Cléber: el ti­po se­reno que pa­só por Atle­ti y Ma­llor­ca

El me­dio­cen­tro mi­li­tó en España de 2007 a 2010

AS (Aragon) - - Tragedia En El Fútbol Mundial - SE­GÚN A. GABILONDO

En cuan­tas vi­das vi­va, en to­das te ama­ré”. El men­sa­je de Cléber San­ta­na en las re­des so­cia­les an­tes de to­mar el fa­tí­di­co vue­lo a Me­de­llín lo hi­zo gran­de el des­tino. El fut­bo­lis­ta siem­pre se­rá re­cor­da­do por su ca­ris­ma, co­mo de­mos­tró en la char­la pre­via al his­tó­ri­co en­cuen­tro de se­mi­fi­na­les de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na an­te San Lo­ren­zo de Al­ma­gro. Cléber era el ca­pi­tán de aquel gru­po de mu­cha­chos que con los de­dos ro­za­ba la glo­ria, la Cha­pe­co­en­se. “Ha­gá­mos­lo por nues­tra afi­ción, por nues­tros fa­mi­lia­res, por nues­tros hi­jos. Hoy es nues­tro día”.

El dis­cur­so del Maes­tro, co­mo le lla­ma­ban, ca­ló en­tre ju­ga­do­res una ge­ne­ra­ción más jo­ven que la su­ya. Su di­la­ta­da tra­yec­to­ria le ha­bía he­cho apren­der cuan­do es­tu­vo en España. En nues­tra Li­ga ju­gó tres tem­po­ra­das, de 2007 a 2010. Ate­rri­zó en si­len­cio en el Atlé­ti­co pro­ce­den­te de San­tos. Ja­vier Agui­rre era el téc­ni­co. Ju­gó a cuen­ta­go­tas y la gra­da del Calderón lle­gó a bro­mear con él, aun­que al tiem­po le co­gió ca­ri­ño por su sen­ci­llez tan po­co bra­si­le­ña. Era un me­dio­cen­tro fal­sa­men­te tor­pe.

Lo de­mos­tró ce­di­do el cur­so si­guien­te en el Ma­llor­ca. A las ór­de­nes de Man­zano se li­be­ró y fue in­dis­cu­ti­ble en un equi­po que ju­gó real­men­te bien al fút­bol. “Ve­nía del Atlé­ti­co pe­ro era hu­mil­de y no se creía más que na­die”, ana­li­za Nu­nes, ca­pi­tán en­ton­ces. Esa bue­na tem­po­ra­da en Pal­ma obli­gó al Atlé­ti­co a re­pes­car­lo. “Era se­rio y dis­cre­to. Un buen ti­po”, re­co­no­ce Qui­que, con el que

Que­ri­do Le lla­ma­ban ‘Maes­tro’ y era muy tran­qui­lo, fa­mi­liar y ca­ris­má­ti­co

tam­bién ju­gó po­co en el año de la pri­me­ra Eu­ro­pa Lea­gue. Des­pués re­gre­só a Bra­sil.

Per­nam­bu­co era su es­ta­do y su ca­sa. El cá­li­do cli­ma mol­deó ese ca­rác­ter tran­qui­lo su­yo, el que le per­mi­tió ser de­ci­si­vo des­de sus pri­me­ros pa­sos en Sport Re­ci­fe has­ta los pos­te­rio­res en his­tó­ri­cos co­mo San­tos, Fla­men­go o Sao Pau­lo. La úl­ti­ma pa­ra­da de Cléber era el mo­des­to Cha­pe­co­en­se, ca­si con tan­tos años de vi­da (43) co­mo él (35). Un ac­ci­den­te en Co­lom­bia a es­ca­sas ho­ras de, qui­zá, uno de sus úl­ti­mos par­ti­dos aca­bó con su vi­da. Cruel fi­nal pa­ra un jugador que­ri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.