Uwe See­ler su­fre a sus 80 años la cri­sis del Hamburgo

Un li­bro re­cuer­da a la le­yen­da del club que nun­ca ba­jó

AS (Aragon) - - Internacional - J. C. MENZEL MÚ­NICH

Su Hamburgo pre­ten­día ha­cer­le el me­jor re­ga­lo de cum­plea­ños y ven­cer, pe­ro las ga­nas no fue­ron su­fi­cien­te. Uwe See­ler, le­yen­da vi­va del con­jun­to nor­te­ale­mán, de­ci­dió ce­le­brar sus 80 años en el lu­gar que le con­vir­tió en un mi­to, pe­ro el equi­po de su vi­da una vez más no es­tu­vo a la al­tu­ra. Pa­sa­das do­ce jor­na­das, si­gue co­lis­ta y sin triun­fos.

"Iros to­dos a ca­sa, to­dos me­nos Uwe", sue­na en las gra­das del Volks­parks­ta­dion, don­de to­dos se pre­gun­tan cuán­do se pa­ra­rá el his­tó­ri­co re­loj que mues­tra los 53 años del di­no­sau­rio de la Bun­des­li­ga. Ja­más ba­jó.

El Hamburgo es­tá hun­di­do con só­lo cua­tro pun­tos, pe­ro See­ler de­jó cla­ro que se­gui­ría apo­yan­do a los su­yos en ca­so de des­cen­so. "Que no que­pa la me­nor du­da", di­jo Uns Uwe (nues­tro Uwe), co­mo es apo­da­do en Hamburgo. "Es mi equi­po y así lo se­rá el res­to de mi vi­da. Ja­más lo aban­do­na­ría", sen­ten­ció, eso sí, ana­li­zan­do la crí­ti­ca si­tua­ción. "Un des­cen­so no só­lo per­ju­di­ca­ría al club, tam­bién a la ciu­dad. Te­mo que nos en­fren­ta­ría­mos a un des­tino pa­re­ci­do al del Kai­sers­lau­tern, el Mú­nich 1860 o el Düs­sel­dorf, que lle­van años sin pe­lear por el as­cen­so".

Con to­do, ni la hin­cha­da ni la ciu­dad se ol­vi­dan de Uwe. Ade­más de los 180.000 eu­ros que el club y la Fe­de­ra­ción Ale­ma­na

Sím­bo­lo Mar­có 404 go­les con el Hamburgo y ju­gó cua­tro Mun­dia­les con Ale­ma­nia

do­na­ron pa­ra su fun­da­ción, el dia­rio Ham­bur­ger Abend­blatt le de­di­có un li­bro re­cor­dan­do su pa­so por el equi­po y su la­do más per­so­nal con el tí­tu­lo 'Gra­cias, Uwe. Un li­bro de aniversario'. Una se­rie de fo­to­gra­fías, mu­chas de ellas iné­di­tas, re­vi­ven sus 404 go­les con el Hamburgo, sus cua­tro Mun­dia­les e in­clu­so sus días de va­ca­cio­nes.

Su le­yen­da na­ce en 1961, cuan­do re­cha­za una oferta mi­llo­na­ria del In­ter pa­ra pa­sar su ca­rre­ra en el Hamburgo, don­de es un hé­roe. "Mi pa­dre tra­ba­ja­ba en el puer­to. Un día nos di­jo a mi her­mano y a mí: 'El di­ne­ro no lo es to­do'. Yo no de­ci­dí en con­tra del di­ne­ro, sino a fa­vor de mi ofi­cio". Su espina es aque­lla fi­nal per­di­da en el Mun­dial de 1966 en In­gla­te­rra: "Aún no sa­be­mos por qué el ár­bi­tro con­ce­dió ese gol (el 3-2 de Hurst) en la fi­nal an­te los in­gle­ses. Pri­me­ro se­ña­ló cór­ner. No sé en qué pen­só, qui­zá tu­vo que ver con la pre­sen­cia de la rei­na en Wem­bley".

Mun­dial 66 "Aún no sé por qué va­lió el gol in­glés; qui­zá in­flu­yó la pre­sen­cia de la rei­na"

LI­BRO. El 80 cum­plea­ños de Uwe Se­ller pro­pi­ció que un dia­rio de Hamburgo le de­di­ca­ra un li­bro ti­tu­la­do 'Gra­cias Uwe'.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.