Coen­trao y có­mo en­ca­rar los pro­ble­mas

AS (Aragon) - - Medios -

Va­ya por de­lan­te que nun­ca es­tu­ve de acuer­do con el fi­cha­je de Coen­trao. Su ex­ce­si­vo pre­cio y el pai­sa­na­je con el en­tre­na­dor de en­ton­ces ha­cía, cuan­do me­nos, du­do­sa a la ope­ra­ción. Exis­te tam­bién en el Ma­drid una ten­den­cia a va­lo­rar ne­ga­ti­va­men­te de en­tra­da a los la­te­ra­les por­tu­gue­ses, qui­zá por el recuerdo de Se­cre­ta­rio.

El ren­di­mien­to fut­bo­lís­ti­co de Coen­trao no ha he­cho sino con­fir­mar esas dudas. Sien­do jus­tos las le­sio­nes no han ayu­da­do, pe­ro el ren­di­mien­to no ha si­do acor­de con la in­ver­sión. Po­cos bue­nos mo­men­tos pue­de pre­sen­tar en su fa­vor, aun­que no es jus­to que los ol­vi­de­mos, co­mo la his­tó­ri­ca eli­mi­na­to­ria an­te el Ba­yern.

Pe­ro de la di­fi­cul­tad sur­ge la vir­tud y en su peor mo­men­to Coen­trao nos ha de­mos­tra­do que se vis­te por los pies. Él se con­si­de­ra úni­co res­pon­sa­ble de su si­tua­ción y el úni­co ca­paz de re­ver­tir­la con su tra­ba­jo fí­si­co y men­tal. Di­cen que los fut­bo­lis­tas nos es­tán dan­do mal ejem­plo, pe­ro en es­te ca­so Coen­trao ha de­mos­tra­do una gran ac­ti­tud an­te los pro­ble­mas y an­te la vi­da. Cha­peau por él.

Creo que no se­rá la úl­ti­ma vez que le vea­mos, ya que Zidane apre­cia es­te ti­po de com­por­ta­mien­tos. Ja­mes po­dría apli­car­se el cuen­to. Al­ber­to Ro­drí­guez Fe­rre­ras

Bur­gos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.