Jo­sé Ignacio Hi­dal­go “No hay que aver­gon­zar­se por te­ner una pasión”

AS (Catalunya) - - Deporte Y Cultura - JA­VIER HER­NÁN­DEZ

Los cur­sos ‘De­por­te, Cul­tu­ra y So­cie­dad’ se han co­la­do es­te año den­tro de los pres­ti­gio­sos Cur­sos de ve­rano del Es­co­rial. Su di­rec­tor, ase­sor de de­por­tes en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, nos ha­bla de los be­ne­fi­cios del de­por­te, de sus pre­jui­cios... El año que vie­ne re­pi­ten. ➥

Pa­ra quien no ha­ya asis­ti­do, con­ven­za al lector de que el de­por­te tie­ne tan­ta sus­tan­cia co­mo pa­ra en­trar en el pro­gra­ma de los pres­ti­gio­sos cur­sos del Es­co­rial ....

—Fí­je­se si tie­ne sus­tan­cia que he­mos te­ni­do que de­jar fue­ra te­mas sin tra­tar. Se han tra­ta­do te­mas tan im­por­tan­tes co­mo la re­la­ción en­tre el de­por­te y la sa­lud. ¿A quién no le im­por­ta su sa­lud? Aho­ra mis­mo hay mu­cha gen­te que ha­ce de­por­te, es­tá muy de mo­da, pe­ro mu­chas ve­ces la gen­te es­tá co­rrien­do ries­gos. He­mos tra­ta­do la im­por­tan­cia de los aná­li­sis de da­tos, to­dos los nue­vos mé­to­dos cien­tí­fi­cos apli­ca­dos al de­por­te. El de­por­te es­tá en au­ge, hay mu­chos de­por­tes emer­gen­tes que tra­tan de sa­car la ca­be­za más allá del fútbol. Tam­bién he­mos tra­ta­do fútbol, por su­pues­to.

—Los cur­sos han du­ra­do cin­co días, ¿es­tán abier­tos a to­do el mun­do?

—Sí. Só­lo hay que ha­cer una ma­trí­cu­la con pre­cios muy ase­qui­bles.

—¿Por qué si hay un mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, Cul­tu­ra y De­por­te al ciu­da­dano lue­go le cues­ta re­la­cio­nar a los tres? —Creo que es un pro­ble­ma de ba­se, de edu­ca­ción. La gen­te tie­ne que en­ten­der que ha­cer de­por­te es co­mo for­mar­se en otros as­pec­tos. Ser de­por­tis­ta te da unos va­lo­res que son ne­ce­sa­rios pa­ra que la so­cie­dad va­ya bien. Por ello creo que esa per­cep­ción es un pro­ble­ma de edu­ca­ción que ca­da día se es­tá co­rri­gien­do más.

—Si el de­por­te tie­ne más se­gui­do­res que la po­lí­ti­ca, y por tan­to más co­no­ce­do­res de la ma­te­ria, ¿por qué es­tá peor vis­ta una con­ver­sa­ción de­por­ti­va que una po­lí­ti­ca? —Pue­de que exis­ta una cier­ta ca­ren­cia en aso­ciar la cul­tu­ra con el de­por­te. Pa­re­ce que de de­por­te só­lo se pue­den ha­blar fri­vo­li­da­des, pe­ro cuan­do se dan opi­nio­nes pro­fe­sio­na­les y cien­tí­fi­cas no tie­ne por qué es­tar mal vis­to. Y des­de el pun­to de vis­ta del afi­cio­na­do no hay por qué aver­gon­zar­se de te­ner una pasión que te li­be­re de ten­sión en el tra­ba­jo. Pue­de ser tam­bién por­que es tan­to el vo­lu­men de in­for­ma­ción que se da, que a ve­ces se ba­na­li­za. —Es­tos cur­sos han te­ni­do la ca­pa­ci­dad de aglu­ti­mar a in­te­lec­tua­les, pe­rio­dis­tas de pres­ti­gio (en­tre ellos Al­fre­do Relaño, di­rec­tor de AS), de­por­tis­tas, eje­cu­ti­vos... ¿Qué les pre­gun­ta­ba la gen­te?

