Fi­del Cas­tro y Fan­gio, una his­to­ria de Fór­mu­la 1

AS (Aragon) - - Más Motor - POR RA­FA PA­YÁ

Do­min­go 23 de ju­lio de 1958. Hall del Ho­tel Lin­coln de La Ha­ba­na. “Dis­cul­pe, Juan. Me va a te­ner que acom­pa­ñar”. Juan era Fan­gio y el in­ter­lo­cu­tor Ma­nuel Uziel, mi­li­tan­te del ‘Mo­vi­mien­to 26 de Ju­lio’ que creó y li­de­ró Fi­del Cas­tro, cu­yos res­tos re­ci­bi­rán se­pul­tu­ra el fin de se­ma­na en San­tia­go. El re­vo­lu­cio­na­rio con­ven­ció al pen­ta­cam­peón de F1 con un ca­li­bre 45. Lo subie­ron a un Ply­mouth ne­gro y se ale­ja­ron por la ca­lle Vir­tu­des.

Las 27 ho­ras que du­ró el se­cues­tro fue­ron pe­cu­lia­res. Fan­gio fir­mó au­tó­gra­fos, es­tu­vo en un cha­let de lu­jo, ce­nó hue­vos con pa­ta­tas y char­ló amis­to­sa­men­te de las bon­da­des de la re­vo­lu­ción. Pa­sa­do el GP de Cu­ba, que ga­nó Moss tras un ac­ci­den­te que cau­só sie­te muer­tos y que Fan­gio no vio por TV al pre­fe­rir es­cu­char mú­si­ca, de­ci­die­ron po­ner­le en li­ber­tad.

Ba­ra­ja­ron de­jar­le en una igle­sia, pe­ro el pro­pio Fan­gio les dio la idea de lle­var­le an­te el em­ba­ja­dor ar­gen­tino, Raúl Gue­va­ra (pri­mo del Ché) con una car­ta que acla­ra­ra que su pro­ble­ma en Cu­ba era in­terno: la lu­cha con­tra el dic­ta­dor Ful­gen­cio Ba­tis­ta, y el ob­je­ti­vo del rap­to era sim­ple­men­te pro­pa­gan­dís­ti­co. “Fan­gio, us­ted se­rá nues­tro in­vi­ta­do de ho­nor cuan­do triun­fe la Re­vo­lu­ción”, fue la fra­se con la que se des­pi­die­ron de El Chue­co. La amis­tad con uno de su cap­to­res, Ar­nold Ro­drí­guez, se ex­ten­de­ría du­ran­te va­rias dé­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.