Bélgica e In­gla­te­rra, con des­ga­na por el bron­ce

Se ven las ca­ras de nue­vo tras en­fren­tar­se en la pri­me­ra fa­se

AS (Baleares) - - Rusia 2018 - GUI­LLEM BALAGUÉ

In­gla­te­rra y Bélgica se en­fren­tan por se­gun­da vez en es­te Mun­dial. El pri­mer en­cuen­tro no lo qui­so ga­nar na­die (la de­rro­ta ga­ran­ti­za­ba el pase a los cru­ces en teo­ría más fá­ci­les) y es­te se­gun­do no ape­te­ce ju­gar­lo. Y es una pe­na por­que es­tas dos se­lec­cio­nes han apor­ta­do ale­gría al Mun­dial, pe­ro apa­re­ce­rán hoy en el es­ta­dio de Kres­tovsky re­cu­pe­rán­do­se de la de­pre­sión de ver­se a un pa­so de la glo­ria pe­ro, en su lu­gar, en­con­trar­se que la ca­be­za es­tá de va­ca­cio­nes y el cuer­po to­da­vía en Ru­sia. Gary Ne­vi­lle ha des­cri­to es­te par­ti­do co­mo un “en­cuen­tro ho­me­na­je” al que na­die quie­re acu­dir.

Tie­ne par­te de ra­zón. A es­tas alturas la na­rra­ti­va que acom­pa­ña a ca­da se­lec­ción se ha es­cri­to y se­lla­do, per­te­ne­ce ya al fol­clo­re del Mun­dial. Se pue­de re­su­mir en: In­gla­te­rra no dio pa­ra más pe­ro vuel­ven a ca­sa co­mo hé­roes; Bélgica se quedó por el ca­mino pe­ro tie­ne por fin la men­ta­li­dad pa­ra in­ten­tar ga­nar otros tor­neos.

En In­gla­te­rra se ha ce­le­bra­do la de­rro­ta co­mo si fue­ra la úl­ti­ma, co­mo si el fút­bol fue­ra una co­sa li­neal y aho­ra vi­nie­ran las vic­to­rias por­que el equi­po ha ga­na­do en ex­pe­rien­cia, ha ju­ga­do par­ti­dos im­por­tan­tes y ha de­ja­do bue­na im­pre­sión. Pe­ro el aná­li­sis em­pie­za a ir un po­co más allá tres días des­pués de las se­mi­fi­na­les y em­pie­za a to­car en he­ri­das abier­tas y que cos­ta­rán ce­rrar. Los me­dios vuel­ven a mi­rar con bue­nos ojos a su se­lec­ción, pe­ro no pue­den ne­gar que el éxi­to en es­te tor­neo vie­ne da­do por su acier­to a ba­lón pa­ra­do y cohe­sión co­mo gru­po. Les fal­tan crea­do­res de jue­go, cen­tro­cam­pis­tas que con­tro­len los par­ti­dos. No exis­ten o son muy jó­ve­nes (Fo­den, ju­ga­dor del Man­ches­ter City en el que tan­to con­fía Guar­dio­la, tie­ne só­lo 18 años). El ex­pe­ri­men­to de ju­gar con cua­tro de­lan­te­ros no fun­cio­nó por­que jus­ta­men­te por ese ex­ce­so de fut­bo­lis­tas que mi­ra­ban siem­pre ha­cia arri­ba fue­ron in­ca­pa­ces de ma­ne­jar los en­cuen­tros.

Ter­ce­ros Si aca­ban así se­ría el se­gun­do me­jor Mun­dial de los ‘pross’

Ade­más los erro­res fue­ron co­me­ti­dos por los sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les, es­pe­cial­men­te Wal­ker y John Sto­nes; al pri­me­ro le fa­lla la con­cen­tra­ción a me­nu­do, el se­gun­do se des­pis­tó en una so­la pe­ro cla­ve oca­sión, an­te Mand­zu­kic pa­ra el 2-1. Así que South­ga­te se ha pa­sa­do el Mun­dial ocul­tan­do las de­bi­li­da­des y re­for­zan­do el sim­ple es­ti­lo de jue­go es­co­gi­do que pro­me­tía más tras la pri­me­ra par­te de Tú­nez, el pri­mer par­ti­do del Mun­dial.

Qui­zá no vol­vie­ron a ju­gar tan bien des­de en­ton­ces.

Los re­sul­ta­dos es­tu­vie­ron por en­ci­ma del ni­vel mos­tra­do, pe­ro un ter­cer pues­to se­ría el se­gun­do me­jor Mun­dial de la his­to­ria pa­ra los pross. South­ga­te se lo es­tá in­ten­tan­do to­mar lo más en se­rio po­si­ble. Na­die se acuer­da del ter­ce­ro en un tor­neo pe­ro se­ría más com­pli­ca­do se­guir en la ve­na po­si­ti­va si vuel­ven a ca­sa tras per­der los par­ti­dos con las se­lec­cio­nes más po­ten­tes: ya lo hicieron an­te la pro­pia Bélgica en la fa­se de gru­pos y tam­bién an­te Croa­cia en se­mi­fi­na­les.

Bélgica, lleno de ju­ga­do­res de la Pre­mier, ha mos­tra­do una fle­xi­bi­li­dad tác­ti­ca que ha gus­ta­do a los co­men­ta­ris­tas pe­ro les fal­tó una marcha más pa­ra ba­tir la or­ga­ni­za­ción fran­ce­sa. En to­do ca­so, ya no po­drá vol­ver a de­cir­se que hay ju­ga­do­res que no pue­den ju­gar jun­tos o que la ri­que­za de su plan­ti­lla no se re­fle­ja en su jue­go. Bélgica se ha con­ver­ti­do en un equi­po, prin­ci­pal­men­te por las de­ci­sio­nes de Ro­ber­to Martínez so­bre la con­vo­ca­to­ria. Y hay más: el tor­neo ha ele­va­do el es­ta­tus del entrenador de Ba­la­guer, de Lu­ka­ku, in­clu­so de De Bruy­ne y Cour­tois, que co­mo mí­ni­mo con­fir­ma­ron su ca­te­go­ría de es­tre­llas in­ter­na­cio­na­les.

Ro­ber­to Martínez, aho­ra que co­no­ce bien el ham­bre com­pe­ti­ti­vo del gru­po, se quie­re lle­var la ter­ce­ra pla­za pa­ra que sir­va de re­fe­ren­cia en los pró­xi­mos dos años. Es­ta ge­ne­ra­ción do­ra­da, que ca­yó en los cuar­tos de fi­nal en el Mun­dial de 2014 fren­te a Ar­gen­ti­na y en la mis­ma fa­se en la Eu­ro­co­pa de 2016 an­te Ga­les, ha da­do un pa­so más. La de­rro­ta an­te Fran­cia el pa­sa­do mar­tes fue la pri­me­ra en 25 en­cuen­tros, pe­ro da la sen­sa­ción de que el equi­po, con seis fut­bo­lis­tas con más de 30 años o a pun­to de cum­plir­los, es­tá ma­du­ran­do y, des­pués del Mun­dial de Ru­sia, ha­brá que exi­gir­les un nue­vo asal­to a un tí­tu­lo, el de la Eu­ro­co­pa de 2020.

Es­ta­tus

El tor­neo de Bélgica ha ele­va­do la repu­tación de Ro­ber­to

Martínez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.