Cherys­hev y Go­lo­vin se re­crean fren­te a Ara­bia

Do­ble­te del ju­ga­dor del Vi­lla­rreal. No se em­pleó el VAR

AS (Aragon) - - Mundial Rusia 2018 - A. GA­BI­LON­DO MOS­CÚ (RU­SIA)

No siem­pre ten­drá Ru­sia un in­vi­ta­do tan cán­di­do y vul­gar en ca­sa co­mo lo fue Ara­bia Sau­dí en el es­treno del Mun­dial. Los ru­sos ni se le­van­ta­ron del so­fá pa­ra ce­rrar de un por­ta­zo cual­quier po­si­bi­li­dad de asal­to en la inau­gu­ra­ción de su tor­neo. Go­lo­vin y Cherys­hev se bas­ta­ron pa­ra go­lear. La ca­li­dad de am­bos fue su­fi­cien­te an­te un con­jun­to sau­dí al que es­tas co­tas tan al­tas le des­cu­brie­ron su vér­ti­go y fal­ta de oxí­geno.

A los áni­mos por sa­ber­se an­fi­trio­nes de los ru­sos acom­pa­ña­ron una se­rie de erro­res en ca­de­na del con­jun­to de Piz­zi que fa­ci­li­ta­ron la ta­rea. Es di­fí­cil ver en la éli­te una su­ce­sión de pér­di­das de ba­lón co­mo las del me­dio­cam­po ára­be. Es­pe­cial­men­te im­pre­ci­so es­tu­vo Al Sheh­ri, que jus­ti­fi­có por qué Ga­ri­tano no le dio ni un só­lo mi­nu­to en la se­gun­da par­te de la tem­po­ra­da en el Le­ga­nés.

Ru­sia apro­ve­chó las re­ba­jas. En ese cir­co de inexac­ti­tu­des, so­bre­sa­lió la fi­gu­ra de Go­lo­vin. Es­co­ra­do a la ban­da iz­quier­da, qui­zá de­ma­sia­do pa­ra su fi­nu­ra con la pe­lo­ta, de­mos­tró por qué aho­ra mis­mo es­tá en la agen­da de va­rios gran­des. Su­yo fue el pa­se a Ga­zins­kiy pa­ra que el me­dio­cen­tro abrie­ra el marcador, muy pron­to. Se­gu­ro que su fa­mi­lia lo ce­le­bró en Kom­so­molsk-on-Amur, de don­de es, a 8.800 ki­ló­me­tros de Mos­cú, jus­to en la par­te con­tra­ria del gi­gan­te te­rri­to­rio ru­so.

De­nis.

Ni si­quie­ra la le­sión de Dza­goev aler­tó a Cher­che­sov. Ara­bia Sau­dí se­guía de­rre­ti­da y la en­tra­da de Cherys­hev la des­hi­zo por com­ple­to. Su de­fi­ni­ción en el 2-0 fue bri­llan­te. El enig­ma es en­ten­der có­mo es­te ju­ga­dor ha es­ta­do ca­si tres años sin ser con­vo­ca­do.

La des­ven­ta­ja en el marcador des­nu­dó la de­fi­cien­cia sau­dí de res­pon­der a los gol­pes. El equi­po es­ta­ba muer­to y el si­guien­te gol­pe lo ases­tó Dz­yu­ba, otro re­cu­pe­ra­do pa­ra la cau­sa mu­cho tiem­po des­pués. La fies­ta la ce­rra­ron Cherys­hev y Go­lo­vin, de fal­ta, con otros dos go­la­zos ca­si al fi­nal. La an­fi­trio­na Ru­sia ya tie­ne el de­but que desea­ba y la FIFA tam­bién, pues el VAR no fue ne­ce­sa­rio y ese es el fin de cual­quier ase­gu­ra­do­ra co­mo es el vi­deoar­bi­tra­je.

Hé­roe ru­so Cherys­hev hi­zo dos go­la­zos, ca­da cual de un es­ti­lo dis­tin­to

AMBIENTAZO. El es­ta­dio de Luzh­ni­ki se lle­nó pa­ra dis­fru­tar del par­ti­do inau­gu­ral con go­lea­da del an­fi­trión, Ru­sia, pa­ra de­li­rio de sus hin­chas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.