Cam­bio “hom­bre por hom­bre”

El que esa ex­pre­sión se re­pi­ta tan­to ha­ce de­du­cir que no se tra­ta de un lap­sus

AS (Aragon) - - La Opinión -

Un de­lan­te­ro sa­le del cam­po, y en­tra en su lu­gar otro de­lan­te­ro. En ca­sos así pue­de ocu­rrir que el na­rra­dor pro­cla­me: “Es un cam­bio hom­bre por hom­bre”.

El es­pec­ta­dor o el oyen­te se que­da­rán pen­san­do pri­me­ro que el co­men­ta­ris­ta erró en la ex­pre­sión y que­ría de­cir otra co­sa. Pe­ro la reite­ra­ción du­ran­te las dis­tin­tas jor­na­das les ha­rá de­du­cir que no se tra­ta de un lap­sus, sino del uso cons­cien­te de una ex­pre­sión acu­ña­da por los de su ofi­cio: esos pe­rio­dis­tas que bus­can di­fe­ren­ciar­se de los de­más ha­blan­do peor, en vez de ele­gir di­fe­ren­ciar­se ha­cién­do­lo me­jor.

La ex­pre­sión “hom­bre por hom­bre” no aña­de in­for­ma­ción al­gu­na cuan­do se anun­cia uno de los tres cam­bios de los que dis­po­ne ca­da equi­po. Por­que to­das las sus­ti­tu­cio­nes son “hom­bre por hom­bre”. Cla­ro, no se va a pro­du­cir nin­gún cam­bio “hom­bre por mu­jer”, ni “hom­bre por ni­ño”, ni “hom­bre por pa­to”. Siem­pre ve­re­mos que sa­le un hom­bre y en­tra otro, sal­vo que se tra­te de fút­bol fe­me­nino o de cam­peo­na­tos in­fan­ti­les.

Esa fór­mu­la so­la­men­te la ima­gino co­rrec­ta en com­pe­ti­cio­nes de po­lo, pues­to que ahí sí se­ría re­le­van­te de­cir que se cam­bia un hom­bre por otro hom­bre, pues­to que ca­bría la po­si­bi­li­dad cam­biar “ca­ba­llo por ca­ba­llo”.

Los pe­rio­dis­tas que se ex­pre­san me­dian­te un dia­lec­to pro­pio (o sea, lo que en lin­güís­ti­ca se lla­ma “idio­lec­to”, sin que la pa­la­bra ten­ga ma­la in­ten­ción ni im­pli­que un in­sul­to) anun­cian un cam­bio “hom­bre por hom­bre” cuan­do quie­ren de­cir “de­lan­te­ro por de­lan­te­ro” o “de­fen­sa por de­fen­sa”. In­ten­tan sig­ni­fi­car con ello que no cam­bia el di­bu­jo tác­ti­co del equi­po. Us­ted y yo di­ría­mos “cen­tro­cam­pis­ta por cen­tro­cam­pis­ta” o “por­te­ro por por­te­ro”, pe­ro así no po­dría­mos creer­nos ori­gi­na­les.

Por otra par­te, la lo­cu­ción “un cam­bio hom­bre por hom­bre” sue­na a can­je de pri­sio­ne­ros: tú me das uno y yo te de­vuel­vo otro; y evo­ca ade­más el eco de “ojo por ojo y dien­te por dien­te”; co­mo si se tra­ta­se de una ven­gan­za del en­tre­na­dor.

Pe­ro lo peor de esa fra­se he­cha de sin­ra­zón con­sis­te en que no in­for­ma so­bre lo que la gen­te desea­ría sa­ber: si el en­tre­na­dor ha cam­bia­do a un la­te­ral o a un me­dio cen­tro por otro la­te­ral o por otro me­dio cen­tro; in­clu­so por un ex­tre­mo o por un de­lan­te­ro, por­que tam­bién en tal ca­so se cum­pli­ría la reali­dad de ha­ber sus­ti­tui­do a un hom­bre por otro hom­bre.

Nor­mal­men­te se quie­re de­cir “de­lan­te­ro por de­lan­te­ro” o “de­fen­sa por de­fen­sa”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.