Jue­ces de lí­nea con sil­ba­to

En el mun­do ar­bi­tral, lo que se apli­ca a uno se apli­ca a to­dos

AS (Aragon) - - La Opinión - POR ÁLEX GRIJELMO

Se oye a me­nu­do en las na­rra­cio­nes de fút­bol: “La fal­ta la ha pi­ta­do el juez de lí­nea”. Lla­ma mu­cho la aten­ción lo que pa­sa con el mun­do ar­bi­tral y el len­gua­je re­fe­ri­do a sus in­te­gran­tes: lo que se apli­ca a uno o a un gru­po, se apli­ca a to­dos.

Por ejem­plo, los ár­bi­tros es­pa­ño­les es­tán agru­pa­dos en un co­le­gio, y por eso los pe­rio­dis­tas los lla­man “co­le­gia­dos”. Es cu­rio­sa esa de­no­mi­na­ción, co­mo ya se ha co­men­ta­do aquí, por­que tam­bién es­tán agru­pa­dos en un co­le­gio los mé­di­cos y no de­ci­mos “voy al co­le­gia­do a que me mi­re el co­les­te­rol”. En fin, de­mos por bueno que los ár­bi­tros es­pa­ño­les son co­le­gia­dos y por tan­to se les pue­de nom­brar así. Pe­ro na­die sa­be si el ár­bi­tro es­to­nio que nos co­rres­pon­de en un par­ti­do in­ter­na­cio­nal es­tá co­le­gia­do o no, y sin em­bar­go tam­bién se le lla­ma co­le­gia­do.

Otro tan­to su­ce­dió con sus nom­bres. Dí­ce­se que en épo­ca de la dic­ta­du­ra el ár­bi­tro mur­ciano lla­ma­do Fran­co pro­vo­có sin él que­rer­lo que se le aña­die­ra el ape­lli­do ma­terno pa­ra evi­tar que en las na­rra­cio­nes se for­ma­sen al­gu­nas fra­ses in­con­ve­nien­tes (“Fran­co se ha equi­vo­ca­do”, por ejem­plo; o “Fran­co no ha da­do una”). Y una vez que tal cos­tum­bre se le apli­có a él, que­dó ex­ten­di­da tam­bién a to­dos sus com­pa­ñe­ros es­pa­ño­les. Y si eso no se ha co­pia­do con los ár­bi­tros ex­tran­je­ros só­lo se de­be a que so­le­mos des­co­no­cer ese da­to. ¿Pe­ro qué ne­ce­si­dad de se­gun­do ape­lli­do te­nían tren­ci­llas co­mo Ace­bal (Ace­bal Pe­zón), o Ja­pón (Ja­pón Se­vi­lla), o Bri­to (Bri­to Ar­ceo), o Un­diano (Un­diano Ma­llen­co) si con el pri­me­ro so­lo no po­dían con­fun­dir­se con na­die? Da­ba igual: el mun­do ar­bi­tral es Fuen­teo­ve­ju­na.

Tal mi­me­tis­mo ge­ne­ral se es­tá apli­can­do aho­ra cuan­do la fun­ción de pi­tar una fal­ta, un pe­nal­ti o un fue­ra de jue­go no se re­ser­va só­lo al que lle­va el sil­ba­to. “El fue­ra de jue­go lo ha pi­ta­do el lí­nea”, es­cu­cha­mos.

Só­lo el ár­bi­tro dis­po­ne de sil­ba­to, y por eso es el úni­co que pue­de pi­tar un fue­ra de ban­da. Los dos asis­ten­tes lle­van a su vez sen­das ban­de­ro­las, con las que tie­nen la opor­tu­ni­dad de se­ña­lar, mar­car o avi­sar. Pe­ro lo que se di­ce pi­tar…, no pi­tan na­da.

Aho­ra bien, co­mo en ese mun­do to­do es ex­ten­si­ble, a ver quién ar­gu­men­ta en con­tra de que los jue­ces de lí­nea “pi­ten” co­mo si fue­ran un ár­bi­tro. Tam­bién ellos son co­le­gia­dos y tie­nen dos ape­lli­dos.

La fun­ción de “pi­tar una fal­ta” no se re­ser­va só­lo al juez de la con­tien­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.