“Aho­ra hay mu­cho di­ne­ro y po­co fút­bol”

Bi­ri Bi­ri

AS (Baleares) - - Sevilla-málaga - J. M. LÓ­PEZ

➥ ¿Có­mo es­tá?

—Es­toy con­ten­to por­que ha­cía mu­chos años que no ve­nía. Siem­pre que es­toy aquí pien­so que es­toy en Gam­bia, por­que la gen­te me quie­re mu­cho y yo a ellos tam­bién. El es­ta­dio ha cam­bia­do mu­cho y tam­bién la ciu­dad, pe­ro los se­vi­lla­nos son ma­ra­vi­llo­sos y la se­vi­llis­ta es la me­jor afi­ción de Es­pa­ña.

—¿Dis­fru­tó vien­do la Cham­pions en Ner­vión?

—Lo que vi an­te el Ma­ri­bor fue ma­ra­vi­llo­so. No pue­do es­tar más con­ten­to por co­mo me tra­ta­ron los se­vi­llis­tas y los se­vi­lla­nos tam­bién, por­que to­do el mun­do me quie­re mu­cho. La pe­na es que he ol­vi­da­do mu­chas pa­la­bras del es­pa­ñol por­que no ten­go a na­die en Gam­bia con quien prac­ti­car­lo

—¿Y la afi­ción?

—La gen­te can­ta en to­do el campo, no só­lo mi pe­ña en Gol Nor­te, sino to­do el es­ta­dio can­tan­do... Es­to es in­creí­ble. Mi co­ra­zón es­ta­ba co­mo el de un fut­bo­lis­ta de 20 años cuan­do es­cu­ché a to­do el mun­do gri­tar “Bi­ri, Bi­ri, Bi­ri...”

—Pre­ci­sa­men­te de los Bi­ris se

Al­ha­ji Mo­mo­do Ni­je, Bi­ri Bi­ri, fue el pri­mer fut­bo­lis­ta ne­gro de la his­to­ria del Se­vi­lla y su es­tan­cia en Ner­vión

des­de 1973 a 1978 mar­có a to­da una ge­ne­ra­ción

ha­bla mu­cho úl­ti­ma­men­te por sus cán­ti­cos...

—Cuan­do yo es­ta­ba aquí no te­nía pe­ña y me fui y aho­ra sí la ten­go. No me lo ex­pli­co. Ellos son jó­ve­nes que no me han vis­to ju­gar pe­ro la que for­man en esa gra­da... A mi pe­ña le di­go que es­toy muy con­ten­to por co­mo ani­man, pe­ro la pe­ña Bi­ri Bi­ri no de­be in­sul­tar ni ser vio­len­ta.

—¿Dón­de ha vis­to más cam­bios res­pec­to a su épo­ca?

—Mi mu­jer se en­fa­da­ba por­que por la ca­lle los ni­ños me pa­ra­ban y a mí me gus­ta­ba que­dar­me ha­blan­do con ellos, con­tes­tan­do a los que pre­gun­ta­ban. Igual por co­sas así me si­guen que­rien­do tan­to. Aho­ra hay ju­ga­do­res que no fir­man au­tó­gra­fos, no dan en­tre­vis­tas... Ellos tie­nen que en­ten­der que la gen­te que se te acer­ca son gen­te que no pa­ra de ani­mar­te pa­ra que tú jue­gues bien.

—Hay quien cul­pa al di­ne­ro.

—Aho­ra hay mu­cho di­ne­ro pe­ro muy po­co fút­bol. To­do es muy in­di­vi­dual. En mis tiem­pos pa­ga­ban po­co pe­ro po­nía­mos el co­ra­zón en to­do.

—¿Qué le pa­re­ce a us­ted lo que se pa­ga aho­ra por ju­ga­do­res co­mo Ney­mar?

—¿Pe­ro pa­ra qué quie­ren tan­to di­ne­ro? ¿Có­mo se pue­de pa­gar eso? Yo no pa­ga­ría nun­ca eso por un ju­ga­dor so­lo, por­que ade­más eso lo que ha­ce es mi­nus­va­lo­rar al res­to de ju­ga­do­res.

