El Real Ma­drid ga­na aho­ra mis­mo el Clá­si­co de la iden­ti­dad

AS (Aragon) - - Televisión - LA DU­CHA @elia­s_is­rael LA FRA­SE DEL DÍA

Lo que el Ba­rça se lle­vó. No se pue­de cir­cuns­cri­bir a un pro­ble­ma fut­bo­lís­ti­co el ren­di­mien­to del Ba­rça, apa­ren­te­men­te más col­ga­do que nun­ca del ta­len­to de Mes­si. En el club azul­gra­na de­ci­die­ron in­ver­tir 124 mi­llo­nes en me­jo­rar su ban­qui­llo, sin me­dir que los can­te­ra­nos, ade­más de un ren­di­mien­to más que acep­ta­ble, con­fe­rían una iden­ti­dad que no se pa­ga con di­ne­ro. En­tre más ca­li­dad y me­nos iden­ti­dad, el Bar­ce­lo­na equi­vo­có la ba­lan­za y es­tá pa­gan­do ca­ra la fac­tu­ra. Por po­ner ejem­plos con­cre­tos, San­dro o Mu­nir pue­de que no sean tan bue­nos co­mo el Pa­co Al­cá­cer del Va­len­cia, pe­ro es pro­ba­ble que fue­sen in­clu­so me­jo­res sa­lien­do des­de el ban­qui­llo azul­gra­na o Gri­mal­do, hoy es­tre­lla del Ben­fi­ca y, sen­ci­lla­men­te, me­jor que Dig­ne.

El fac­tor Al­ves. Al Ba­rça de Anoe­ta, el peor de los tres úl­ti­mos años, le fal­tó sa­li­da lim­pia de ba­lón, in­ten­si­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad, se­gu­ra­men­te las tres vir­tu­des que me­jor de­fi­nen a Da­ni Al­ves. Por no ha­blar de los au­to­ma­tis­mos que el bra­si­le­ño te­nía con Mes­si, uno de los fac­to­res di­fe­ren­cia­les de es­te Ba­rça con el del cur­so an­te­rior. Sergi Ro­ber­to es un ex­ce­len­te cen­tro­cam­pis­ta y un buen la­te­ral. Cuan­do el Ba­rça man­da, flo­re­ce, y cuan­do no tie­ne el ba­lón, lan­gui­de­ce. Sus pa­ses horizontales le de­la­tan. Na­die le echa más de me­nos a su la­do en esa me­du­lar que

em­pe­que­ñe­ci­do y su­pe­ra­do, co­mo sín­to­ma inequí­vo­co del es­ti­lo per­di­do azul­gra­na. El so­cio que más le ayu­da­ría es aho­ra el la­te­ral de­re­cho, mien­tras Aleix Vidal vi­ve co­mo un ‘out­si­der’ y se ca­sa, con per­mi­so, en ple­na tem­po­ra­da.

La vic­to­ria de la pla­ni­fi­ca­ción. Sin cues­tio­nar la ca­pa­ci­dad de Zi­da­ne co­mo en­tre­na­dor, bien de­mos­tra­da en la ex­hi­bi­ción del Calderón o los 31 par­ti­dos sin per­der, el prin­ci­pal atri­bu­to del Zi­zou en­tre­na­dor es su ca­pa­ci­dad pa­ra evi­tar fue­gos an­tes de que se en­cien­dan y su fa­ci­li­dad pa­ra ha­cer gru­po, ha­cién­do­se sen­tir a to­dos, ex­cep­ción he­cha de Ja­mes, im­por­tan­tes. En el ca­me­rino del Ma­drid, ju­ra­men­ta­do pa­ra ga­nar LaLi­ga, se res­pi­ra can­te­ra y ju­ven­tud, con los Lu­cas, Na­cho, Mo­ra­ta, Ca­se­mi­ro, Asen­sio y un pe­so in­dis­cu­ti­ble de los fut­bo­lis­tas es­pa­ño­les, Ra­mos o Is­co, más allá de las estrellas, con su re­pre­sen­ta­ción fi­de­dig­na en la Se­lec­ción. Pue­de que no sean tan pro­ta­go­nis­tas co­mo ‘La Quin­ta del Bui­tre’, pe­ro des­pren­den ese idén­ti­co ha­lo, ese aro­ma ma­dri­dis­ta que ba­ja a la tie­rra el pro­yec­to pla­ne­ta­rio y que ge­ne­ra iden­ti­fi­ca­ción con el Ber­na­béu.

Uni­dos por el si­len­cio. Es im­po­si­ble no sen­tir la con­go­ja y el do­lor por las 75 víc­ti­mas que vo­la­ban ha­cia un sue­ño fut­bo­lís­ti­co en Co­lom­bia. No de­be­ría­mos to­par­nos con los mi­nu­tos de si­len­cio y las sin­ce­ras mues­tras de do­lor pa­ra en­ten­der lo po­co que so­mos y lo mu­cho que nos une.

Bus­quets,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.