Bor­da­lás “La ca­li­dad se su­ple con or­den, tra­ba­jo e ilu­sión”

AS (Baleares) - - Getafe-real Madrid - J. A. DE LA RO­SA

Jo­sé Bor­da­lás (Ali­can­te, 1964) ha em­pe­za­do con buen pie en su es­treno co­mo en­tre­na­dor en Pri­me­ra. La tem­po­ra­da pa­sa­da co­gió al Ge­ta­fe en pues­tos de des­cen­so y ter­mi­nó el cur­so con el

as­cen­so. Aho­ra con­fía en sa­car un buen re­sul­ta­do en la vi­si­ta del Ma­drid al Co­li­seum.

Debut en Pri­me­ra. ¿Qué sien­te cuan­do lle­ga un par­ti­do contra el Real Ma­drid?

—Te sien­tes rea­li­za­do. Es el pre­mio al es­fuer­zo y al ri­gor. Lle­va­ba mu­chos años tra­ba­jan­do pa­ra lle­gar a la me­jor li­ga del mun­do y aho­ra a man­te­ner­se, que se di­ce que es más di­fí­cil.

—¿Qué di­fe­ren­cias ha en­con­tra­do en es­tos pri­me­ros en­cuen­tros?

—To­do tie­ne más re­per­cu­sión y jue­gas contra los me­jo­res, pe­ro el día a día es si­mi­lar. La ma­yor di­fe­ren­cia es­tá en la ca­li­dad de los fut­bo­lis­tas. Zi­da­ne, Guar­dio­la o Si­meo­ne tam­bién tu­vie­ron una pri­me­ra vez. A mí me ha lle­ga­do aho­ra y es­toy se­gu­ro que la voy a apro­ve­char.

—¿Cuán­do de­ci­dió que se de­di­ca­ría a es­to?

—Lo que me gus­ta­ba era ju­gar. Lo tu­ve que de­jar jo­ven por las le­sio­nes y pro­bé en los ban­qui­llos. Vi que no se me da­ba mal y me fui afi­cio­nan­do. He se­gui­do has­ta aho­ra sa­cri­fi­can­do mu­chas co­sas, so­bre to­do con la fa­mi­lia y la de­di­ca­ción a los hi­jos. Por suer­te aho­ra son fe­li­ces y mis pri­me­ros fans.

—¿Qué ba­lan­ce ha­ce de es­tos sie­te pri­me­ros par­ti­dos en Pri­me­ra?

—Las sen­sa­cio­nes son bue­nas. He­mos da­do un buen ni­vel y po­día­mos te­ner más pun­tos. Es­toy con­ten­to. Va­mos su­peran­do di­fi­cul­ta­des y cre­cien­do.

—¿Qué le fal­ta al Ge­ta­fe pa­ra lo que us­ted quie­re?

—Nos fal­ta co­no­cer me­jor la ca­te­go­ría y sa­ber que los erro­res se pa­gan muy ca­ros por­que la ma­yo­ría de equi­pos tie­nen mu­cha ca­li­dad arri­ba. He­mos pa­ga­do al­gu­nos des­pis­tes en mo­men­tos de­ci­si­vos. Es lo que hay que co­rre­gir. Es­ta­mos por de­trás de mu­chos equi­pos en cuan­to a ca­li­dad y hay que su­plir­lo con or­den, tra­ba­jo e ilu­sión.

—Por de­trás del Real Ma­drid, ob­via­men­te.

—El Real Ma­drid es el me­jor equi­po del mun­do. Tie­ne la plan­ti­lla más com­pen­sa­da y lo ha de­mos­tra­do en los úl­ti­mos dos años, en que lo ha ga­na­do ca­si to­do.

—¿Qué le pa­re­ce Zi­da­ne?

—Co­mo fut­bo­lis­ta ha si­do un re­fe­ren­te con un ta­len­to muy es­pe­cial. Co­mo en­tre­na­dor es­tá con­si­guien­do mu­chos ob­je­ti­vos. Es­tá sa­can­do ren­di­mien­to a mu­chos ju­ga­do­res. El ca­so de Is­co es muy cla­ro. Se du­dó de él y le ha sa­ca­do lo me­jor.

—¿Es­pe­ra ro­ta­cio­nes o al me­jor Real Ma­drid?

