Ru­bia­les ac­tuó co­mo un pa­trón

AS (Galicia) - - Mundial Rusia 2018 - JE­SÚS GALLEGO ■

Luis Ru­bia­les se car­gó a Lo­pe­te­gui pa­ra de­mos­trar que en la Fe­de­ra­ción man­da él y na­die más. Que­ría mos­trar al mun­do que el Real Ma­drid no po­día in­ter­fe­rir en la Se­lec­ción y, so­bre to­do, que no se po­día nin­gu­near al nue­vo je­fe. Ini­cial­men­te, cuan­do Ru­bia­les fue in­for­ma­do por Flo­ren­tino Pé­rez y Lo­pe­te­gui del acuer­do, su pri­me­ra reac­ción fue com­pren­si­va y has­ta cor­dial, in­tere­sa­do só­lo en no apa­re­cer co­mo un in­vi­ta­do de pie­dra en la ope­ra­ción. Una vez que el Ma­drid co­mu­ni­có el fi­cha­je, el te­lé­fono del pa­trón em­pe­zó a echar hu­mo. An­te las pre­gun­tas de pe­rio­dis­tas y alle­ga­dos, su úni­ca res­pues­ta era: “Me he en­te­ra­do ha­ce cin­co mi­nu­tos”.

Ame­di­da que sus in­ter­lo­cu­to­res mos­tra­ban su sor­pre­sa, el to­rren­te san­guí­neo de Ru­bia­les se fue des­bo­can­do y pa­só de la com­pren­sión a la ver­güen­za y el re­sen­ti­mien­to. En su re­gre­so ace­le­ra­do a Kras­no­dar hi­zo fir­me su de­ci­sión y no hu­bo ma­ne­ra de se­re­nar­lo. “Ha lle­ga­do co­mo una pan­te­ra”, de­cía uno de los miem­bros del staff téc­ni­co de la Se­lec­ción. El en­ton­ces di­rec­tor de­por­ti­vo, Fer­nan­do Hie­rro, le di­jo que era una lo­cu­ra des­ti­tuir al se­lec­cio­na­dor a dos días del de­but. Los ca­pi­ta­nes le mos­tra­ron su preo­cu­pa­ción por lo ra­di­cal de la me­di­da, pe­ro el plo­mo es­ta­ba pre­pa­ra­do. Al Pa­trón se le res­pe­ta y ya es­tá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.