El der­bi y la cues­tión fí­si­ca

AS (Aragon) - - Real Madrid - DR. GON­ZÁ­LEZ

El der­bi se de­fi­nió por una cues­tión fí­si­ca. El Real Ma­drid es­tu­vo fí­si­ca­men­te un es­la­bón por en­ci­ma del Atlé­ti­co. El equi­li­brio de fuer­zas es­tu­vo pre­sen­te du­ran­te los pri­me­ros mi­nu­tos, has­ta que Cris­tiano ade­lan­tó a su equi­po. A par­tir de ahí, el efec­to psi­co­ló­gi­co del gol dio alas a los blan­cos, de tal for­ma que el re­ci­tal de fút­bol me­ren­gue fue to­tal en la pri­me­ra par­te. En el des­can­so Si­meo­ne pu­so las pi­las a su equi­po y arrin­co­na­ron a su ri­val. En ese mo­men­to di­je que ese ni­vel só­lo lo po­drían aguan­tar has­ta el 70.’ El rit­mo y el des­gas­te fí­si­co, só­lo po­drían so­por­tar­lo en ca­so de mar­car un gol, ya que eso su­pon­dría un cam­bio to­tal en la po­la­ri­dad psi­co­ló­gi­ca. No me equi­vo­qué.

El Ma­drid, es­tu­vo fí­si­ca­men­te me­jor. Lle­ván­do­se un por­cen­ta­je mu­cho más al­to en los ba­lo­nes aé­reos, ma­yor ca­pa­ci­dad de des­mar­que, más pre­ci­sión en el pa­se, ma­yor re­cu­pe­ra­ción y me­jor sen­ti­do de la an­ti­ci­pa­ción. El ni­vel de con­cen­tra­ción, aler­ta y reac­ción fue su­pe­rior. Y cuan­do to­dos es­tos fac­to­res in­ter­ac­túan jun­tos hay ma­yor coor­di­na­ción neu­ro­mus­cu­lar y en con­se­cuen­cia se crean más oca­sio­nes con ma­te­ria­li­za­ción de al­gu­nas de ellas. Lo con­tra­rio, es pre­sión, pe­ro sin crear pe­li­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.