El 4-4-2 reivin­di­ca a Is­co

El ma­la­gue­ño es un ca­so cla­ro de fut­bo­lis­ta pe­lea­do con el 4-3-3, sis­te­ma ha­bi­tual en el Ma­drid en los úl­ti­mos años

AS (Aragon) - - Real Madrid -

Hay ju­ga­do­res que fun­cio­nan con to­dos los di­bu­jos y hay di­bu­jos que no con­vie­nen a al­gu­nos ju­ga­do­res, co­mo ocu­rre con Is­co y el 4-3-3, sis­te­ma ha­bi­tual del Real Ma­drid en los úl­ti­mos años, y ca­si úni­co cuan­do Cris­tiano Ro­nal­do, Ba­le y Ben­ze­ma han es­ta­do en per­fec­to es­ta­do de re­vis­ta. Tan­to An­ce­lot­ti co­mo Zi­da­ne de­cla­ra­ron des­de el pri­mer día que los tres for­ma­rían la de­lan­te­ra ti­tu­lar. No en­ga­ña­ron a na­die. Sal­vo le­sio­nes o par­ti­dos de es­ca­sí­si­ma im­por­tan­cia, han ju­ga­do con tan­ta fre­cuen­cia que ra­ra vez se ha cues­tio­na­do el sis­te­ma del Real Ma­drid. El 4-3-3 es­ta­ba fue­ra de de­ba­te por­que la de­lan­te­ra no se dis­cu­tía. Los tres eran de­ma­sia­do bue­nos co­mo pa­ra caer en mi­nu­cias tác­ti­cas. Sin em­bar­go, en nin­gún mo­men­to ha pa­re­ci­do que An­ce­lot­ti y Zi­da­ne sean dos fa­ná­ti­cos de ese di­bu­jo, por los me­nos en el Real Ma­drid. El par­ti­do fren­te al Atlé­ti­co lo de­mos­tró nue­va­men­te.

Po­cos equi­pos han si­do más con­tra­dic­to­rios que el Real Ma­drid pa­ra uti­li­zar una tác­ti­ca de re­fe­ren­cia du­ran­te to­da la tem­po­ra­da y cam­biar­la, siem­pre con éxi­to, en los par­ti­dos cru­cia­les. An­ce­lot­ti apro­ve­chó la le­sión de Cris­tiano Ro­nal­do pa­ra for­mar con un 4-4-2 en las vic­to­rias fren­te al Barça en la fi­nal de Co­pa de 2014 y en la ida de la se­mi­fi­nal de la Li­ga de Cam­peo­nes con­tra el Ba­yern Mú­nich. Los pro­ble­mas mus­cu­la­res de Ba­le per­mi­tie­ron al téc­ni­co ita­liano aban­do­nar el 4-3-3 pa­ra ju­gar con cua­tro cen­tro­cam­pis­tas (Is­co, Modric, Kroos y James) en el tra­yec­to récord de vic­to­rias, en los úl­ti­mos me­ses de 2014. En el Man­za­na­res, sin Ben­ze­ma ple­na­men­te re­cu­pe­ra­do, Zi­da­ne re­gre­só al 4-4-2 (di­bu­jo al que se re­fi­rió en la con­fe­ren­cia de pren­sa pos­te­rior al en­cuen­tro) con el éxi­to de cos­tum­bre en el Real Ma­drid.

Nin­gún ju­ga­dor se ha fa­vo­re­ci­do tan­to de es­te cam­bio de sis­te­ma co­mo Is­co, tan­to en la épo­ca de An­ce­lot­ti co­mo en la de Zi­da­ne. Ju­gó la fi­nal con­tra el Barça, la se­mi­fi­nal con el Ba­yern y el sá­ba­do fren­te al Atlé­ti­co. En los tres par­ti­dos con ac­tua­cio­nes muy des­ta­ca­das. Is­co es un ca­so cla­ro de fut­bo­lis­ta pe­lea­do con el 4-3-3. Lo ha in­ten­ta­do y se ha es­for­za­do por lu­char con­tra su na­tu­ra­le­za, pe­ro ge­ne­ral­men­te ha pa­re­ci­do muy in­có­mo­do. Se le pue­de con­si­de­rar víc­ti­ma de un sis­te­ma que re­quie­re lo me­nos ade­cua­do a sus con­di­cio­nes y re­du­ce sus prin­ci­pa­les cua­li­da­des. No son otras que su ha­bi­li­dad cer­ca del área, la pre­ci­sión pa­ra fil­trar pa­ses cor­tos y la in­tui­ción pa­ra el gol cuan­do Is­co es­tá más pen­dien­te de los gran­des re­co­rri­dos de los cen­tro­cam­pis­tas. No es el úni­co en el Real Ma­drid que su­fre con el 4-3-3. James tam­po­co le en­cuen­tra las vuel­tas al di­bu­jo. O al re­vés, el di­bu­jo le re­cha­za. Is­co ju­gó en el Man­za­na­res su me­jor par­ti­do en mu­cho tiem­po. Se sin­tió fe­liz en una po­si­ción más ama­ble con sus cua­li­da­des na­tu­ra­les, por de­lan­te de Modric y Kovacic, por de­trás de Cris­tiano y me­nos obli­ga­do a per­se­guir gen­te por los cos­ta­dos. Es una ex­ce­len­te no­ti­cia pa­ra un ju­ga­dor que pa­re­cía en re­gre­sión, so­me­ti­do a ru­mo­res de tras­pa­so y con es­ca­sa pre­sen­cia en­tre los ti­tu­la­res. No acu­dió a la Eu­ro­co­pa y se du­dó de su fu­tu­ro du­ran­te el ve­rano. Los úl­ti­mos par­ti­dos han re­ver­ti­do es­ta in­quie­tan­te si­tua­ción. Sor­pren­dió en Wem­bley con unos ma­ra­vi­llo­sos mi­nu­tos fi­na­les y des­ta­có en el der­bi. Pue­de que Is­co no fun­cio­ne con to­dos los di­bu­jos, pe­ro el 4-4-2 le sien­ta co­mo un guan­te.

Lec­tu­ra Nin­gún ju­ga­dor se ha fa­vo­re­ci­do tan­to con es­te sis­te­ma Có­mo­do Se sin­tió fe­liz en una po­si­ción más ama­ble con sus cua­li­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.