—¿Ha vis­to es­tos días a mu­chos ex­com­pa­ñe­ros?

—Sí, sí, Su­per­pa­co, Pa­blo Blan­co, Yi­yi, Cu­rro San­jo­sé, Lo­ra... To­do lo bueno que te­nía­mos cuan­do ju­gá­ba­mos jun­tos lo se­gui­mos te­nien­do. Me tra­tan co­mo si el tiem­po no hu­bie­ra pa­sa­do. Nos acor­da­mos de mu­chas anéc­do­tas, so­bre to­do de la que pa­sa­ba con las co­mi­das, que me gas­ta­ban mu­chas bro­mas.

—To­dos di­cen que eran co­mo una fa­mi­lia

—Cuan­do yo ju­ga­ba to­dos los ju­ga­do­res éra­mos hermanos. En­tre­ná­ba­mos, co­mía­mos jun­tos, íba­mos a to­mar ca­fé, una cer­ve­za (yo co­ca co­la) ... Eso creo que ya no exis­te en el fút­bol. Por eso creo que lo que es­toy vi­vien­do y la amis­tad que ten­go con mis ex­com­pa­ñe­ros es in­creí­ble.

—¿Sa­lían mu­cho?

—En Se­ma­na San­ta sa­lía­mos me­nos... pe­ro en la Fe­ria íba­mos a to­pe. ¿Fe­ria? ¡Bum! Aho­ra los ju­ga­do­res aca­ban de en­tre­nar y se van a su casa... Me gus­ta­ban mu­cho las can­cio­nes de Los Ro­me­ros de La Puebla.

—Hay una le­yen­da ur­ba­na que di­ce que us­ted real­men­te ve­nía a Se­vi­lla a fi­char por el Be­tis...

—Yo em­pe­cé a ju­gar en 1963, fui el pri­mer afri­cano en ju­gar en In­gla­te­rra en el Derby County. Fui el pri­mer ju­ga­dor ne­gro de la his­to­ria del Se­vi­lla. Hay una le­yen­da ur­ba­na que di­ce que me que­ría fi­char el Be­tis y al fi­nal se me­tió el Se­vi­lla en el ae­ro­puer­to, pe­ro eso no es ver­dad. La ver­dad es que yo só­lo sa­bía que ve­nía a Es­pa­ña, no sa­bía que ha­bía un equi­po que se lla­ma­ba Se­vi­lla o se lla­ma­ba Be­tis. Pe­ro con quien me reuní cuan­do lle­gué siem­pre fue la jun­ta di­rec­ti­va del Se­vi­lla.

—¿Dis­fru­tó en Gam­bia de las tres Eu­ro­pa Lea­gues con­se­cu­ti­vas del Se­vi­lla?

—To­do el mun­do en Áfri­ca sa­be que el Se­vi­lla ha ga­na­do tres Eu­ro­pa Lea­gues con­se­cu­ti­vas. Es­pe­cial­men­te en Gam­bia, me de­cían “Bi­ri, que el Se­vi­lla va a ga­nar otro tro­feo, el equi­po en el que tú ju­ga­bas”.

—¿Y có­mo ve al Se­vi­lla de aho­ra?

—Ca­da uno tie­ne su rol. Por ejem­plo Ba­ne­ga, to­dos los pa­ses que da son bue­nos. Nzon­zi siem­pre es­tá en su si­tio pa­ra ata­car y de­fen­der. Ben Yed­der hi­zo tres go­les... Me gus­ta mu­cho es­te Se­vi­lla. Le de­seo que ten­ga suer­te. Por­que si tie­ne suer­te el Se­vi­lla es ca­paz de ga­nar LaLi­ga. Es muy di­fí­cil, cla­ro, pe­ro con la gen­te que tie­ne de­trás y si hay un pe­lín de suer­te... Va­mos a de­jar que sea Dios el que de­ci­da lo que va a pa­sar con el Se­vi­lla.

Ul­tras “La pe­ña Bi­ri Bi­ri no de­be in­sul­tar en el es­ta­dio ni tam­po­co ser vio­len­ta”

Cán­ti­cos “Mi co­ra­zón es­ta­ba co­mo ha­ce 20 años cuan­do el campo me can­tó”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.