So­bre la li­ber­tad de pi­tar...

AS (Las Palmas) - - VALENCIA-REAL MADRID - FRÉ­DÉ­RIC HERMEL

Sin la li­ber­tad de cri­ti­car, nin­gún elo­gio re­sul­ta ha­la­ga­dor”. El sen­ti­do de esa fra­se de una obra del gran au­tor de tea­tro fran­cés Pie­rre-Au­gus­tin de Beau­mar­chais es­tá sien­do par­ti­cu­lar­men­te bien en­ten­di­do por las afi­cio­nes de los dos equi­pos que se en­cuen­tran hoy. Tan­to los ches co­mo los ma­dri­dis­tas se mues­tran úl­ti­ma­men­te muy sen­si­bles con sus en­tre­na­do­res y sus ju­ga­do­res y, la ver­dad, na­die tie­ne de­re­cho a re­pro­char­les sus pi­tos ni su mal hu­mor. Sé que hay gen­te en Es­pa­ña que la­men­ta que mu­chos es­ta­dios de la Li­ga no sean co­mo los de la Pre­mier Lea­gue, don­de se aplaude de prin­ci­pio a fin aun­que el equi­po es­té ju­gan­do fa­tal.

Per­so­nal­men­te, pre­fie­ro cuan­do los afi­cio­na­dos reac­cio­nan de ma­ne­ra jus­ta. Me pa­re­ce me­jor que apo­yen cuan­do es lí­ci­to y se que­jen cuan­do es ne­ce­sa­rio. Sin du­da, los aplau­sos tie­nen más mé­ri­to cuan­do se pue­de pi­tar tam­bién. El proyecto de Ra­fael Be­ní­tez in­ten­ta so­bre­vi­vir y el de Gary Ne­vi­lle es­tá em­pe­zan­do con do­lo­res… ¿Có­mo quie­ren que la gen­te es­té con­ten­ta? Uno de los dos téc­ni­cos sal­drá es­ta no­che mal pa­ra­do y una de las dos afi­cio­nes es­ta­rá más fu­rio­sa que la otra. La si­tua­ción de los dos equi­pos es tal que na­die pue­de pre­de­cir na­da, pe­ro me te­mo que no ha­ya una gran ale­gría pa­ra na­die. Po­bre Ma­drid. Po­bre Va­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.