Só­lo llo­vió a gus­to de uno

Cristiano, con sus dos goles, sal­vó al Ma­drid ba­jo el di­lu­vio Cop falló un penalti con 2-1 a fal­ta de 14’ El Ber­na­béu pi­tó y pi­dió la ho­ra Bien el Sporting

AS (Aragon) - - Tema Del Día - LUIS NIE­TO

El di­lu­vio, las pa­li­zas del Cal­de­rón y de Lis­boa, la cer­ca­nía del Clá­si­co y un Sporting so­bra­do de co­ra­je des­fi­gu­ra­ron de tal mo­do al Ma­drid que su 31º par­ti­do in­vic­to con­se­cu­ti­vo con­clu­yó con el pú­bli­co su­pli­can­do la ho­ra, des­he­cho por los ner­vios. Un desen­la­ce ines­pe­ra­do, pe­ro reite­ra­do pa­ra un Ma­drid que, por inape­ten­te, co­lec­cio­na par­ti­dos tram­pa. Lo pa­gó an­te Las Pal­mas y Ei­bar y an­te un Sporting emer­gi­do de su des­gra­cia le sal­vó un penalti errado por Cop (con 2-1 y en el 76’). La llu­via re­gó el jar­dín de Zi­da­ne. Del Camp Nou sal­drá lí­der, pe­ro lle­ga­rá preo­cu­pa­do.

Ha­ce diez par­ti­dos ya des­de que en el Sporting se apli­can con ri­gor ex­tre­mo las le­yes de Murphy. En el fút­bol vie­ne a ser fre­cuen­te: la des­di­cha se agi­gan­ta pa­ra el des­di­cha­do. A los tres mi­nu­tos Ser­gio Ál­va­rez in­va­li­dó el tra­ba­jo de la se­ma­na al co­me­ter un penalti sin sen­ti­do, cuan­do Lu­cas Váz­quez es­ca­pa­ba del área por fal­ta de un pa­si­llo ha­cia Mariño. Su­ce­dió se­gun­dos des­pués de que Car­mo­na no ati­na­ra con la puer­ta de Key­lor en un mano a mano muy lim­pio. No exis­ten evi­den­cias de que un mo­des­to que se equi­vo­ca dos ve­ces en el Ber­na­béu pue­da so­bre­vi­vir a él. Ayer ca­si su­ce­de. Ese penalti, trans­for­ma­do por Cristiano, des­mon­tó en cier­to mo­do el par­ti­do, por­que le qui­tó co­di­cia y co­que­te­ría al Ma­drid, que qui­so des­pa­char ru­ti­na­ria­men­te su vic­to­ria.

Es­ta vez fue con Ja­mes, al que Zi­da­ne le en­con­tró un em­pleo tem­po­ral en es­te par­ti­do de apa­rien­cia sen­ci­lla. Ese es el día a día del co­lom­biano. Aho­ra es un ju­ga­dor de avi­tua­lla­mien­to, al que no ayu­da­ron la tar­de de pe­rros en Ma­drid ni la com­pa­ñía.

Só­lo Cristiano pu­so em­pe­ño en la ta­rea. Sus dos goles le ha­cen Pi­chi­chi y po­nen a sal­vo su me­dia, pe­ro es­tá an­te una tem­po­ra­da sin re­gu­la­ri­dad, con fre­na­zos y ace­le­ro­nes. Lo que ocu­rre es que es­tos, en su ca­so, le ha­cen inal­can­za­ble. Le sir­vió su se­gun­do gol Na­cho, en im­pe­ca­ble cen­tro de iz­quier­da. No hay fut­bo­lis­ta más cons­tan­te en re­be­lar­se con­tra su ba­ja vi­si­bi­li­dad, aun­que su error en la ju­ga­da del penalti pu­do cos­tar­le ca­ro al Ma­drid. En el otro la­do, Da­ni­lo pre­sen­tó una ofer­ta ofen­si­va in­com­ple­ta.

Ben­ze­ma re­edi­tó su fa­ma de ju­ga­dor eva­nes­cen­te, tan po­co vis­ce­ral que can­sa en un club que cons­tru­yó su le­yen­da ha­cien­do lo con­tra­rio. A ra­tos con­ta­gió a los de­más y eso le­van­tó al Sporting, que tu­vo áni­mo pa­ra es­ca­lar el pa­re­dón del 2-0, achi­car al Ma­drid y ha­cer so­nar tam­bo­res cer­ca de la me­ta de Key­lor Navas. Re­cor­tó su des­ven­ta­ja en un re­ma­te so­bre la mar­cha y con la pun­te­ra de Car­mo­na que sa­lió co­mo un torpe­do y mu­rió apo­rrean­do la puer­ta de Key­lor.

Ese gol y el di­lu­vio de la se­gun­da mi­tad in­co­mo­da­ron aún más al Ma­drid, in­ca­paz de dar­le car­pe­ta­zo al par­ti­do. Zi­da­ne bus­có apun­ti­llar al Sporting con Mar­ce­lo y Asensio y lo que se en­con­tró fue con el cla­ro penalti de Na­cho. Cop fue es­cru­pu­lo­so con la ley de Murphy y man­dó su ti­ro a la gra­da nor­te. Hay ra­chas en que ni ha­cer­lo bien es su­fi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.