Leo vuel­ve a su há­bi­tat natural

AS (Galicia) - - Atlético De Madrid-barcelona - SAN­TI GI­MÉ­NEZ ■

To­dos los fut­bo­lis­tas, ya sean de éli­te, ter­ce­ro­las, o afi­cio­na­dos do­min­gue­ros... To­dos, ab­so­lu­ta­men­te to­dos, em­pe­za­ron a ju­gar a es­to pa­ra di­ver­tir­se. Mes­si no es la ex­cep­ción. Lo que pa­sa es que a me­di­da que uno ha­ce de su afi­ción su vi­da lle­gan mo­men­tos de su­fri­mien­to. Me cuen­tan des­de Ar­gen­ti­na que es­ta úl­ti­ma se­ma­na Mes­si su­frió el fút­bol. Tras em­pa­tar an­te Pe­rú en Bue­nos Ai­res y ver­se abo­ca­do a ju­gar­se la cla­si­fi­ca­ción mun­dia­lis­ta a una car­ta en Ecua­dor, Leo se en­ce­rró en Ezei­za, apa­gó el te­lé­fono, no sa­lió ni en el día li­bre y se ob­se­sio­nó con el si­guien­te par­ti­do. Pue­de que ha­ya si­do una de las es­ca­sí­si­mas oca­sio­nas en las que a Mes­si le do­lió el fút­bol. A Qui­to fue a cum­plir una mi­sión, cuan­do, pa­ra él, un par­ti­do siem­pre ha­bía si­do si­nó­ni­mo de di­ver­sión. Una vez cum­pli­da la ta­rea, re­gre­sa el ge­nio a su há­bi­tat natural, ese en el que los par­ti­dos, se ga­nen o se pier­dan, vuel­ven a ser di­ver­ti­dos y no una cues­tión na­cio­nal.

Pre­ci­sa­men­te por eso, Mes­si re­gre­sa fe­liz. Lle­ga­rá al Wan­da pa­ra en­fren­tar­se a uno de los me­jo­res equi­pos de Eu­ro­pa con una pa­li­za en las pier­nas, sin ape­nas en­tre­na­mien­to, pe­ro son­rien­do. Y ya di­jo Guar­dio­la que si Mes­si es­tá a gus­to, to­do es más fá­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.