Oca­sión de oro en el lu­gar del cri­men

Be­ní­tez, con la so­ga al cue­llo don­de se rom­pió el en­can­to An­ce­lot­ti

AS (Las Palmas) - - TEMA DEL DÍA - LUIS NIE­TO

El 23 El de ma­yo de 2004 se sen­tó Be­ní­tez por úl­ti­ma vez en el ban­qui­llo de Mes­ta­lla. Per­dió an­te el Al­ba­ce­te (0-1), de­rro­ta in­do­lo­ra por­que días an­tes el equi­po se ha­bía pro­cla­ma­do cam­peón de Li­ga y UEFA. Re­gre­só en 2011 pa­ra que le im­pu­sie­ran la in­sig­nia de oro y bri­llan­tes del club. Y aquí es­tá de nue­vo, en pa­pel de (ve­ne­ra­do) enemi­go del Va­len­cia, de par­te del ma­dri­dis­mo y de la cla­si­fi­ca­ción, an­te otro pun­to de par­ti­do, pe­ro aho­ra en un cam­po al que le gus­ta ha­cer­se el an­ti­pá­ti­co con su equi­po y fren­te a un enemi­go po­de­ro­so, asig­na­tu­ra que el Ma­drid sus­pen­de con reite­ra­ción. Es tam­bién un re­gre­so al lu­gar del cri­men, des­de don­de el Ma­drid de An­ce­lot­ti se vino del cie­lo al suelo co­mo un pe­so muer­to por es­tas mis­mas fe­chas. Y una oca­sión úni­ca tras el pin­cha­zo del Ba­rça en el der­bi.

A fal­ta de me­jo­res ar­gu­men­tos, al Ma­drid le con­vie­ne con­ju­gar el en­cuen­tro en pa­si­va. El Va­len­cia ha ga­na­do só­lo dos de los úl­ti­mos diez par­ti­dos, los de la Co­pa an­te el Ba­ra­kal­do, un

El duelo Re­gre­sa Ra­mos an­te un Va­len­cia de do­ble fi­lo: Al­cá­cer y Ne­gre­do

Se­gun­da B. Al gri­to de “¡Nuno, ve­te ya!” des­cor­cha­ron al por­tu­gués, pe­ro Gary Ne­vi­lle só­lo ha me­jo­ra­do el am­bien­te, que no los re­sul­ta­dos: una vic­to­ria en cin­co par­ti­dos.

Ade­más, si­guen le­sio­na­dos Al­ves, Feg­hou­li, Bak­ka­li, Gayá y Mus­ta­fi, los dos úl­ti­mos fut­bo­lis­tas nu­clea­res. Ju­ga­rá, pues, con una de­fen­sa de tres y Ne­gre­do y Al­cá­cer co­mo cu­chi­llo de do­ble fi­lo. El im­pul­so que co­ge Mes­ta­lla cuan­do lle­ga el Ma­drid, nos­tal­gia de aquel tiem­po en que am­bos com­pe­tían por las mis­mas pre­sas (Li­ga y Cham­pions), ha­rá el res­to.

Se lle­na­rá un es­ta­dio con ga­nas de ha­cer las pa­ces y que se­rá más ama­ble que el Ber­na­béu con Be­ní­tez. Por­que el miér­co­les fue pi­ta­do, de nue­vo, an­tes y du­ran­te el par­ti­do fren­te a la Real, que le dio al Ma­drid más pun­tos que es­pe­ran­zas. Ja­mes an­da mohíno y ha pa­sa­do de ce­ro (en el cam­po) a dos­cien­tos (en la M-40) en un sus­pi­ro, dos ra­zo­nes pa­ra que hoy pa­se por el pur­ga­to­rio. Re­gre­sa Ra­mos, que no ha si­do ce­rro­jo es­te cur­so, pin­ta que ju­ga­rá Ca­se­mi­ro, dies­tro pa­ra co­rri­das en­cas­ta­das, y a Is­co pue­den sa­car­le del ca­la­bo­zo las mo­les­tias de Ben­ze­ma. Se­rá en otro hoy o nun­ca. De he­cho, así van a ser por un tiem­po to­dos los par­ti­dos pa­ra Be­ní­tez, aun­que es­te tie­ne el pre­mio de acu­rru­car­se con el Ba­rça en la ta­bla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.