Mes­si, en la fron­te­ra del se­gun­do pa­rón sin un mi­nu­to de des­can­so

Ha ju­ga­do los diez par­ti­dos ofi­cia­les con el Ba­rça y dos más con Ar­gen­ti­na: 1.080 mi­nu­tos

AS (Baleares) - - Barcelona - JUAN JI­MÉ­NEZ

De vic­to­ria en vic­to­ria, por­que, por pri­me­ra vez en mu­cho tiem­po, los re­sul­ta­dos apu­ra­ban más que el fút­bol en el en­torno azul­gra­na, el Ba­rça se ve en una bue­na po­si­ción en Li­ga y Cham­pions. Pe­ro pa­ra ir ga­nan­do, Valverde ha te­ni­do que ex­pri­mir a sus me­jo­res ele­men­tos. El prin­ci­pal, Mes­si. Ha ju­ga­do to­dos los mi­nu­tos ofi­cia­les y ya su­pera los 1.000 mi­nu­tos con to­do el cur­so por de­lan­te...

Sal­vo sor­pre­sa, Mes­si lle­ga­rá al se­gun­do pa­rón de Li­ga sin un mi­nu­to de des­can­so. El ar­gen­tino lo ha ju­ga­do to­do des­de que em­pe­zó la tem­po­ra­da: los dos par­ti­dos de la Su­per­co­pa an­te el Ma­drid que en­cen­die­ron las alar­mas en Can Ba­rça, los seis de Li­ga que han de­vuel­to la tran­qui­li­dad y dos más de Cham­pions. Ade­más, Mes­si ju­gó los días 1 y 6 de sep­tiem­bre con Ar­gen­ti­na an­te Uruguay y Ve­ne­zue­la con dos em­pa­tes que le han de­ja­do en una si­tua­ción com­pro­me­ti­da rum­bo a Ru­sia.

En ape­nas mes y me­dio de com­pe­ti­ción ofi­cial, Mes­si ya ha su­pe­ra­do los 1.000 mi­nu­tos. Es ob­vio que su es­ta­do fí­si­co ac­tual es óp­ti­mo. De he­cho, su pro­me­dio de go­les (1,2 por par­ti­do) es el me­jor des­de que jue­ga en el Ba­rça (igua­la­do con el ini­cio de la tem­po­ra­da 2012-13). Pe­ro ese rit­mo pa­re­ce in­so­por­ta­ble. Más aún con la acu­mu­la­ción de par­ti­dos que es­pe­ra es­ta tem­po­ra­da, que aca­ba en el Mun­dial. Valverde ha es­qui­va­do las pre­gun­tas so­bre los des­can­sos al ar­gen­tino. Sa­be que, al fi­nal, to­do de­pen­de de la vo­lun­tad del fut­bo­lis­ta. La úl­ti­ma vez que le pre­gun­ta­ron al res­pec­to res­pon­dió con in­ge­nio: “¿Ro­ta­ción de Mes­si? Cuan­do un ju­ga­dor me­te cua­tro go­les, al día si­guien­te no lo sue­lo cam­biar”.

Mes­si sí ha te­ni­do un prin­ci­pio de tem­po­ra­da be­né­vo­lo a ni­vel de le­sio­nes. El año pa­sa­do arras­tró unas mo­les­tias de pu­bis que de­ri­va­ron en una ro­tu­ra mus­cu­lar del aduc­tor del mus­lo de­re­cho que le de­jó fue­ra al­re­de­dor de un mes. Ha­ce años que cui­da has­ta el ex­tre­mo su fí­si­co. Ade­más de las aten­cio­nes que re­ci­be a dia­rio en la Ciu­tat Es­por­ti­va, no es ex­tra­ño ver­le vi­si­tar du­ran­te el año a su gu­rú, Giu­liano Po­ser. A Bar­ce­lo­na tam­bién acu­de si es ne­ce­sa­rio Mar­ce­lo D’An­drea, fi­sio­te­ra­peu­ta de la se­lec­ción ar­gen­ti­na y ami­go per­so­nal del ju­ga­dor.

Uno de los de­ba­tes más en­cen­di­dos en Bar­ce­lo­na la tem­po­ra­da pa­sa­da fue la ne­ce­si­dad de que Mes­si des­can­sa­se y de la fal­ta de je­rar­quía de Luis Enrique con su ve­det­te pa­ra con­ven­cer­los de la bon­dad de esas ro­ta­cio­nes. En el fon­do, Valverde re­pi­te la his­to­ria que vi­vie­ron Guar­dio­la, Tito, Mar­tino o el as­tu­riano. Mes­si jue­ga cuan­do quie­re. Y de mo­men­to, quie­re to­do aun­que le es­pe­ren dos fi­na­les con Ar­gen­ti­na y el Atlé­ti­co. En Can Ba­rça man­da él.

Sin res­pi­ro Le es­pe­ran dos par­ti­dos cla­ves con Ar­gen­ti­na y an­te el Atle­ti en el Wan­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.