Un león es siem­pre un león

Fre­na­zo del Ma­drid an­te la fie­re­za del Ath­le­tic ● La le­sión de Mu­niain, Ca­se­mi­ro e Is­co cam­bia­ron el par­ti­do ● Unai Si­món se doc­to­ró ● No ju­gó Ma­riano

AS (Galicia) - - Tema Del Día - LUIS NIE­TO REPORTAJE GRÁFICO JUAN FLOR, PAULINO ORI­BE Y JA­VIER GANDUL

El pri­mer fre­na­zo de Ba­le y Ben­ze­ma le costó dos pun­tos al Ma­drid. A am­bos les pu­do San Ma­més, un cam­po que exi­ge más pa­na que se­da. Y tar­dó en en­trar Is­co, que di­ri­gió la tra­ma en la se­gun­da mi­tad. El Ath­le­tic fue un equi­po va­le­ro­so y for­ni­do has­ta que se le aca­bó el com­bus­ti­ble. Y se de­fen­dió bien al fi­nal con los ve­te­ra­nos que se ha­bía aho­rra­do Be­riz­zo en los ini­cios de tem­po­ra­da.

Ca­mino de los no­ven­ta años de Li­ga, no aca­ba el Ma­drid de co­bi­jar­se en San Ma­més, in­de­pen­dien­te­men­te de si le pi­lla al Ath­le­tic el tran­ce su­bien­do o ba­jan­do. Por­que la pro­pues­ta ro­ji­blan­ca es siem­pre la de gue­rrear y tam­po­co el Ma­drid de Lo­pe­te­gui es­tá en esas.

Be­riz­zo pro­pu­so un par­ti­do con pi­mien­ta: doble 4-1 de sa­li­da, con aco­me­ti­das en la pri­me­ra pre­sión so­bre el Ma­drid, per­se­cu­cio­nes in­di­vi­dua­les es­po­rá­di­cas y se­lec­ti­vas, muy biel­sis­tas, y Wi­lliams desafian­do en ve­lo­ci­dad a los centrales. Mu­cho su­dor pa­ra tan po­co gol, de­be pen­sar el arie­te.

Al Ma­drid le su­peró esa emotividad tan pro­pia de ese es­ta­dio, más tras via­jar sin es­col­ta. Por­que Lo­pe­te­gui pres­cin­dió de sa­li­da de Ca­se­mi­ro, ju­ga­dor que no con­vie­ne ar­chi­var en cam­pos co­mo es­te.

Con to­do, a los dos mi­nu­tos, Mo­dric no acer­tó en una oca­sión ma­ni­fes­ta, a pase de Asen­sio. Y el pro­pio ex­tre­mo ba­lear, la me­jor re­fri­ge­ra­ción ofen­si­va del Ma­drid, obli­gó a Unai Si­món a un pa­ra­dón a mano cam­bia­da. Pe­ro el equi­po blan­co se vio siem­pre so­me­ti­do al es­trés de pa­gar por sus pér­di­das. Su do­mi­nio tea­tral no le lle­vó le­jos y, ade­más, se de­jó abier­to el cos­ta­do de Mar­ce­lo. Por ahí se in­fil­tró De Mar­cos pa­ra pre­pa­rar el 1-0. Wi­lliams y Mu­niain to­ca­ron la pe­lo­ta an­tes de que aca­ba­ra en la red. Un gol que atur­dió al Ma­drid, con Ce­ba­llos tan po­co en­to­na­do co­mo Kroos y Mo­dric, al que la vuel­ta al co­le le ha co­gi­do col­gán­do­se me­da­llas y mi­rán­do­se el suel­do. No fue ca­paz de cam­biar­le el pa­so al equi­po an­te la sa­li­da ra­bio­sa del Ath­le­tic, con Raúl Gar­cía, Su­sae­ta y Mu­niain en una es­pe­cie de efec­to avis­pe­ro, in­quie­tan­te y mo­les­to.

Aque­llo du­ró lo que las fuer­zas del Ath­le­tic, al que le que­bró la pa­li­za del pri­mer tiem­po. Tam­bién la le­sión de Mu­niain. Ca­da cam­bio del Ma­drid fue qui­tán­do­le tra­ve­su­ras y dán­do­le pro­ble­mas. Ca­se­mi­ro le ce­rró la sa­li­da, Is­co le cam­bió el me­ta­bo­lis­mo al par­ti­do. Ba­le al­zó la mano des­de la de­re­cha. Des­de ahí sir­vió el em­pa­te a Is­co, que ca­be­ceó so­bre la mar­cha y sin vi­gi­lan­cia. An­tes ya le ha­bía ne­ga­do Unai Si­món el em­pa­te a Ramos. Y des­pués, a Asen­sio, pre­vio con­trol mag­ní­fi­co del ba­lear. Ahí el Ath­le­tic es­tá fa­bri­can­do un gran por­te­ro. El vai­vén fi­nal, de dos equi­pos sin vuel­ta, ofre­ció una ver­be­na de oca­sio­nes. Lo­pe­te­gui qui­so apro­ve­char el tor­be­llino con Lu­cas Váz­quez. Be­riz­zo qui­so pa­rar­lo qui­tan­do a Wi­lliams pa­ra lle­nar el cam­po de obs­tácu­los a cam­bio del re­plie­gue. Ma­riano lo vio des­de el ban­qui­llo. Sa­lir de ahí le va a cos­tar un mun­do. Y ex­pli­cár­se­lo al afi­cio­na­do, aún más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.