Ga­ri­tano: “Val­ver­de se­rá el me­jor fi­cha­je del Ba­rça”

El en­tre­na­dor del Le­ga­nés es ad­mi­ra­dor de su obra

AS (Aragon) - - Leganés-barcelona - POR: JA­VIER MAR­TÍN

Ga­ri­tano re­la­ta aquel epi­so­dio co­mo si le hu­bie­ra su­ce­di­do a él. Co­mo si hu­bie­ra si­do él la dia­na de aque­llas pre­gun­tas in­ci­si­vas que cues­tio­na­ban la ido­nei­dad de Val­ver­de pa­ra di­ri­gir al Bar­ce­lo­na. Fue el pa­sa­do ve­rano, en agos­to. La Su­per­co­pa aca­ba­ba de ter­mi­nar. El Real Ma­drid ha­bía pa­sa­do por en­ci­ma de los cu­lés en la ida y en la vuel­ta. Con los áni­mos blau­gra­nas rep­tan­do y el op­ti­mis­mo bar­ce­lo­nis­ta co­ti­zan­do en um­bra­les pau­pé­rri­mos, la sa­la de pren­sa del Ber­na­béu es­pe­ra­ba al en­tre­na­dor ex­tre­me­ño car­ga­da de cier­to ai­re in­qui­si­to­rial. Así lo re­cuer­da su ho­mó­lo­go en el Le­ga­nés.

“Creo que le pre­gun­ta­ron si no le ve­nía gran­de el Ba­rça y que si se le iba a es­ca­par el equi­po”, evo­ca el pre­pa­ra­dor pe­pi­ne­ro con las pu­pi­las in­yec­ta­das en se­rie­dad, do­li­do por el tra­to de la pren­sa a su com­pa­ñe­ro de pro­fe­sión. “¿Có­mo le lla­ma­ban? El Ta­ta Val­ver­de o no sé qué…”, con­ti­núa di­bu­jan­do una pe­que­ña son­ri­sa sar­cás­ti­ca, lu­cién­do­la con la ven­ta­ja de sa­ber que la pers­pec­ti­va del tiem­po y los re­sul­ta­dos de su pró­xi­mo ri­val li­gue­ro han eva­po­ra­do aque­llas crí­ti­cas es­ti­va­les. “El mis­mo que igual le hi­zo esa pre­gun­ta, aho­ra le ala­ba­rá por su nor­ma­li­dad. Se­gu­ro que el úni­co que no ha cam­bia­do en to­do es­te tiem­po ha si­do él, Val­ver­de. Los que cam­bia­rán se­rán los de al­re­de­dor en fun­ción de si ga­na o pier­de”, sen­ten­cia Ga­ri­tano.

El de Ber­ga­ra es un ad­mi­ra­dor de la obra del en­tre­na­dor blau­gra­na. Su fir­me de­fen­sor. “Aun­que él se de­fien­de so­lo”, acla­ra. “Ape­nas hay que ver có­mo jue­gan sus equi­pos”, pro­si­gue. Ga­ri­tano ha­bla en plu­ral. No se re­fie­re só­lo al Ba­rça, sino tam­bién al Es­pan­yol, el Olym­pia­cos, el Ath­le­tic… Ya lo ha­cía la tem­po­ra­da pa­sa­da cuan­do Val­ver­de era el en­tre­na­dor de los leo­nes y él, Ga­ri­tano, so­na­ba co­mo su po­ten­cial sus­ti­tu­to en ca­so de que el ‘Txin­gu­rri’ hi­cie­ra las ma­le­tas rum­bo a la ciu­dad con­dal. “Er­nes­to es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra en­tre­nar a quien sea”, de­cía en­ton­ces. Hoy aña­de que su obra en el Camp Nou es me­jor que la de Luis En­ri­que.

“A mí me gus­ta mu­cho más. An­tes el Ba­rça era más pre­vi­si­ble. Sa­bías lo que iban a ha­cer… lo que pa­sa es que lo ha­cían a una ve­lo­ci­dad in­creí­ble. Aho­ra, con Val­ver­de, te ha­cen pen­sar más. Er­nes­to es ca­paz de ju­gar de di­fe­ren­tes for­mas, usan­do es­pa­cios di­fe­ren­tes, crean­do di­fe­ren­tes par­ti­dos. Y al fi­nal, el re­sul­ta­do siem­pre es el mis­mo: ga­na a to­dos”, ana­li­za. “Se­rá el me­jor fi­cha­je del Ba­rça, se­gu­ro”, di­ce sin tem­blar­le la voz.

Los dos coin­ci­die­ron en el Ath­le­tic ape­nas un par de años. Ga­ri­tano ju­ga­ba en el fi­lial ro­ji­blan­co a prin­ci­pios de los 90 y acu­día a en­tre­nar de ma­ne­ra oca­sio­nal con el pri­mer equi­po en el que ya go­lea­ba Val­ver­de. Dé­ca­das des­pués, la pro­fe­sión ha cru­za­do oca­sio­nal­men­te sus ca­mi­nos, la ma­yo­ría de las ve­ces pa­ra que el pe­pi­ne­ro con­sul­ta­ra la po­si­bi­li­dad de lle­var­se a Bu­tar­que al­gún león de la ca­ma­da del ‘Txin­gu­rri’. Y en to­das esas lla­ma­das el tra­to fue “ex­ce­len­te”, aun­que sin cua­jar en amis­tad, con­di­ción que no es ne­ce­sa­ria pa­ra que Ga­ri­tano se eri­ja co­mo uno de los gran­des ad­mi­ra­do­res Val­ver­de.

Ba­rça “Te jue­ga de di­fe­ren­tes for­mas y al fi­nal el re­sul­ta­do es el mis­mo: ga­na”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.