Ma­riano pi­de pa­so

AS (Aragon) - - Real Madrid-cultural - DES­DE LA GRA­DA TO­MÁS RON­CE­RO

El Ber­na­béu en­te­ro aplau­dió el gol de Ye­ray. Dos afi­cio­nes es­tu­pen­das y her­ma­na­das que go­za­ron con la Co­pa. El Ma­drid go­leó a una Cul­tu­ral bra­va, pe­ro na­da fre­nó al ‘Hu­ra­cán Ma­riano’.

‘Hat-trick’ so­na­do. Miér­co­les fe­liz en el san­tua­rio de La Cas­te­lla­na. Ca­si 50.000 fie­les se ol­vi­da­ron del sco­re de la ida (1-7) y del frío oto­ñal de Ma­drid. En­tre ellos, más de un mi­llar de leo­ne­ses que die­ron co­lor y ca­lor al par­ti­do co­pe­ro. Gen­te sa­na y sen­ci­lla, que me mos­tró su pa­sión com­par­ti­da: “Ron­ce­ro, so­mos del Ma­drid y de la Cul­tu­ral. Que em­pa­ten es­ta no­che y to­dos con­ten­tos”. Un de­seo-sen­ti­mien­to que re­ven­tó Ma­riano, un de­pre­da­dor del área que se to­mó el par­ti­do co­mo si fue­se la fi­nal de la Cham­pions. El his­pano-do­mi­ni­cano (na­ció en Pre­miá de Mar, pe­ro su ma­dre es do­mi­ni­ca­na) pre­sen­tó su can­di­da­tu­ra pa­ra el Clá­si­co. Ya sé que Zi­da­ne tie­ne to­ma­da su de­ci­sión y el ti­tu­lar se­rá Ben­ze­ma, pe­ro me gus­ta que el cha­val se re­be­le y lla­me a la puer­ta del mar­se­llés con la fie­re­za de un ejér­ci­to de es­par­ta­nos en las Ter­mó­pi­las. Me­tió un gol con el pie (tras per­fec­ta asis­ten­cia de Asen­sio), uno tras un con­trol de es­pal­das y un ca­ño­na­zo for­mi­da­ble (el se­gun­do) y ce­rró su se­rie con un buen ca­be­za­zo. Un ki­ller del área des­pia­da­do, que hue­le la pre­sa, que no des­can­sa en bus­ca de más go­les, que tu­vo los be­mo­les de ne­gar­se a ir­se en ve­rano con tal de de­mos­trar que la ca­mi­se­ta blan­ca no le pe­sa. De he­cho, eli­gió el nú­me­ro 18. Su­men sus dos dí­gi­tos: 1+8=9. Su pues­to. Un de­lan­te­ro cen­tro clá­si­co que as­pi­ra a ju­gar an­te el Ba­rça, aun­que sea en los mi­nu­tos fi­na­les que a me­nu­do de­ter­mi­nan la suer­te de esos due­los. El Ber­na­béu acla­mó al cha­val. Ben­ze­ma, Morata, Cris­tiano... Y Ma­riano. Nin­gún equi­po del mun­do tie­ne tan bien cu­bier­to ese pues­to. Así da gus­to. Y lo lle­van bien. Morata fue el pri­me­ro en abra­zar y fe­li­ci­tar al hé­roe de la no­che cuan­do és­te en­tró en el ves­tua­rio tras con­su­mar­se el 6-1 a los leo­ne­ses.

Can­te­ra po­wer. Es­tos bo­los co­pe­ros tie­nen un en­can­to es­pe­cial. Una lás­ti­ma que la Fe­de­ra­ción re­cu­pe­ra­ra la fór­mu­la del do­ble par­ti­do, lo que res­ta bas­tan­tes po­si­bi­li­da­des de ver una cam­pa­na­da. Pe­ro al me­nos la fal­ta de emo­ción se su­ple con es­tos en­sa­yos que per­mi­ten a los afi­cio­na­dos tes­tar a los fut­bo­lis­tas que for­man la se­gun­da lí­nea. En­zo Zi­da­ne dis­fru­tó de su de­but ofi­cial a lo gran­de. Gol an­te la vis­ta de su pa­dre (en el ban­qui­llo) y su ma­dre (en la gra­da). Sanchís ya lo hi­zo en La Con­do­mi­na, en el que fue el ver­da­de­ro bau­ti­zo de la Quinta del Bui­tre (1984). Tam­bién cum­plió Te­je­ro (so­brio en am­bos la­te­ra­les). Ode­gaard es co­mo un per­fu­me. Go­ti­tas de ca­li­dad, pe­ro el olor se es­fu­ma de­ma­sia­do rá­pi­do. Asen­sio, bien y ge­ne­ro­so. Ca­se­mi­ro, ac­ti­vo, me­ti­do en fae­na y con an­sia por ga­nar­se un hue­co en el Clá­si­co. Pe­ro no lo veo to­da­vía. Ko­va­cic se ha ga­na­do ser ti­tu­lar an­te la tro­pa de Luis En­ri­que. Só­lo una no­ta dis­cor­dan­te: Ja­mes. Buen gol de ca­be­za. “Y na­da más”, co­mo ter­mi­na el himno de la Dé­ci­ma. El co­lom­biano se ha ren­di­do y no di­si­mu­la. Un au­tén­ti­ca pe­na.

“¡A por el Ba­rça!”. Es el sen­ti­mien­to de op­ti­mis­mo que me tras­la­dan las pe­ñas Ala­me­da de la Sa­gra y Ye­pes (To­le­do), Pi­men­to­ne­ra de Ja­raiz de la Ve­ra, Co­yan­ti­na de Va­len­cia de Don Juan, La Bañeza, El Bier­zo, El Cid de Bur­gos, así co­mo Mar­ce­lino de Guar­do (un ma­dri­dis­ta fe­tén), Die­go Lo­pe Nie­vas (un jo­ven de Fuen­san­ta que es­tá en­fer­mo y re­cu­pe­ró la son­ri­sa gra­cias a la ca­mi­se­ta de­di­ca­da de Cris­tiano que le re­ga­ló es­ta se­ma­na la Fun­da­ción ‘Jua­ni­to Ma­ra­vi­lla’),y Juan­jo Al­ta­res de la Peña Ca­ra­ba­ña, que se nos des­pi­dió pa­ra siem­pre de­jan­do a su Ma­drid lí­der en la Li­ga y cam­peón de Eu­ro­pa. Juan­jo, tu es­pí­ri­tu nos lle­va­rá al triun­fo en el Camp Nou. ¡Va por ti, ami­go!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.