Un Ba­rça he­ri­do es­pe­ra al Madrid al fi­lo del abis­mo

La au­sen­cia de Mes­si del en­tre­na­mien­to au­men­tó el pe­si­mis­mo culé

AS (Aragon) - - Tema Del Día - SANTI GIMÉNEZ

La me­jor no­ti­cia para el Bar­ce­lo­na de Luis En­ri­que a día de hoy es que fal­tan cin­co días para en­fren­tar­se al Madrid y que vis­to lo vis­to en Anoe­ta, el em­pa­te an­te la Real So­cie­dad de­be to­mar­se co­mo un re­ga­lo del cie­lo, por­que el Bar­ce­lo­na el do­min­go hi­zo mé­ri­tos para sa­lir con un se­rio des­tro­zo. No obs­tan­te, el sen­ti­mien­to que do­mi­na en el Camp Nou tras el es­per­pen­to pro­ta­go­ni­za­do por el equi­po bar­ce­lo­nis­ta es el de que está en el bor­de del abis­mo an­te la vi­si­ta de un Madrid que le sa­ca 6 puntos.

Una sen­sa­ción que ayer se vio in­cre­men­ta­da una vez se co­no­ció el par­te des­pués de la ba­ta­lla. Al­ba no par­ti­ci­pó del en­tre­na­mien­to y el club lo con­sig­nó en un co­mu­ni­ca­do mé­di­co en el que se da a en­ten­der que su par­ti­ci­pa­ción en el par­ti­do del sá­ba­do está muy com­pli­ca­da.

Pe­ro lo peor no era lo que de­cía el co­mu­ni­ca­do, era lo que ocul­ta­ba. Ni una no­ti­cia de Pi­qué, que al igual que Al­ba es­tu­vo a pun­to de aban­do­nar el te­rreno de jue­go por una le­sión, pe­ro aguan­tó co­jo du­ran­te una ho­ra. Ayer por la ma­ña­na no pu­do ir a en­tre­nar­se por­que no po­día ni ca­mi­nar. Ni una re­fe­ren­cia en la cir­cu­lar mé­di­ca del Bar­ce­lo­na. Pue­de ser, se­gún fuen­tes del club, que no se re­dac­ta­ra co­mu­ni­ca­do por­que la in­fla­ma­ción del to­bi­llo era tal que im­pe­día ha­cer cual­quier ra­dio­gra­fía. Para tran­qui­li­dad de los se­gui­do­res, por la tar­de acu­dió a re­co­ger un pre­mio de la Fe­de­ra­ció Ca­ta­la­na. Pi­qué apun­ta al Clásico, pe­ro no en ple­ni­tud de fa­cul­ta­des.

Pe­ro si lo de Al­ba y Ge­rard se da­ba por asu­mi­do, la gran bo­fe­ta­da para los cu­lés lle­gó cuan­do se des­ve­ló que Mes­si tam­po­co se ha­bía en­tre­na­do con el res­to del gru­po en la se­sión ma­ti­nal.

Mes­si lle­gó a la Ciu­tat Es­por­ti­va de Sant Joan Des­pí, pe­ro de­ci­dió que­dar­se en el gim­na­sio ha­cien­do tra­ta­mien­to de fi­sio­te­ra­pia ya que adu­jo gol­pes. Na­die du­da que es­ta­rá el sá­ba­do so­bre el cés­ped con­tra el Madrid, pe­ro su au­sen­cia (ig­no­ra­da por el club) no con­tri­bu­yó a me­jo­rar la mo­ral de ca­ra a la vi­si­ta del eterno ri­val.

Que sea el Real Madrid el pró­xi­mo obs­tácu­lo ofre­ce una

Pe­si­mis­mo La imagen en Anoe­ta due­le más que el re­sul­ta­do ob­te­ni­do

pa­ra­do­ja. Por un la­do asus­ta por­que es el peor ri­val po­si­ble, pe­ro al mis­mo tiem­po es el equi­po an­te el que no va­len ho­jas de ser­vi­cio an­te­rio­res. Es un par­ti­do di­fe­ren­te a to­dos, en el que se par­te de ce­ro y es im­pre­vi­si­ble. Y el Ba­rça de Luis En­ri­que se ha con­ver­ti­do en un maes­tro de lo des­co­no­ci­do.

Re­gre­só al tra­ba­jo el equi­po des­pués de sa­lir de Anoe­ta con un em­pa­te mi­la­gro­so en un par­ti­do en el que do­lió más la imagen que el re­sul­ta­do. De he­cho, des­de el ves­tua­rio se es uná­ni­me en con­si­de­rar el em­pa­te a uno co­mo “un mi­la­gro”. Val­ga co­mo prue­ba que la ma­yo­ría de miem­bros del equi­po a los que se les pre­gun­ta por el úl­ti­mo par­ti­do (off the re­cord, por su­pues­to) si­guen ha­blan­do de de­rro­ta an­te la Real cuan­do el en­cuen­tro aca­bó en em­pa­te.

El Bar­ce­lo­na es­pe­ra que co­mo pa­só ha­ce dos años, Anoe­ta sea el pun­to de in­fle­xión que ha­ga reac­cio­nar al equi­po. El ri­val vie­ne que ni pin­ta­do y en­tre los op­ti­mis­tas cu­lés, que aún que­dan, se es­pe­ra que la bron­ca de Luis En­ri­que a los su­yos sur­ta efec­to.

No obs­tan­te, el Ba­rça se sa­be he­ri­do, al bor­de del abis­mo, y el pró­xi­mo vi­si­tan­te está lo­co por em­pu­jar­le. De he­cho, los bar­ce­lo­nis­tas no es­ta­ban tan le­jos del lí­der blan­co des­de 2012, cuan­do Mou­rin­ho en­tre­na­ba al Madrid, que tras ga­nar el Clásico se pu­so a 7 puntos.

L. En­ri­que Abron­có a los su­yos y es­pe­ra que Anoe­ta sea pun­to de in­fle­xión

ES­PE­RAN­ZA. De lo que ha­gan Mes­si y Ney­mar de­pen­de el fu­tu­ro culé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.