo­nis­tas, que vol­vie­ron a tro­pe­zar en ca­sa al ser in­ca­pa­ces de mar­car un so­lo gol a un Má­la­ga que sa­lió a de­fen­der­se y que tu­vo en Car­los Ka­me­ni un hé­roe.

El Bar­ce­lo­na se des­per­tó tar­de de la sies­ta y cuan­do se dio cuen­ta de que le vo­la­ban los pun­tos del Camp Nou qui­so apre­tar los dien­tes, pe­ro en­ton­ces emer­gió la gi­gan­tes­ca fi­gu­ra del ex por­te­ro del Es­pan­yol, que tra­di­cio­nal­men­te acos­tum­bra a rea­li­zar gran­des ac­tua­cio­nes en el Camp Nou.

El par­ti­do va­lió la pe­na por la emo­ción de los ins­tan­tes fi­na­les, en los que el Má­la­ga en in­fe­rio­ri­dad des­de el mi­nu­to 23 de la se­gun­da par­te por ex­pul­sión de Llo­ren­te, re­sis­tió he­roi­ca­men­te el ase­dio del Ba­rça.

Has­ta el tra­mo fi­nal del par­ti­do, el en­cuen­tro fue es­pan­to­so. Sin Mes­si, el Bar­ce­lo­na se vio in­ca­paz de bus­car una grie­ta por don­de me­ter mano al or­de­na­do equi­po an­da­luz. Len­to, pre­vi­si­ble y sin mor­dien­te, el Bar­ce­lo­na se fue amo­do­rran­do mien­tras los mi­nu­tos iban pa­san­do. La pre­sen­cia de Pa­co Al­cá­cer en pun­ta de ata­que ocu­pan­do el si­tio del san­cio­na­do Luis Suá­rez vol­vió a ser un fias­co to­tal. El va­len­ciano ni par­ti­ci­pa ni se mue­ve, ni re­ma­ta. No es que el res­to de sus com­pa­ñe­ros es­tu­vie­ran es­pe­cial­men­te acer­ta­dos, pe­ro su ca­so em­pie­za a preo­cu­par en el Camp Nou.

De­lan­te­ro.

El úni­co ju­ga­dor que pa­re­cía ser cons­cien­te en el Bar­ce­lo­na de la im­por­tan­cia de lo que es­ta­ba en jue­go era Ge­rard Pi­qué, el me­jor de los de Luis En­ri­que. El cen­tral del Bar­ce­lo­na de­mos­tró que igual sien­ta las ba­ses de un acuer­do con un pa­tro­ci­na­dor ja­po­nés, que li­de­ra la de­fen­sa, o aca­ba ha­cien­do de de­lan­te­ro cen­tro en el arreón fi­nal de su equi­po. La su­ya pu­do ser una tar­de he­roi­ca, pues mar­có un gol que fue mal anu­la­do por fue­ra de jue­go de An­dré Go­mes. Pos­te­rior­men­te, pro­tes­tó un pe­nal­ti y aca­bó con­ta­gian­do a sus com­pa­ñe­ros, que qui­sie­ron so­lu­cio­nar tar­de y mal lo que ha­bían de­ja­do es­ca­par en unos pri­me­ros 75 mi­nu­tos in­fu­ma­bles.

Luis En­ri­que des­de la ban­da tam­po­co su­po en­con­trar la te­cla pa­ra cam­biar la di­ná­mi­ca del en­cuen­tro. Las en­tra­das en el cam­po de An­dré Go­mes, Jor­di Al­ba y Ra­ki­tic coin­ci­die­ron con el pe­rio­do en el que los an­da­lu­ces es­ta­ban con uno me­nos y fue to­tal­men­te ló­gi­co que los de Juan­de pa­sa­ran apu­ros, pe­ro más allá de la épi­ca, el Bar­ce­lo­na ofre­ció muy po­cas ideas y po­co jue­go.

Es­tá el equi­po blau­gra­na en un mo­men­to en el que no aca­ba de arran­car co­mo jue­go de con­jun­to. El equi­po vi­ve de­ma­sia­do pen­dien­te de sus in­di­vi­dua­li­da­des. Sin los des­te­llos de ca­li­dad de Mes­si, Ney­mar, Suá­rez o Pi­qué, hay muy po­co sal­va­ble en un Ba­rça que ha per­di­do el dis­cur­so y el guión.

El Má­la­ga, por su par­te, su­po desem­pe­ñar a la per­fec­ción el par­ti­do que le ha­bía pe­di­do su téc­ni­co. Dis­ci­pli­na­dos, so­li­da­rios y se­rios, los an­da­lu­ces in­clu­so pu­die­ron dar una cam­pa­na­da aún ma­yor cuan­do en una de las tres apro­xi­ma­cio­nes con­ta­das al área de Ter Ste­gen, Juan­kar chu­tó al la­te­ral de la red.

Si el por­te­ro ale­mán fue ca­si un es­pec­ta­dor de ex­cep­ción, en el Má­la­ga Ka­me­ni fue un mu­ro in­fran­quea­ble. Sus dos úl­ti­mas pa­ra­das an­te Ney­mar y An­dré Go­mes son de esas que mar­can una ca­rre­ra y de­ja­ron al Bar­ce­lo­na más en­fer­mo que el pro­pio Mes­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.