El Leip­zig, el nue­vo Lei­ces­ter, crea cri­sis en el Ba­yern de An­ce­lot­ti

Red Bull lo fun­dó en 2009 es­tan­do en 5ª Es odi­da­do en Ale­ma­nia por ser el ‘nue­vo ri­co’

AS (Aragon) - - Internacional - J. C. MENZEL MÚ­NICH

El cuen­to de ha­das del Lei­ces­ter in­glés pa­re­ce ha­ber en­con­tra­do un imi­ta­dor en la Bun­des­li­ga, en la que el re­cién as­cen­di­do Leip­zig aca­ba de co­lo­car­se lí­der en so­li­ta­rio tras on­ce jor­na­das dispu­tadas. Los pu­pi­los de Ha­sen­hüttl, aún in­vic­tos, ade­lan­ta­ron a un Ba­yern que ca­yó por 1-0 an­te el Bo­rus­sia Dort­mund y pro­vo­ca­ron la pri­me­ra cri­sis pa­ra An­ce­lot­ti. Es la pri­me­ra vez en más de un año que los bá­va­ros ce­den el li­de­ra­to, to­do por cul­pa de los es­ca­sos dos triun­fos en los úl­ti­mos seis par­ti­dos de li­ga. Po­ca ve­lo­ci­dad en el jue­go, sus­ti­tu­cio­nes cues­tio­na­bles (fren­te al Dort­mund cam­bió a Lahm) y una mano blan­da son las prin­ci­pa­les crí­ti­cas que co­lo­can a Car­let­to en una si­tua­ción com­pli­ca­da.

“No era lo que que­ríais”, di­jo Lahm al ser pre­gun­ta­do por el Leip­zig, un equi­po que no go­za de de­ma­sia­das sim­pa­tías en Ale­ma­nia de­bi­do al pa­tro­ci­nio de Red Bull. Gra­cias a la em­pre­sa de be­bi­das ener­gé­ti­cas, que se hi­zo con los de­re­chos del club en 2009 (en­ton­ces se lla­ma­ba Mar­krans­tädt), as­cen­dió cua­tro ca­te­go­rías en sie­te años, una evo­lu­ción que no le ha­ce mu­cha gra­cia a los clu­bes tra­di­cio­na­les ale­ma­nes. “En Leip­zig só­lo se jue­ga pa­ra pa­tro­ci­nar una la­ta“, di­jo el man­da­más del Dort­mund Hans-Joa­chim Watz­ke, re­fi­rién­do­se al cues­tio­na­dí­si­mo mo­de­lo del hoy con­jun­to re­ve­la­ción del fút­bol ale­mán.

Si­gue lla­mán­do­se RB Leip­zig a pe­sar de es­tar prohibidos los pa­tro­ci­nios en el nom­bre del club, un pro­ble­ma que se so­lu­cio­nó lla­mán­do­lo Ra­se­nBalls­port (tra­du­ci­do, de­por­te de pe­lo­ta so­bre cés­ped).

17 so­cios. Eso al me­nos le per­mi­te te­ner las mis­mas ini­cia­les que la mar­ca de be­bi­das ener­gé­ti­cas, las fa­mo­sas RB. Ade­más, da­do que en Ale­ma­nia tam­bién es­tá prohi­bi­da la ven­ta de más del cin­cuen­ta por cien­to del club a un in­ver­sor, se ele­vó la cuo­ta anual has­ta los 1.000 eu­ros, con lo cual só­lo exis­ten 17 so­cios en to­tal con de­re­cho a vo­to, to­dos ellos alia­dos a la em­pre­sa ma­triz.

Lo úni­co que se con­si­guió fue un cam­bio en el es­cu­do, pe­ro los to­ros de Red Bull si­guen en pri­me­ra pla­na, de don­de tam­po­co pa­re­ce que va­ya a ser fá­cil ha­cer ba­jar­se el Lei­ces­ter ale­mán. El vier­nes lo­gró un im­por­tan­te triun­fo en Le­ver­ku­sen des­pués de re­mon­tar un 2-1. Aho­ra son tres los pun­tos de ven­ta­ja que tie­ne so­bre sus per­se­gui­do­res, a los que tam­bién su­pe­ra en otra co­sa: en la ilu­sión del no­va­to.

Sus ri­va­les “En Leip­zig só­lo se jue­ga pa­ra po­der pa­tro­ci­nar una la­ta”, di­cen los crí­ti­cos

RE­VE­LA­CIÓN. Los ju­ga­do­res del Leip­zig sa­lu­dan a sus afi­cio­na­dos. Aho­ra mis­mo li­de­ran la Bun­des­li­ga. An­ce­lot­ti, en­fa­da­do tras la de­rro­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.