El Ma­drid de las dos ca­ras

AS (Aragon) - - Más Deporte -

Aún re­sue­na la con­tun­den­te e his­tó­ri­ca, por iné­di­ta, vic­to­ria del Ma­drid en la can­cha del Bar­ce­lo­na: 63-102. Es po­si­ble que no se vuel­va a ver. Al me­nos en mu­chos años. Quie­nes re­cor­da­ran los 23 pun­tos de di­fe­ren­cia del Ma­drid de Fe­rrán­diz en 1968, han tar­da­do 48 años en ver­la su­pe­ra­da. En es­tos tiem­pos no es fá­cil ga­nar por tan­ta ven­ta­ja. En­tre los mi­nu­tos de la ba­su­ra, que los ju­ga­do­res se re­la­jan y que las ro­ta­cio­nes de­jan si­tio a quie­nes me­nos jue­gan, las gran­des di­fe­ren­cias en los par­ti­dos se sue­len re­du­cir sen­si­ble­men­te al fi­nal. In­clu­so su­ce­dió en el Bar­ce­lo­na-Ma­drid del vier­nes. A fal­ta de tres mi­nu­tos, el Ma­drid ga­na­ba por 45 pun­tos; al fi­nal se que­da­ron en 39. Hu­bo di­ver­sas cir­cuns­tan­cias que pro­pi­cia­ron tan asom­bro­so mar­ca­dor en un en­cuen­tro de Euroliga con mu­cho en jue­go. Pa­ra em­pe­zar, coin­ci­die­ron un Bar­ce­lo­na mer­ma­do por las ba­jas y un Ma­drid ple­tó­ri­co. Co­mo ha­ce dos se­ma­nas. En­ton­ces ven­ció el Bar­ce­lo­na, pe­ro el Ma­drid es­tu­vo au­sen­te. Es lo que tie­ne nues­tra Li­ga, don­de mu­chos par­ti­dos va­len un pi­mien­to. Eso lo sa­ben los ju­ga­do­res, lo que con­di­cio­na su ac­ti­tud. El vier­nes, en cam­bio, el en­cuen­tro te­nía su im­por­tan­cia. Los ma­dri­dis­tas sa­lie­ron en­chu­fa­dos y arro­lla­ron al Bar­ce­lo­na. Ju­ga­ron co­mo un au­tén­ti­co equi­po, y al no ser só­lo Llull quien ti­ra­ra del ca­rro, fue­ron un hu­ra­cán. Los ta­po­nes de Ran­dolph re­sul­ta­ron de­ter­mi­nan­tes pa­ra in­ti­mi­dar a los azul­gra­na. El Bar­ce­lo­na que­dó des­ven­ci­ja­do, y en esas con­di­cio­nes acu­só más las ba­jas. El Ma­drid, por su par­te, tu­vo la oca­sión de mos­trar su po­ten­cial, y se vio que cuan­do quie­re, pue­de.

PO­TEN­CIAL, Y SE VIO QUE CUAN­DO QUIE­RE...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.