Pu­tin ha apro­ve­cha­do bien el Mun­dial

AS (Baleares) - - Rusia 2018 - AL­FRE­DO RELAÑO

Dos equi­pos que as­pi­ra­ron a to­do, In­gla­te­rra y Bélgica, se en­fren­tan hoy por na­da. Ser ter­ce­ro o cuar­to no im­por­ta en es­to, aquí el bron­ce no tie­ne el va­lor de otros de­por­tes. Gary Ne­vi­lle lo des­cri­be co­mo ‘un ho­me­na­je al que na­die quie­re acu­dir’. Se­gu­ro que to­dos los ju­ga­do­res pre­fe­ri­rían es­tar de va­ca­cio­nes. Pe­ro al aficionado le ser­vi­rá pa­ra en­tre­te­ner la espera de la fi­nal y lan­zar una úl­ti­ma mi­ra­da de sim­pa­tía a dos se­lec­cio­nes que han de­ja­do im­pron­ta en el Mun­dial. In­gla­te­rra vie­ne de me­nos y se ha he­cho pre­sen­te de nue­vo en el gran fút­bol. En Bélgica va cua­jan­do por fin su mag­ní­fi­ca ge­ne­ra­ción, que ve­nía­mos es­pe­ran­do. Lle­ga el fi­nal de la Co­pa del Mundo y es ho­ra de de­cir que ha sa­li­do muy bien. Pa­ra In­fan­tino, la me­jor de siem­pre. Qui­zá. Des­de lue­go, Pu­tin ha con­se­gui­do lo que que­ría. La ima­gen de Ru­sia co­mo país siem­pre mis­te­rio­so y aho­ra hos­co y pe­li­gro­so, co­mo em­pe­ña­do en re­cu­pe­rar a cual­quier cos­ta el pres­ti­gio si­nies­tro de la ex­tin­ta URSS, ha si­do en­dul­za­da gra­cias al cam­peo­na­to. Sus ul­tras no han com­pa­re­ci­do. Ya me lo ad­vir­tió Ma­ro­to: “Pu­tin no les va a de­jar mo­ver­se”. La se­gu­ri­dad ha si­do ejem­plar y sin la in­co­mo­di­dad de re­gis­tros ex­ce­si­vos. To­do el que ha acu­di­do de fue­ra (ha ha­bi­do tres mi­llo­nes de vi­si­tan­tes a la Pla­za Ro­ja) re­gre­sa bien im­pre­sio­na­do. El in­ven­to de la Fan ID, una car­ta de iden­ti­fi­ca­ción col­ga­da y bien vi­si­ble que ha­cía has­ta las ve­ces de vi­sa­do, ha si­do fun­da­men­tal. Al que se ha pa­sa­do se le re­ti­ró y san­tas pas­cuas. Po­cos ca­sos, pe­ro jus­tos. Prác­ti­ca­men­te, lo úni­co des­agra­da­ble han si­do los aco­sos a re­por­te­ras, una mo­da odio­sa que hay que ata­jar con fir­me­za. Pe­ro mi­llo­nes de afi­cio­na­dos de to­do el mundo han dis­fru­ta­do en Ru­sia, mu­chos en ciu­da­des has­ta aho­ra des­co­no­ci­das pa­ra el gran mundo, to­das es­pon­ján­do­se pa­ra que la fa­mi­lia del fút­bol dis­fru­ta­ra del Mun­dial y de aquel país. Pa­ra eso es­tá la Co­pa del Mundo: pa­ra acer­car pue­blos. Via­jan­do se en­tien­de la gen­te.

“...LO DES­CRI­BE CO­MO ‘UN HO­ME­NA­JE AL QUE NA­DIE QUIE­RE ACU­DIR’. SE­GU­RO...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.