Ra­fa desea que le ad­mi­tan

AS (Las Palmas) - - VALENCIA-REAL MADRID - J. J. SAN­TOS

Na­die pue­de cues­tio­nar el cu­rrí­cu­lum de Be­ní­tez, ni sus tí­tu­los. Pe­se a ello, él se en­car­ga de re­cor­dar­lo de cuan­do en cuan­do. Ayer fue una de tan­tas. Ha­ce bien. Se lo ha ga­na­do a pul­so. Pe­ro del mis­mo mo­do sa­be que no ha caí­do de pie en el

Ber­na­béu. Y eso le re­con­co­me. Por­que se con­si­de­ra un hom­bre de la ca­sa, que co­no­ce las exi­gen­cias y los en­tre­si­jos del club. No es su­fi­cien­te. El so­cio de­man­da re­sul­ta­dos y buen jue­go. Hoy, en Va­len­cia, don­de tu­vo que so­por­tar pe­se a los tí­tu­los aque­llo de “Ra­fa ve­te ya”, tie­ne una nue­va opor­tu­ni­dad de me­ter­se en la pe­lea por la Li­ga tras el tras­pié del Ba­rça. Es­ta­mos jus­to en la mis­ma si­tua­ción que se vi­vió en Vi­lla­rreal. Aque­llo fi­nal­men­te aca­bó en ba­ta­ca­zo pre­na­vi­de­ño. Allí se ter­mi­nó el pe­rio­do de in­dul­gen­cia que se le da al re­cién lle­ga­do.

Tam­po­co sir­ve co­mo ar­gu­men­to que­jar­se ve­la­da­men­te de que tie­ne unos con­di­cio­nan­tes ofen­si­vos que al­te­ran el equi­li­brio con la fa­mo­sa BBC. Cuán­tos de sus co­le­gas le en­vi­dian por ello. A Luis En­ri­que no se le ve mo­les­to por te­ner que ade­cuar el equi­po a su fa­mo­so tri­den­te for­ma­do por Mes­si,

Ney­mar y Luis Suá­rez. Ben­di­to pro­ble­ma. An­ce­lot­ti tar­dó tiem­po en co­ger­le el pul­so a tan ma­ni­do asun­to y aca­bó triun­fan­do. Lle­gó la Dé­ci­ma en Lis­boa y, lo más im­por­tan­te, el ca­ri­ño de los afi­cio­na­dos ma­dri­dis­tas y tam­bién de la plan­ti­lla blan­ca. Eso es lo que es­tá re­cla­man­do a gri­tos Be­ní­tez, pe­ro de­pen­de úni­ca y ex­clu­si­va­men­te de él. Si hoy se acer­ca a la ca­be­za y ga­na en un cam­po de los lla­ma­dos com­pli­ca­dos, co­mo es Mes­ta­lla, ha­brá da­do un pri­mer pa­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.