Ge­rard he­re­dó el es­pí­ri­tu de ‘Ches­cu’, un pa­dre go­lea­dor

AS (Catalunya) - - Espanyol - —A. M.

■ Fran­cis­co Mo­reno (1961) es en el mun­do del fút­bol ca­ta­lán Ches­cu. Un de­lan­te­ro go­lea­dor, que po­día ju­gar de ex­tre­mo, y que con su es­pí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo hi­zo ca­rre­ra en ca­te­go­rías re­gio­na­les. Pu­do dar el sal­to a Se­gun­da B, cuan­do se creó la ca­te­go­ría en los 80, pe­ro fi­nal­men­te no fra­gua­ron las ofer­tas y si­guió en Ter­ce­ra y en Pre­fe­ren­te mar­can­do go­les, lo que me­jor sa­bía ha­cer.

Ches­cu em­pe­zó en 1979 en el Bar­ce­lo­na C, pa­ra des­pués dar la vuel­ta a to­do el fút­bol bar­ce­lo­nés: Igua­la­da, Eu­ro­pa, Prat y Po­ble Sec. Un tro­ta­mun­dos en un fút­bol ca­ta­lán que le­van­ta­ba pa­sio­nes ca­da fin de se­ma­na. Un aman­te del fút­bol, que des­de los 18 has­ta los 34 años com­ple­tó una ca­rre­ra ex­ten­sa pa­ra tam­bién ga­nar­se unas pe­se­tas, aun­que fi­nal­men­te el tra­ba­jo y la fa­mi­lia le hi­cie­ron col­gar las bo­tas.

Ese es­pí­ri­tu y lu­cha que él te­nía en el cam­po es lo que re­co­no­ce aho­ra en su hi­jo Ge­rard. Cuan­do el go­lea­dor del Es­pan­yol era pe­que­ño iba a ver su pa­dre en los dos úl­ti­mos equi­pos en los que ju­gó: el Sant Il­de­fons y el Alcalá, un con­jun­to hu­mil­de del ba­rrio bar­ce­lo­nés de la Ver­ne­da. Ge­rard era un ni­ño y em­pe­zó a em­pa­par­se de la pa­sión por el fút­bol que se res­pi­ra­ba en el ves­tua­rio: era uno de los ni­ños en en­trar y com­par­tir los mo­men­tos pre­vios y pos­te­rio­res al en­cuen­tro del cam­po del ca­lle Me­nor­ca.

Lue­go, Ge­rard ya co­men­zó a de­mos­trar fa­ci­li­dad pa­ra ju­gar a fút­bol y em­pe­zó a es­cri­bir una his­to­ria que pro­si­gue aho­ra en el Es­pan­yol. En su mo­men­to, arries­ga­ron al ir­se al Ba­da­lo­na. Una de­ci­sión con­sen­sua­da en­tre pa­dre e hi­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.