Una de­rro­ta pa­ra vol­ver a creer

AS (Aragon) - - Real Madrid-sporting Ver El Miércoles A La Cultura - J. R. RGUEZ.

Muy po­cas ve­ces una de­rro­ta due­le me­nos que otras por­que sir­ve pa­ra que un equi­po se sien­ta or­gu­llo­so y re­cu­pe­re la con­fian­za. És­ta es una de ellas, sin du­da. So­bre to­do por­que le ser­vi­rá al Sporting pa­ra mar­car­le el ca­mino a se­guir y a su afi­ción pa­ra vol­ver a creer en un equi­po que ha­bía lle­ga­do al des­cré­di­to des­pués de la úl­ti­ma jor­na­da en ca­sa. El par­ti­do del Ber­na­béu le ser­vi­rá tam­bién a Abe­lar­do y su cuer­po téc­ni­co pa­ra di­si­par du­das y em­pe­zar a pen­sar que tie­nen so­lu­cio­nes en su mano. El cam­bio de sis­te­ma le ha da­do más em­pa­que, pre­sen­cia, lle­ga­da y, en de­fi­ni­ti­va, per­so­na­li­dad a los ro­ji­blan­cos que des­pa­cha­ron el par­ti­do más com­ple­to de la tem­po­ra­da. Hay quien la­men­ta­rá los erro­res de los dos goles locales y ese penalti que se fue al llu­vio­so cie­lo de Ma­drid. Es qui­zá lo de me­nos.

De na­da hu­bie­ra ser­vi­do em­pa­tar an­te to­do un Real Ma­drid si el do­min­go que vie­ne no se su­man los tres pun­tos an­te Osa­su­na en El Mo­li­nón. Por eso hoy hay que dar­le la bien­ve­ni­da a es­te nue­vo Sporting y es­pe­rar que ha­ya apren­di­do la lec­ción. Abe­lar­do de­cía que el es­ta­dio de Cha­mar­tín era per­fec­to pa­ra cam­biar la ima­gen del equi­po. Na­die du­da que lo ha con­se­gui­do, pe­ro aho­ra hay que dar­le con­ti­nui­dad y que es­to no sea un es­pe­jis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.