Be­ní­tez no se en­te­ra

AS (Las Palmas) - - CARRUSEL ON FIRE - JE­SÚS GA­LLE­GO (@JGALLEGOon­fi­re)

Cam­pa­ña de hu­mo. Que­ri­do Ra­fa, la cam­pa­ña de la cam­pa­ña no se la cree na­die, ni los ma­dri­dis­tas. Lo que quie­ren los afi­cio­na­dos del Ma­drid es que su equi­po jue­gue bien al fút­bol, que sea só­li­do y di­ver­ti­do a la vez, que se vea con­jun­ta­do y que do­mi­ne a los ri­va­les, so­bre to­do en su es­ta­dio y an­te con­tra­rios con un pre­su­pues­to com­pa­ra­ti­va­men­te irri­so­rio. Va­mos, lo que ha he­cho el Ma­drid to­da la vi­da, co­mo bien de­be­ría sa­ber Ra­fa, que pre­su­me de co­no­cer su his­to­ria en ca­da con­fe­ren­cia de pren­sa. Co­mo en su día se di­jo en es­ta co­lum­na, Be­ní­tez fue fi­cha­do pa­ra tra­ba­jar y evo­lu­cio­nar tác­ti­ca­men­te al equi­po y me­dio año des­pués jue­gan los mis­mos, con idén­ti­co sis­te­ma que con An­ce­lot­ti, y en­ci­ma ca­brea­dos. Mu­chas al­for­jas pa­ra tan po­co via­je. Na­die en­tien­de por qué se em­pe­ña en po­ner a la fra­ca­sa­da BBC arri­ba cuan­do se ha de­mos­tra­do una y mil ve­ces que con­di­cio­na ne­ga­ti­va­men­te el jue­go y la cohe­sión del equi­po. Sí, tie­nen pe­ga­da de vez en cuan­do, so­lo fal­ta­ría, pe­ro no se mez­clan bien, no crean jue­go, no pre­sio­nan ade­cua­da­men­te y no de­fien­den ca­si nun­ca. En el club ya le han di­cho que prue­be con cua­tro cen­tro­cam­pis­tas pa­ra equi­li­brar el me­dio y evi­tar más son­ro­jos. Ade­más, da­da su po­ca as­cen­den­cia en el ves­tua­rio, le ven­dría bien car­gar­se a una va­ca sa­gra­da del on­ce pa­ra de­mos­trar a los de­más que tie­ne man­do y cri­te­rio, aun­que lo mis­mo ya es tar­de pa­ra que le to­men en se­rio al­gu­nos ju­ga­do­res.

Mes­ta­lla jue­ga. Te­nien­do en cuen­ta co­mo es­tá el Va­len­cia, con Gary Ne­vi­lle es­tre­nán­do­se en un ban­qui­llo co­mo si un mé­di­co re­cién sa­li­do de la uni­ver­si­dad se es­tre­na­rá en un qui­ró­fano con un mul­ti­tras­plan­te, la afi­ción che se­rá an­te el Ma­drid la que di­ri­ja a su equi­po. Si al­guien es ca­paz de mo­ti­var, exi­gir, ten­sio­nar y ti­rar de esos ju­ga­do­res es la gra­da de Mes­ta­lla, el en­tre­na­dor aún no es­tá pa­ra eso. Co­mo su­ce­die­ra an­te el Ba­rça, los va­len­cia­nis­tas que va­yan al cam­po se­rán más que el ju­ga­dor nú­me­ro do­ce, se­rán tam­bién el en­tre­na­dor, el ca­pi­tán, el ma­sa­jis­ta...

El trono azul­gra­na. La fo­to que se hi­zo el Ba­rça an­tes de ju­gar con el Be­tis es la en­vi­dia del fút­bol mun­dial. Los azul­gra­nas lu­cen los tro­feos de un año ma­ra­vi­llo­so que, ade­más de con­so­li­dar una vez más su idea de jue­go, ha en­cum­bra­do a su tri­den­te ofen­si­vo co­mo una de­lan­te­ra his­tó­ri­ca por sus nú­me­ros, el re­gis­tro de go­les es ex­tra­te­rres­tre, y por la plas­ti­ci­dad de su jue­go. Si el tri­den­te le du­ra mu­chos años al Ba­rça, co­sa que ha­brá que ver por­que lo nor­mal es que otros clu­bes gran­des de Eu­ro­pa echen un ór­da­go sú­per mi­llo­na­rio por Ney­mar, va a ser di­fí­cil que al­guien le des­ban­que co­mo el gran do­mi­na­dor del fút­bol de es­te si­glo.

El gol nú­me­ro 100. ¡Qué di­fí­cil es­tá sien­do mar­car el gol nú­me­ro cien a To­rres! Has­ta le he­mos sa­ca­do una can­ción en Ca­rru­sel. Y cuán­to le cues­ta al Atle­ti mar­car. Lo sor­pren­den­te es que el Cho­lo ha de­ci­di­do re­for­zar el equi­po con cen­tro­cam­pis­tas que pre­ci­sa­men­te no tie­nen mu­cho gol. Co­mo se le­sio­ne Griez­mann, to­dos a re­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.