—Lo que más in­tere­só a los asis­ten­tes fue la ba­na­li­za­ción de los con­te­ni­dos de­por­ti­vos. Ha ha­bi­do un po­co de po­lé­mi­ca res­pec­to a esas te­le­vi­sio­nes que ha­cen ter­tu­lias un po­co di­ri­gi­das, un po­co guia­das más al es­pec­tácu­lo que a la pro­pia in­for­ma­ción. Eso ha preo­cu­pa­do bas­tan­te y ha te­ni­do re­per­cu­sión. Y lue­go, a la gen­te le ha in­tere­sa­do mu­cho la vi­sión que to­dos los po­nen­tes die­ron re­sal­tan­do mu­cho los va­lo­res del de­por­te. —-¿Cree que exis­te cier­ta so­bre­ex­ci­ta­ción en las for­mas que a ve­ces se uti­li­zan en los me­dios?

—Sí, pe­ro no só­lo con el de­por­te, tam­bién con la po­lí­ti­ca… Aho­ra ve­mos có­mo cual­quier ter­tu­lia, ya sea po­lí­ti­ca, cul­tu­ral o de­por­ti­va tien­de más al es­pec­tácu­lo.

—El fútbol aglu­ti­na la ma­yo­ría de las mi­ra­das del de­por­te, has­ta el pun­to de que hay quien pien­sa que el fútbol cri­mi­na­li­za a los de­más de­por­tes…

—Es más, creo que el fútbol sa­le pe­na­li­za­do de esa vi­sión, por­que el fut­bo­lis­ta es un de­por­tis­ta que tie­ne esos va­lo­res del de­por­te pe­ro co­mo siem­pre se ve una ima­gen más frí­vo­la, más co­mer­cial… Me que­do con una fra­se de la in­ter­ven­ción de Relaño, que re­sal­ta­ba que el fútbol ha si­do un ele­men­to de cohe­sión en Eu­ro­pa, con la crea­ción de la Copa de Eu­ro­pa. El fútbol sa­le pe­na­li­za­do de esa ba­na­li­za­ción, pe­ro sí es cier­to que el tiem­po que se le de­di­ca al fútbol no se le de­di­ca a otros de­por­tes.

—¿La so­cie­dad ha ro­to ya con la co­le­ti­lla de que el de­por­tis­ta no es ami­go de la cul­tu­ra? —La vi­sión que se ha da­do en es­tos cur­sos es que el de­por­tis­ta es una per­so­na tre­men­da­men­te pre­pa­ra­da. A mí me de­jó im­pre­sio­na­do Car­lo­ta Cas­tre­ja­na, sus co­no­ci­mien­tos y su for­ma de ha­blar, así co­mo los en­tre­na­do­res que es­tu­vie­ron. La con­clu­sión que he sa­ca­do es que hay mu­cha pro­fe­sio­na­li­za­ción que no se ve.

—¿Qué tie­ne que su­ce­der du­ran­te los cur­sos pa­ra que, al fi­na­li­zar, el di­rec­tor es­té or­gu­llo­so?

—To­dos los que han acu­di­do nos han da­do las gra­cias y al aca­bar nos han pe­di­do que ha­ga­mos otros cur­sos nue­vos. No se pue­de pe­dir más. —En­ton­ces, ¿nos ve­mos el año que vie­ne en El Es­co­rial? —El pró­xi­mo año que­re­mos te­ner pre­sen­cial­men­te a más de­por­tis­tas ac­tua­les, y ofre­cer al­go más de la re­la­ción de la in­for­má­ti­ca con el de­por­te, pues ca­si to­dos los equi­pos de­por­ti­vos es­tán tra­ba­jan­do con el aná­li­sis de da­tos.

El de­por­te es­tá en au­ge. Hay mu­chos que in­ten­tan sa­car la ca­be­za más allá del fútbol”

El pró­xi­mo año ha­brá más re­la­ción in­for­má­ti­ca-de­por­te, to­dos tra­ba­jan con aná­li­sis de da­tos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.