Be­ní­tez hi­zo del Va­len­cia el me­jor equi­po de 2004

En 52 de 114 par­ti­dos de Li­ga no en­ca­jó nin­gún gol

AS (Las Palmas) - - VALENCIA-REAL MADRID - POR CONRADO VA­LLE

OSo­li­dez Só­lo dos ve­ces en­ca­jó más de dos go­les: Ber­na­béu y Camp Nou

nce años des­pués de su adiós, Be­ní­tez vuel­ve a Mes­ta­lla. Allí cum­plió el sue­ño de cua­tro ge­ne­ra­cio­nes de va­len­cia­nis­tas que no ha­bían vis­to ga­nar a su Va­len­cia una Li­ga (la an­te­rior fue en 1971). Él les hi­zo fes­te­jar dos (2002 y 2004). Y tam­bién una UEFA (2004), lo que le con­vier­te en el en­tre­na­dor con más tí­tu­los de la his­to­ria del Va­len­cia y el úni­co que le ha da­do un ‘do­ble­te’ al club en sus 96 años. “En una de sus pri­me­ras char­las en el ves­tua­rio nos mi­ró y di­jo: ‘Po­de­mos ga­nar la Li­ga’, pen­sá­ba­mos que es­ta­ba lo­co”, re­cuer­da Juan Sánchez. Pe­ro co­mo apun­ta Mis­ta, quien le tu­vo en el Te­ne­ri­fe y en el Va­len­cia: “Su se­cre­to es que cree cie­ga­men­te en lo que ha­ce”.

Be­ní­tez fo­men­tó el ri­gor tác­ti­co de sus dos an­te­ce­so­res en el ban­qui­llo de Mes­ta­lla, Ra­nie­ri y Cú­per; ex­plo­tó en be­ne­fi­cio del co­lec­ti­vo los egos de un ves­tua­rio for­ma­do por Ca­ñi­za­res, Aya­la, Ba­ra­ja, Al­bel­da, Car­bo­ni, Vicente o Ai­mar; y, su san­to y se­ña, in­tro­du­jo un sis­te­ma de ro­ta­cio­nes con el que ali­men­tó la com­pe­ten­cia y des­can­sa­ba las pier­nas de sus ju­ga­do­res. Su Va­len­cia mor­día en ca­da se­gun­do. “Íba­mos co­mo mo­tos”, en­fa­ti­za Al­bel­da.

Pe­ro lo su­yo en Va­len­cia no siem­pre fue un ca­mino de ro­sas. A su lle­ga­da un con­se­je­ro di­jo: “¿Es un en­tre­na­dor o un to­re­ro?”. El Va­len­cia ve­nía de dos fi­na­les de Cham­pions y él de Se­gun­da. Es más, al des­can­so de un par­ti­do en Mont­jüic que per­dían por 2-0, Be­ní­tez iba a ser des­ti­tui­do. Pe­ro re­mon­tó con go­les de Ru­fe­te e Ilie y co­men­zó la le­yen­da.

Be­ní­tez di­ri­gió 114 par­ti­dos del Va­len­cia en Li­ga. En 52 no en­ca­jó nin­gún gol y 16 los ga­nó por 1-0. Só­lo en dos oca­sio­nes le hi­cie­ron más de dos go­les en un par­ti­do: en el Santiago Ber­na­béu (4-1) y Camp Nou (3-1). Be­ní­tez ga­nó su pri­me­ra Li­ga con só­lo 51 go­les a fa­vor (1,3 por par­ti­do), pe­ro en­ca­jó úni­ca­men­te 27 (0,7). En su se­gun­da Li­ga man­tu­vo su ri­gi­dez de­fen­si­va (27) y me­jo­ró la pe­ga­da (71).

Los ju­ga­do­res a los que hi­zo cam­peo­nes le de­fi­nen co­mo “in­can­sa­ble”. O en un ar­got más co­lo­quial: “Era un mar­ti­llo”. Nin­guno de ellos ol­vi­da los “en­tre­na­mien­tos del día des­pués a los par­ti­dos en los que nos ha­cía re­pe­tir tres, cua­tro y has­ta cin­co ve­ces los mo­vi­mien­tos en los que ha­bía­mos fa­lla­do”. Así ges­tó Be­ní­tez el Va­len­cia del ‘do­ble­te’, el me­jor equi­po del mun­do en 2014 se­gún la IFFHS.

DO­BLE­TE HIS­TÓ­RI­CO. Be­ní­tez, con su en­ton­ces cuer­po téc­ni­co: Ocho­to­re­na, An­to­nio Ló­pez y Ayestarán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.