“Cues­ta en­ca­jar el ri­gor de Be­ní­tez con los egos” Su­bi­rats

Co­mo ju­ga­dor dis­pu­tó 14 due­los an­te el Ma­drid e hi­zo un gol; co­mo di­rec­tor de­por­ti­vo fue el que fi­chó a Be­ní­tez.

AS (Las Palmas) - - VALENCIA-REAL MADRID - CONRADO VA­LLE

El Va­len­cia es­tá en pro­ce­so de cons­truc­ción, el due­ño pa­re­ce que tie­ne tran­qui­li­dad”

¿Su re­cuer­do de un Va­len­cia-Real Ma­drid? —Dos. El gol de Ten­di­llo que nos dio la sal­va­ción y un 2-1 con Agus­tín de por­te­ro y go­les de Sau­ra y otro mío. —¿Qué le lle­vó a apos­tar por Be­ní­tez? —Le co­no­cía de un tor­neo en Cór­do­ba. Él en­tre­na­ba al Ju­ve­nil del Real Ma­drid y yo al del Va­len­cia. A par­tir de ahí se­guí su tra­yec­to­ria. Pe­ro so­bre to­do por su año en Te­ne­ri­fe. No­so­tros te­nía­mos allí a Cu­rro y Mis­ta ce­di­dos y se­guí to­dos sus par­ti­dos. Cuan­do Héc­tor Cú­per nos di­jo que no se­gui­ría, te­nía cla­ro que iría a por Ra­fa. —¿Por qué? —Por su ri­gor tác­ti­co y por­que Be­ní­tez, con tiem­po, ha­ce que sus equi­pos se mue­van co­mo él quie­re. —¿Le cos­tó de­fen­der su fi­cha­je? Hu­bo un con­se­je­ro que le con­fun­dió con un to­re­ro… —Bueno. Al­gu­nos con­se­je­ros no sa­ben de fút­bol. Ade­más él ve­nía de Se­gun­da y el Va­len­cia de dos fi­na­les de Cham­pions. Pe­ro te­nía ca­pa­ci­dad, em­pe­ño, ilu­sión… ade­más ha­bía una ba­se só­li­da de ju­ga­do­res. To­do ello nos lle­vó a ga­nar una Li­ga 31 años des­pués. —¿Qué apor­tó Be­ní­tez? —Los tí­tu­los fue­ron la con­fir­ma­ción. Pe­ro de pri­me­ras man­tu­vo el ri­gor tác­ti­co de Héc­tor Cú­per. Con él me­jo­ra­mos en as­pec­tos de es­tra­te­gia y es­tu­dio. Es me­tó­di­co. Exi­gen­te en la tác­ti­ca, al­go que a ve­ces a los ju­ga­do­res no les gus­ta. Muy re­pe­ti­ti­vo en busca de au­to­ma­tis­mos, pe­ro só­lo así un equi­po co­mo el Va­len­cia po­dría op­tar a su­pe­rar a otros que in­di­vi­dual­men­te eran me­jo­res. —¿Cree que ese ri­gor tác­ti­co es uno de los pro­ble­mas que pue­de te­ner en el Ma­drid? —El Ma­drid siem­pre es com­pli­ca­do. O que­da pri­me­ro o que­da mal. En un Va­len­cia qui­zás hay más mar­gen. Ade­más, el Barcelona es­tá en bue­na for­ma y to­do eso di­fi­cul­ta… En el Ma­drid hay mu­cha pre­sión. Pe­ro si no la hu­bie­ra no se­ría el Ma­drid. El ri­gor tác­ti­co nun­ca es ma­lo. To­dos re­cor­da­mos el Mi­lán de Sac­chi. Es di­fí­cil qui­zás en­ca­jar ese ri­gor con ju­ga­do­res con mu­cho ego. Se ne­ce­si­ta tam­bién un com­pro­mi­so y es­fuer­zo de los ju­ga­do­res. En el Va­len­cia lo te­nía. Ca­ñi­za­res, Aya­la, Al­bel­da, Ru­fe­te, Ba­ra­ja, An­gu­lo… Tan­to los veteranos co­mo los jó­ve­nes apre­ta­ban. —¿Ve en el Ma­drid el se­llo de Be­ní­tez? —Aún de­be bus­car equi­li­brio y pa­ra eso hay que de­jar ju­ga­do­res im­por­tan­tes y de mu­cha ca­li­dad fue­ra. Y la to­ma de de­ci­sio­nes si no van acom­pa­ña­das de vic­to­rias se com­pli­ca. Pe­ro no es­tá le­jos de na­da y, so­bre to­do, ahí es­tá su tra­yec­to­ria, que es lo que le ha lle­va­do al Ma­drid. —¿Y có­mo ve al Va­len­cia? —En pro­ce­so de cons­truc­ción. Es­tá to­do en cier­nes. Pe­ro el pro­pie­ta­rio pa­re­ce que tie­ne tran­qui­li­dad y un proyecto a tres o cua­tro años. Pe­ro el fút­bol es in­me­dia­tez. Si el Va­len­cia no en­tra en Cham­pions, se di­ga lo que se di­ga, no es lo que se bus­ca­ba, tie­ne que es­tar en ella. Los ju­ga­do­res que han lle­ga­do, en unos años, van a me­jo­rar, se­gu­ro… Pe­ro en es­te mo­men­to no han me­jo­ra­do al co­lec­ti­vo y el equi­po se re­sien­te. La mar­cha de Ota­men­di se no­ta, los pro­ble­mas con Ne­gre­do y las le­sio­nes. —Ni Ma­drid ni Va­len­cia tie­nen un di­rec­tor de­por­ti­vo… —Creo que la es­truc­tu­ra de un club de­be te­ner­la, por más que al fi­nal sea un pre­si­den­te o el due­ño el que de­ci­da. El Va­len­cia cuan­do más éxi­tos ha te­ni­do es cuan­do tu­vo esa es­truc­tu­ra y con­mi­go lo­gró gran­des re­sul­ta­dos… —Su nom­bre es­tá en las qui­nie­las de fu­tu­ri­bles. —Pa­ra mí Va­len­cia es mi ca­sa. Vol­ver me gus­ta­ría, co­mo a mu­chos otros pro­fe­sio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.