Cha­pe­co­en­se, cam­peón de Su­da­mé­ri­ca

AS (Aragon) - - Tema Del Día - AL­FRE­DO RELAÑO

Bi­lar­do, ex­tra­va­gan­te en tan­tas co­sas, se li­bra­ba del aco­so de las cá­ma­ras a su ban­qui­llo pro­te­gién­do­se con un car­tel de lí­neas aé­reas. Un día me ex­pli­có: “Al ver pu­bli­ci­dad, la cá­ma­ra se re­ti­ra. Y, pa­ra el mo­men­to que sa­le, pon­go una lí­nea aé­rea, por­que el fút­bol le de­be mu­cho a la avia­ción”. Y es ver­dad: el fút­bol le de­be mu­cho a la avia­ción. Co­mo tan­tas otras ac­ti­vi­da­des, no se­ría lo mis­mo sin ella. Pe­ro de cuan­do en cuan­do hay que pa­gar un tri­bu­to a la osa­día de vo­lar. Tam­bién el fút­bol. Des­de el ‘Gran­de To­rino’ del 49 has­ta es­te ape­nas co­no­ci­do, pe­ro ya gran­de, Cha­pe­co­en­se, se ha vis­to pe­rió­di­ca­men­te sa­cu­di­do con al­gu­na tra­ge­dia así. Es­te club tan trá­gi­ca­men­te gol­pea­do es­tá em­pe­zan­do a aso­mar al fút­bol ma­yor. Cha­pe­có es una ciu­dad me­nor del es­ta­do de San­ta Ca­ta­ri­na, al sur de Bra­sil, que con buen em­pe­ño ele­vó su equi­po de Cuar­ta a Pri­me­ra en só­lo seis años. Y si­guió: aho­ra via­ja­ba a Me­de­llín pa­ra me­dir­se con el Na­cio­nal en el par­ti­do de ida de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na, que allí equi­va­le a nues­tra Eu­ro­pa Lea­gue, la que ga­na tan­to el Se­vi­lla, pa­ra en­ten­der­nos. Esos par­ti­dos ya no se ce­le­bra­rán. Y el Na­cio­nal, en un ges­to espontáneo y bello, ha pe­di­do des­de su web que se pro­cla­me cam­peón al equi­po ac­ci­den­ta­do. Es de su­po­ner que la CON­ME­BOL se­rá sen­si­ble al pe­di­do. Es­te dra­ma afec­ta a mu­chas más per­so­nas. Ha ha­bi­do 71 fa­lle­ci­dos, en­tre ellos 20 pe­rio­dis­tas, en­via­dos es­pe­cia­les pa­ra con­tar la aven­tu­ra ilu­sio­na­da del equi­po mo­des­to, me­ti­do en li­des in­ter­na­cio­na­les. Más ade­lan­te se co­no­ce­rán las ra­zo­nes del ac­ci­den­te y las cau­sas por las que no pu­die­ron via­jar en el chár­ter pro­gra­ma­do, pe­ro hoy no to­ca. Hoy to­ca acom­pa­ñar en el si­len­cio y el do­lor a los que han su­fri­do más de cer­ca es­ta tra­ge­dia y de fe­li­ci­tar­se por ges­tos de so­li­da­ri­dad co­mo el del Na­cio­nal o co­mo el de to­dos los clu­bes bra­si­le­ños, que se han pues­to des­de el mi­nu­to ce­ro a la ta­rea de re­cons­truir cuan­to an­tes al Cha­pe­co­en­se.

“EL NA­CIO­NAL, EN UN GES­TO ESPONTÁNEO Y BELLO, HA PE­DI­DO DES­DE SU WEB QUE..”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.