—No sa­be­mos lo que nos va­mos a en­con­trar. Es­tán to­dos muy iden­ti­fi­ca­dos con la idea de su en­tre­na­dor. Mi­re Bor­ja Ma­yo­ral en Anoe­ta. Ahí se ven las di­fe­ren­cias. Un an­he­lo inal­can­za­ble pa­ra el Ge­ta­fe que jue­ga po­co, pe­ro cuan­do lo ha­ce…

—Al me­nos en los la­te­ra­les sí lle­gan jus­tos. Un pe­li­gro me­nos.

—Da igual. Pa­ra mí en es­tos clu­bes no se pue­de ha­blar de ba­jas. Cual­quier ju­ga­dor de esa plan­ti­lla ha ju­ga­do gran­des par­ti­dos de Cham­pions. No es un ali­vio pa­ra mí.

—¿Sa­be có­mo in­ten­ta­rán fre­nar a Cris­tiano?

—Pue­de te­ner un mal día por­que es hu­mano. Si Cris­tiano tie­ne un buen día es im­po­si­ble pa­rar­le. Tie­ne un an­sia de­pre­da­do­ra. Siem­pre quie­re más y es un ejem­plo de pro­fe­sio­nal.

—¿Qué es lo me­jor que tie­ne el Ma­drid?

—Su con­jun­to. Ha­ce mu­chos años que el Ma­drid no era tan com­pe­ti­ti­vo co­mo equi­po. Son un blo­que muy com­pac­to y de un gran­dí­si­mo ni­vel.

—¿Có­mo es po­si­ble ga­nar­les?

—Mos­trar nues­tro me­jor ni­vel pa­ra em­pe­zar a com­pe­tir. Ser muy fuer­tes de­fen­si­va­men­te y muy osa­dos con el ba­lón pa­ra bus­car la por­te­ría ri­val.

—¿Qué le pi­de al par­ti­do contra el Ma­drid?

—Que la afi­ción se va­ya muy con­ten­ta de lo que vea el sá­ba­do. Con la ima­gen y el com­por­ta­mien­to del equi­po.

—¿Y su ma­yor te­mor?

—Una pér­di­da en cam­po pro­pio contra el Real Ma­drid es más pe­li­gro­sa que contra na­die. Tie­nen fut­bo­lis­tas muy verticales que ti­ran bue­nos des­mar­ques a los es­pa­cios y son le­ta­les en los úl­ti­mos me­tros.

—Lle­va­mos dos se­ma­nas muy con­vul­sas en el país. ¿Les afec­ta a us­te­des?

—Nos in­flu­ye a to­da la so­cie­dad. Es­toy tris­te por el ex­ce­so de ten­sión que se vi­ve. Es­ta­mos en una so­cie­dad eu­ro­pea y dia­lo­gan­te y es­te ti­po de con­flic­tos y cris­pa­ción ge­ne­ra odio y es ma­lí­si­mo...

—¿Pue­den ha­cer al­go los de­por­tis­tas?

—El de­por­te se ha en­car­ga­do siem­pre de unir y en mi opi­nión los de­por­tis­tas no de­be­mos po­si­cio­nar­nos en es­tos te­mas.

—¿Qué apren­die­ron de la de­rro­ta con el Ba­rça en el Co­li­seum?

—Ese día hi­ci­mos mu­chas co­sas bien, pe­ro nos co­gie­ron una vez des­or­de­na­dos y co­rrien­do pa­ra atrás y an­te es­tos equi­pos es le­tal. La co­gió Mes­si y da el pa­se don­de él quie­re. El sá­ba­do no pue­de re­pe­tir­se.

—El Co­li­seum ya no tie­ne bi­lle­tes…

—La res­pues­ta de la afi­ción ha si­do in­creí­ble y no sa­ben lo que nos ayu­da. No pue­do te­ner que­ja, des­de que lle­gué nos han ani­ma­do mu­cho y aho­ra el es­ta­dio es­tá siem­pre ca­si lleno. Te­ne­mos una gran afi­ción.

“¿Mi es­treno en Pri­me­ra? Zi­da­ne, Guar­dio­la o Si­meo­ne tam­bién tu­vie­ron una pri­me­ra vez”

“Zi­da­ne sa­ca ren­di­mien­to a los ju­ga­do­res: se du­dó de Is­co y él le ha sa­ca­do lo me­jor”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.