La bra­vu­ra pe­ri­ca de­be ser el es­pe­jo

AS (Las Palmas) - - VALENCIA-REAL MADRID - TO­MÁS RON­CE­RO

Me emo­cio­né ayer vien­do por te­le­vi­sión el der­bi de Cor­ne­llà en­tre el Espanyol y el Ba­rça. Los pe­ri­cos ju­ga­ron con la in­ten­si­dad de on­ce bú­fa­los. Ni un se­gun­do de relax, ni un me­tro de tre­gua. De pe­que­ño me di­jo mi ma­dre que si la vi­da me de­ja­ra es­co­ger, eli­gie­ra siem­pre lo me­jor de lo me­jor. Por eso me hi­ce del Ma­drid. De ni­ño veía la fie­re­za de Pi­rri, Be­ni­to, Ca­ma­cho, Stie­li­ke, Jua­ni­to, Santillana... Gran­des fut­bo­lis­tas que, ade­más, aña­dían un plus de bra­vu­ra que te con­ta­gia­ba has­ta emo­cio­nar­te. Eso sen­tí ayer vien­do la ac­ti­tud de los pe­ri­cos de Gal­ca. Eso es un equi­po. Sin mie­do, sin com­ple­jos, con or­gu­llo de ca­mi­se­ta...

Eso es lo que no vi­mos los ma­dri­dis­tas en el son­ro­jan­te Clásico del Ber­na­béu, ni en la se­gun­da par­te del Cal­de­rón y el Piz­juán, ni en el pri­mer tiem­po de Vi­lla­rreal... La in­do­len­cia es un pe­ca­do ca­pi­tal en el ADN vi­kin­go. Por eso, le pi­do a mi equi­po que hoy sal­te a Mes­ta­lla co­mo ayer el Espanyol. Que se ol­vi­den del tor­tuo­so 2015 y re­cuer­den que de­fien­den la ca­mi­se­ta del me­jor club de la his­to­ria del fút­bol. El or­gu­llo no se pro­cla­ma, se ex­hi­be en el te­rreno de jue­go. El res­pe­to se ga­na, no se im­po­ne pi­san­do el ace­le­ra­dor a 200 por ho­ra o que­dan­do fue­ra de la Co­pa por el des­pe­lo­te es­truc­tu­ral que su­fri­mos. Hoy que­re­mos ver al Ma­drid. El de to­da la vi­da...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.