Ellos dur­mie­ron a 7...

AS (Aragon) - - Real Madrid-sporting - DES­DE LA GRA­DA TO­MÁS RONCERO

Un buen Sporting (Abe­lar­do se me­re­ce un vo­to de con­fian­za) es­tu­vo cer­ca de arrui­nar al Ma­drid la pre­via del Clá­si­co, pe­ro el do­ble­te de Cristiano fue su­fi­cien­te. Y el Ba­rça... ¡a 7!

Ba­jo el di­lu­vio. Hay un sa­bio re­fra­ne­ro es­pa­ñol que dice que “nun­ca llue­ve igual a gus­to de to­dos”. Se no­tó a par­tir del mi­nu­to 20 de par­ti­do. Mi­ra que el Ma­drid em­pe­zó co­mo si lo hu­bie­ra guio­ni­za­do to­da la fa­mi­lia de Zi­da­ne al com­ple­to. 2-0 en el elec­tró­ni­co y, en­ci­ma, con goles del hom­bre del mo­men­to: Cristiano. Las casas de apues­tas ya apun­ta­ban a un hat-trick del pró­xi­mo Ba­lón de Oro cuan­do el Sporting em­pe­zó a cre­cer­se ba­jo la llu­via to­rren­cial que aso­ló la ca­pi­tal du­ran­te to­do el fin de se­ma­na. La ban­da de Da­ni­lo era eso, una ban­da, por don­de Is­ma Ló­pez y Moi Gó­mez en­con­tra­ban una au­to­pis­ta que ter­mi­nó por des­qui­ciar a Pe­pe y a Ra­mos en su re­gre­so a la ti­tu­la­ri­dad en el Ber­na­béu. La es­pe­su­ra fue tan­ta que has­ta Mo­dric mos­tró su con­di­ción hu­ma­na con su cla­mo­ro­so error en el 2-1. Una pér­di­da im­pro­pia de Lu­ka. Tam­po­co Ko­va­cic lle­gó a tiem­po a la ayu­da y el gol de Car­mo­na nos avi­só de lo que se ave­ci­na­ba. Tan­to pen­sar en el Clá­si­co del pró­xi­mo sá­ba­do po­día ter­mi­nar con un chas­co ma­yúscu­lo, de esos que te de­jan con ca­ra de ton­to. En el ban­qui­llo se mor­dían las uñas Car­va­jal y Mar­ce­lo, los pu­ña­les ti­tu­la­res pa­ra el due­lo uni­ver­sal con el Ba­rça, Ca­se­mi­ro (que no lle­ga­rá con el ro­da­je su­fi­cien­te), Asensio e Is­co (Zi­zou re­ser­vó al ma­la­gue­ño, se­ña­lán­do­le co­mo ti­tu­la­rí­si­mo pa­ra la gran ci­ta del oto­ño fut­bo­le­ro). Y en el cam­po pa­sea­ba su os­tra­cis­mo Ja­mes, más cer­ca de la me­lan­co­lía que de la re­bel­día. Y Ben­ze­ma, de vuel­ta a su mun­do im­pe­na­tra­ble don­de las emo­cio­nes y la pa­sión desata­da no tie­nen ca­bi­da. En el pri­mer tiem­po no hu­bo no­ti­cias de Ka­rim. Ni bue­nas ni ma­las. Eso es peor. Y en el se­gun­do, des­apro­ve­chó una go­lo­si­na de Lu­cas Váz­quez en un ba­lón que de­cía “¡có­me­me!”. Pe­ro su ca­be­za­zo fue al mu­ñe­co...

Má­xi­mo cas­ti­go. Eso su­frió el equi­po de Abe­lar­do cuan­do ya se olía (y te­mía) el em­pa­te en las he­roi­cas gra­das del Ber­na­béu (¡67.118 va­lien­tes pe­se a la trom­ba de agua!). Penalti. El croa­ta Cop se pu­so de­lan­te de la pe­lo­ta con­fia­do en su con­di­ción de Pi­chi­chi del Sporting. Los ma­dri­dis­tas no que­rían ni mi­rar. Key­lor, a un la­do. La pe­lo­ta, al otro. Mal­di­ción. Pe­ro, de pron­to, el ba­lón pa­só por en­ci­ma del lar­gue­ro. Un sus­pi­ro hon­do y pro­fun­do in­va­dió a to­da la afi­ción, con­ven­ci­da de que ese error ines­pe­ra­do iba a ser el pri­mer gran pre­sa­gio pa­ra el Clá­si­co del Camp Nou. La suer­te es pa­ra que el que la bus­ca, y es­te Ma­drid de Zi­da­ne lle­va mu­chos me­ses cu­rrán­do­se­lo. No es flor, es el em­pe­ño en no dar­te nun­ca por ven­ci­do. Se pue­de ju­gar mal y ga­nar. Así era el Ma­drid de An­tic en la tem­po­ra­da 1991-92. Ven­ció 2-1 al Te­ne­ri­fe en un par­ti­do cla­va­do a es­te. El Ber­na­béu pi­tó pe­se al triun­fo. El Ma­drid era lí­der só­li­do. Pe­ro Mendoza hi­zo ca­so al pue­blo y des­ti­tu­yó al ser­bio. El equi­po se hun­dió y, pa­ra col­mo, per­di­mos esa Li­ga en Te­ne­ri­fe seis me­ses des­pués. A Zi­da­ne que no me lo to­quen. Ayer al­can­zó el ré­cord de An­ce­lot­ti de 31 par­ti­dos in­vic­to. Y los que te que­dan, Zi­zou...

Ojo a Anoe­ta. El Sporting me­re­ció me­jor suer­te, pe­ro el ca­so es que es­ta no­che el Ba­rça sal­ta­rá a su es­ta­dio mal­di­to del si­glo XXI (Anoe­ta) a na­da me­nos que sie­te pun­tos del lí­der. Me mues­tran su con­fian­za en lo que pue­da ocu­rrir hoy los pe­ñis­tas de Ma­rrue­cos (la Pe­ña RE­MA­TE de Te­tuán es­tu­vo en el es­ta­dio), de An­draitx, de Mo­ra (To­le­do), Al­ber­to Ál­va­rez de Ávi­la (gran vikingo), David y Ana de Aré­va­lo, Bal­bino de Bru­jas (aun­que ayer lo vio con su fa­mi­lia en su tie­rra na­tal de Valladolid) y mi pai­sano Ti­to ‘Mal­mea’, que ayer cum­plió 50 años con mis año­ra­dos ‘Van­de­co­pas’. Sois muy gran­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.